Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Ganar el Camino

Ganar el camino

Cuando has perdido algo que importaba mucho, o sientes que ya no tienes nada que perder, entonces caminas, casi por inercia, con la esperanza de que el nudo, que se formó en tu estómago y que a veces, sin causa aparente sube a tu garganta, y te oprime tanto que necesitas absolutamente que ese nudo desaparezca, o al menos, las cuerdas que lo forman se desenlacen por un momento, y toda esa emoción, todo el sentimiento de angustia se va caminando.

Intentando razonar mientras caminas, los ojos sedientos se llenan de paisajes, la piel recibe aire y sol, los músculos sufren, la mente se aclara, el dolor de las promesas que no se cumplieron, de los sueños que no se realizaron, la falta de cariño y consideración se van diluyendo en otro dolor más físico, mucho más palpable y evidente.

Lo que importa es conseguir hacer otra etapa más, mientras te dedicas a escuchar voces a tu alrededor: ?sólo son 280 metros de desnivel?, ?esta es la ermita de Arritokieta??, importa llegar al albergue, conseguir un sitio donde descansar esa noche, y entonces descubres que importa sonreír, a pesar de todo, porque así la carga es menos pesada, y sin nada que perder, lo tenemos todo para ganar, ganamos la sonrisa recíproca, la comunicación fluye, los nudos se van soltando, ganamos la visita a Arritokieta, se gana la experiencia, se gana llegar a Deba, se gana liberar tristeza, y así se va ganando vida en el camino.

¡Buen camino!