Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Lo que llevamos en la mochila

Para mí, el Camino es una experiencia inolvidable que a uno le hace conectar consigo mismo y con los demás, y replantearse aspectos de la vida… Ver qué lleva cada uno, lo que uno decide dejar atrás, y lo que decide conservar. Usando la metáfora de la mochila, ésta podría ser una conversación dentro de ella:

-¡Tía, que me estás aplastando!- aulló una gasa.
-Tranquila, a las manzanas les debe de quedar poco. La tipa ésta se pasa el día comiendo.
-¿Adónde irá, con tanta cosa? ¿Somos todos necesarios? Qué manía de sobrecargarse con cosas materiales?
-Pues ya hemos perdido un jersey y unos compeed.
-No lo entendéis ?dijo la mochila entrometiéndose en esta conversación entre gasas-. Es muy zen sentir que llevas contigo todo lo que necesitas, la conexión con los otros, la ayuda? Por eso perdimos los compeed. Los necesitaba otro. Además, los paisajes son preciosos.
-Sí, sí- dijeron burlonas las gafas de sol-, los paisajes son preciosos pero la tía también mira al rubio, y el rubio la mira, pero no se entera.
-¡Eso!- contestó un tanga-. A ver si se deja de cosas zen y va a lo que va.
-Tú siempre pensando en lo mismo- le dijo la angelical mantita de Mickey Mouse-. ¿No te das cuenta de que los condones no han venido?
-A lo mejor no hay que venir a nada en concreto- intentó conciliar la linterna.
-Pues a nosotros se nos hace un poco cuesta arriba cuando empezamos a caminar por las mañanas, pero luego vamos genial. Es mucha sensación de libertad y autosuperación, cuando llegamos a destino, o como cuando saltamos esos riachuelillos entre montañas -dijeron los zapatos.
-Siempre empezamos sin ti, pero todos los años acabas reapareciendo- intervinieron las tijeras dirigiéndose al tupper de Patro-. Todo el mundo sabe que ella no se comerá los espaguetis que llevas dentro.
-Ya sabéis lo que es esto, rularé de petate en petate hasta que alguien me necesite. Siempre hay alguien hambriento. Ya sabéis, apariciones estelares.
-Como la del hombre que me usó para dar un masaje- dijo la vaselina.
-Pero quién es Patro? Es la persona con la que estamos hablando?
-No, creo que hemos vuelto a entrar en casa de un desconocido ? se exasperó el reloj-. No tenía que haber venido. La tía ésta no me hace caso desde que vinimos. A saber dónde dormimos hoy.
-Nos están contando historias de Asturias- aguzó el oído la mochila-. Esto es como una mezcla entre Lost in traslation, Quién vive ahí y Gran Hermano. Qué buen rollo en los sitios ésos donde dormimos.
-¿Por qué se parará tanto hoy?- volvió a impacientarse el reloj.
-¿Dónde estaremos?- se angustió el mapa.
– Sois unos cortapedos- les recriminó la botella de vino, regalo de Patro. Hay que dejarse llevar.
Harta de tanta discusión, la mochila cambió de tercio:
-Contadnos qué se cuece en otras mochilas, imperdibles de Carmen.
-Bueno, no hay cosas muy diferentes. En el fondo, todas llevan lo mismo dentro. Lo importante es… llevarse bien entre todos, y aceptar lo que se va, lo que se queda?
Se hizo el silencio. Se bambolearon. La chica se había agachado ahora a acariciar un perro. Y disfrutaron de una cosa tan pequeña, del momento. Porque no sabían dónde, ni con quién estarían, ni qué pasaría, dentro de cinco minutos.