Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Todos somos peregrinos

He buscado en el diccionario la palabra “peregrino-peregrina” y me he quedado con dos definiciones: Persona que anda por tierras extrañas o persona que por devoción o por voto va a visitar un santuario.

Cada uno que escoja la que más le guste. Para mí peregrinos somos todos. Algunos caminan por caminar, otros por conocer, otros tienen algo que agradecer, en definitiva todos tienen un motivo.

He conocido gente que ha hecho el Camino y hay opiniones para todo. Pero lo cierto es que alguna cosa debe tener que engancha.

En mi caso me enganchó. Me encanta cualquier temática referente al Camino. Leo libros, guías, veo documentales, escucho música que me traslade a esas tierras por donde pasa el Camino.

Cuando tengo un día malo pensar en el Camino me reconforta y me entran ganas de volver a hacerlo.

Muchos empiezan el camino en Saint Jean Pied de Port, otros en Orreaga-Roncesvalles, otros en Iruña-Pamplona, en Logroño, en León, Sarria… siempre hay un inicio.
Y también un final, la mayoría en Santiago de Compostela y otros en Fisterra-Finisterre.

Algunos lo hacen todo de un tirón, otros por tramos y en diferentes años, otros duermen en los albergues, otros lo hacen en hostales, en hoteles, etc… Puedes ir solo o acompañado, algunos van en grupo. La opción la eliges tú. Pero al final todos tenemos algo en común un Camino que nos une.

Cuando estuve en el Camino al principio no buscaba nada en especial. Mi idea era caminar y conseguir finalizar la etapa del día. Llegaba al albergue, me duchaba, comía algo y después de descansar un poco iba a dar una vuelta por el pueblo o ciudad donde me encontraba en ese momento.

Con el tiempo me di cuenta que cada día encontraba gente, nos saludábamos…”Buen Camino” y el otro contestaba “Buen Camino”. Todos teníamos un motivo del porque estábamos allí. Todos éramos peregrinos.

Ahora me he dado cuenta de que el Camino lo intento vivir el día a día. Y gracias a las vivencias que tuve en el Camino son las que me ayudan a seguir adelante en mi rutina diaria o en mis malos momentos.

También me queda la esperanza de un día volver a hacerlo recorriendo todos aquellos maravillosos lugares y a hablar con sus encantadoras gentes.

Después de haber acabado de escribir estas palabras, pensamientos, sentimientos he buscado en el diccionario la palabra “peregrinar” y creo que me quedo con esta otra definición: Persona que va andando de un lugar a otro buscando o resolviendo algo.

Buen Camino.