Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Mi segundo camino desde Roncesvalles a Santiago

No puedo contar mis experiencias en el camino si no hago una pequeña introducción. Como se suele decir, el camino empieza en la casa de cada uno. Yo soy de Jimena de la frontera Cádiz, donde comienza nuestra aventura, digo nuestra, mi señora y yo. Hora 5:30 de la mañana mochilas a cuestas y desplazamiento hasta Alceciras. 8,30 salida direcion
Madrid en el Altaria que hace el trayecto dos veces por día. Llegada a la estación 5 horas después y emprendemos un corre que te pillo para coger otro Altaria dirección Pamplona. Llegada a Pamplona justos, 10 minutos tarde, el último autobús que sube a Roncesvalles ha salido y no hay otro medio de viajar. A no ser que se haga en taxi o te quedes en Pamplona, que no era esa nuestra intención, ya que perdemos un día de etapa y no tenemos muchos días libres. Por lo que me dirijo a los taxi y me llevo la primera en la frente subir a Roncesvalles 60?. Clavadita peregrina es lo que hay,como las lentejas, o lo tomas o lo dejas. Puestos en Roncesvalles encontramos el albergue en seguida, un antiguo hospital de peregrinos regentado por unos señores alemanes. Entregamos nuestras credenciales como es normal y otra clavadita más, 10? de ala y eso que no era mi primer camino, ya vengo de vueltas, pero me sorprende la facilidad que tiene para pedir dinero a los peregrinos. Pero es así, el peregrino no pide solo agradece y nosotros hemos agradecido poder descansar en un albergue, por cierto limpio y atendido en condiciones. Después de haber asistido a una misa de peregrinos en la Colegiata del Espíritu Santo, del siglo XII según creo en la capilla de Santiago. Bonita y emotiva misa impartida por tres monjes de la Colegiata, donde los peregrinos que estuvimos salimos muy contentos, además de que tuve el placer de compartir con uno de ellos un rato de conversación sobre la historia del lugar, hasta bien entrada la noche que nos marchamos a buscar nuestro colchón, ya que de todos es sabido que en los albergue se duerme en litera, lugar donde la música celestial es lo habitual, pero si el cansancio es bueno el sueño entra pronto. Hoy toca cerrar los ojos. BUEN CAMINO.