Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Haibún en el Camino

Las últimas estrellas son las mejores farolas para arrancar una etapa, otro día de pasos y admiraciones.
La luna llena resplandece a pesar del amanecer y se anaranja en el horizonte con el último desvelo.

amanece,
sobre el horizonte
la luna llena

Las caras, hace dos días extrañas, se van convirtiendo en familia, le vas poniendo nombre en la mochila conforme las has adelantado o te han sonreído o te has saludado.- ¡Buen camiño!

Hoy el amanecer lo pisamos en el asfalto, entre reflejos de linternas y pasadizos nocturnos.
Convertimos las lágrimas extranjeras en un pañuelo de de abandono o en flores de tumba, y sigues, en ocasiones dejando una mano, en otras un silencio.

Y las botas siguen pisando, mojándose con la tormenta repentina y el barro saturado. Al llegar compartimos las noticias del mundo para secar la lluvia que inundó la pisada.

El nombre del albergue está escrito por las paredes en todos los idiomas y dibujos en esperanto reparan la pintura.

A la mañana siguiente algún joven con rastas de universidad inglesa habla sin parar, con alegría, acentuando las palabras al mismo son que golpea el bordón sobre las hojas.

En doce días conoces a mucha gente, a un belga de barba rubia que viene caminando desde Madrid y a un pucelano que gasta botas desde su parroquia. Cuentan – ellos cuentan – que se registraron como hermanos en la capilla civil de Santiago.

Y, al final, parece que todos han llegado, Ana Iris, Tomás, Marisa, Llanos … cada uno con el tiempo que le deja el destino.
Vienen cargados con sus mochilas y con gotas de lluvia.

al terminar,
no soy peregrino
sin la mochila

Y algo así es el camino, con más de mil pasos y menos de mil palabras.