Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago >

Vía Serrana, un camino que te enamorará

26/02/2020 | por Alejandro Gonzalez Flores
 0 Meneame0  0  2 Google +0

De todos los caminos de Santiago del sur de la península quizá el menos conocido de todos ellos sea el denominado como Vía Serrana. Y tal vez por ese desconocimiento la Vía Serrana conserva aún ese plus de aventura y de búsqueda que no tienen otros caminos más concurridos.

Precisamente eso fue lo que me impulsó a caminarlo el pasado mes de enero y he de decir que no me defraudó en absoluto. Me encontré un camino puro, solitario, duro (mea culpa, por la necesidad que tenía por  acabarlo en ocho días y la climatología adversa), y amable a la vista, tremendamente bello.

No cabe duda que es un camino diferente. No sólo por lo exótico que tiene comenzar en territorio británico, (Gibraltar), también porque no hay etapa ni fea ni de transición. Desde que se abandona la línea de la concepción el camino transcurre por dehesas, fincas de ganado vacuno, parques naturales como la extraordinaria sierra de Grazalema, donde el índice de pluviosidad es el más alto de la mitad sur de España, pueblos como Jimena de la frontera con su maravilloso castillo y sus preciosas calles o la milenaria Ronda qué bien merece una tarde de paseo recorriendo su historia, serranías donde el Peregrino podrá disfrutar al pasar por algunos de los denominados pueblos blancos, por la vía verde de la sierra donde el caminante podrá deleitar sus ojos al pasar por el peñón de Zaframagón, Parque Natural, y donde se alberga la mayor colonia nidificante de buitres leonados (Gyps fulvus) de Andalucía Occidental y una de las mayores de Europa. Merece la pena también tomar un desvío, señalizado, y adentrarse en uno de los pueblos más bonitos de España como es Setenil de las Bodegas y dar un paseo por sus famosas calles.

Todos estos son motivos suficientes para echar la mochila al hombro y ponerse a buscar flechas amarillas por este maravilloso camino. Hablando de flechas amarillas, haberlas hailas, como las meigas, pero no todas como a uno le hubiese gustado, nada grave que impida caminarlo,  pero sería bueno recomendar a ese peregrino que este valorando la posibilidad de hacer este camino el llevar GPS o bien una aplicación que guíe sus pasos en lugares de duda.

Tampoco es un camino que tenga una red de albergues de Peregrinos como los conocemos en otros caminos bastante más transitados, pero como pasa con las flechas no es motivo para no hacerlo porque en todos los finales de etapa existe la posibilidad de alojarse en pensiones y hostales a un módico precio,  con lo positivo que tiene esta opción, puesto que te libra del  peso del saco de dormir en la mochila, que no es poco.

Muy importante también como en casi todos los caminos del sur es elegir bien la época del año para caminarlo. En invierno muy posiblemente lloverá y casi con toda seguridad habrá barro en los caminos que dificultará completar las etapas y con ello disminuirá el disfrute personal. Y en verano el tremendo calor hará lo mismo pero a la inversa. Por lo que las épocas recomendadas serán en primer lugar la primavera o en su defecto el otoño.

A título personal tuve la suerte de conocer a uno de los mayores impulsores de este camino, Jose Coronil, quien me ayudó y asesoró en la planificación de las etapas así como en la búsqueda de lugares para pernoctar. Además, el fue junto con Antonio Miranda (alma mater de este Camino), quién pinto las flechas amarillas de ésta ruta. Jose vive a pie de camino y ayuda en la medida de sus posibilidades a todo el peregrino que se atreve a  caminarlo.

¿Jose, que le dirías a ese peregrino que este valorando hacer este camino?.
Jose Coronil: Mi consejo para un peregrino que quiera hacer este Camino es que salga a disfrutarlo sin prisas. Que viva su trazado, su naturaleza, sin pensar en nada mas. Es un camino bello y con pocas dificultades aunque a día de hoy carece de infraestructuras peregrinas.

Caminos de Santiago hay muchos, cada vez más, pero tan puros, tan vírgenes y tan bellos como la Vía Serrana quedan pocos, cada vez menos. Si te atreves con el,  enhorabuena, porque no te defraudará.