Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

La mirada, la piedra

Cargo mi mochila a la espalda y me dispongo a salir del acogedor bar de Itero de la Vega para continuar mi camino en un frío pero luminoso día de noviembre. En el último momento me giro sólo un instante y me atraviesa como un relámpago una mirada que me llega desde el más lejano de los orientes. Me voy con la carga adicional de esa mirada y una vaga e incierta promesa de reencuentro en el horizonte.

Sigo caminando pensativo, cabizbajo, meditabundo. Pasan los kilómetros sin notarlos, con las ideas revoloteando en mi cabeza, tomando forma: una piedra? necesito una piedra!

Y es entonces cuando la veo a un lado del camino. Me pregunto de dónde procederá, cuánto tiempo llevará siendo pateada de un lado para otro por miles de caminantes. Pero entiendo que estaba aquí y ahora para que yo la encontrara: es ?mi? piedra.

El peso que añade a mi mochila se compensa con la descarga que representa para mi ánimo el saber que ambos, la piedra y yo, tenemos un objetivo que cumplir.

Días después, en la Cruz de Ferro, la reintegro al medio entre miles, quizá millones de otras piedras que también cumplen cada una su objetivo. La mía ahora lleva una más que meditada inscripción: una fecha por un lado, tres palabras y dos nombres por el otro.

Y allí debe seguir, con esos nombres ya juntos para siempre? a no ser que alguien se haya encaprichado de su perfecta forma de corazón.