Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Fly me to the moon!

Comentar que hace unos meses cuando inicié mi aventura del Camino de Santiago, comencé haciendo unos breves relatos diarios a modo de resumen para compartir con mis amigos y familia, mis risas en todos esos grandes momentos vividos, mis llantos, mis dolores, para que conocieran a la gente que yo conocía… amigos que el camino me ofreció y que sé que los tendré para toda la vida, allá donde pare cada uno…
He elegido el relato de mi última etapa ya que, creo que es el que la gente que pueda leer esto, se pueda sentir más identificada, entenderlo mejor… cada relato iba seguido de una instantánea que reflejaba el momento, resumía lo escrito con imágenes… una pena no poderlo plasmar aquí también. Y por fin aquí va, mi último escrito, caminantes!

¡Última etapa!
Ruta expectante, caminando con ganas de llegar y algo dentro que, en el fondo, no quería que la aventura terminara…
No se puede explicar la emoción que se siente, cuando después de 16 días, 330 km caminados, tanta gente conocida, tantos momentos vividos… llegas a la plaza Obradoiro y te das cuenta de que has sido capaz, con todo, con dolor, con sueño, con frío… SOY CAPAZ DE TODO LO QUE QUIERA, YA LO SABIA, PERO AHORA MÁS… Lloro de alegría… pido por mí, sí, por mí…
Precioso ver que te esperan, no sabéis lo contenta que estoy de la gente que he conocido, Fly me to the moon…
¡Consigo emocionar a Felipe! y celebramos por todo lo alto nuestro esfuerzo con una mariscada, ¡que nos lo hemos ganado!
Y vamos al turbio, compostelana, reencontramos a Titus, nos despedimos, reímos, vivimos, licor café, futbolín, buena compañía… Risas y confidencias. Todo aquel que hace el camino… tiene una historia detrás… el camino te hace buscarte y encontrarte. En ello estamos.
Que raro levantarse y no tener que andar… seguiré haciendo mi camino día a día, para ser feliz y hacer feliz a mi gente.
Hasta el año que viene… BUEN CAMINO!