Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago >

Conversaciones con un peregrino

13/11/2019 | por Alejandro Gonzalez Flores
 0 Meneame0  0  0 Google +0

La etapa está siendo pasada por agua. No importa lo más mínimo debido al espectáculo de colores con el que el otoño nos regala por estos lares. Quizá por el agua son aún más intensos.

La belleza de este camino es de no creer. Todo un lujo para este Peregrino el de andar por estos pueblos y antiguos caminos con la única compañía de sí mismo. Cosa no frecuente últimamente en los Caminos de Santiago.

Recibo un mensaje de él en mi teléfono. “Te espero en el bar de el castillo por si quieres tomar algo, desde allí hasta Vegarienza solo te quedan unos escasos dos kilómetros”.

Acepto el envite y en una hora que se me pasa volando estoy allí.

El bar está lleno de cazadores que después de una infructuosa jornada toman sus consumiciones hablando en voz alta de su mala suerte y como no, del tiempo, que no mejora.

Entre ellos está el. Hablamos poco rato porque mis pies cansados y totalmente mojados no me dejan parar mucho tiempo y quedamos en vernos a dos kilómetros de allí, en Vegarienza, donde hay una antigua casa de comidas.

Fin de etapa para mí.

El Peregrino que haya hecho el camino de el Salvador o el Camino Olvidado muy posiblemente también le haya visto o haya coincidido con el, en persona o vía telefónica, o bien por Internet. En un albergue o en un tramo de Camino.

Yo le conocí ya hace tiempo cuando regentaba el albergue de peregrinos de Bodenaya y él empezaba a dejarse su tiempo, capital y vida para intentar que los peregrinos no se perdieran haciendo el Camino del Salvador.

Hoy en día, después de muchos años, sigue haciendo lo mismo. Sólo que ahora se desvive por dos caminos, el de el Salvador y el Olvidado. Cada día menos en el olvido.

Acabo de llegar a Vegarienza y me doy de bruces con casa Maxi, dicen que es el bar más antiguo de León, desde luego solera tiene un rato. Se respira historia por los cuatro costados.

Miro por entre las cristales de la puerta de la antigua tienda y allí está él, Jose Antonio Cuñarro.

El bar tienda está abarrotado hoy sábado. Nos invitan a esperar a que quede una mesa libre en el comedor y por supuesto aceptamos.

Me cambio de ropa en una trastienda y ya con otras “pintas” pasamos al comedor donde nos ponen lo que queda, puesto que somos los últimos en comer y nuestros predecesores acabaron con casi todo.

El marco es incomparable. La compañía la mejor.

En toda la historia milenaria del Camino de Santiago hubo personajes que lo engrandecieron, hoy en día hay personas que abren albergues, crean asociaciones, voluntarios que se dejan parte o todas sus vacaciones para hacer de hospitalero y así devolver al camino parte de lo que este le dio. Y luego está cuñarro, que ya levantó de su letargo al camino de el Salvador y está haciendo lo mismo con el camino Olvidado.

Hoy cómo con el, con Jose Antonio Cuñarro.

 

Peregrino: ¿Cual fue tu primer contacto con el camino de Santiago?.

 

Cuñarro: Mi primer contacto fue en el año 2000, y fue desde León hasta Santiago, aprovechando parte de las vacaciones que tenía. Fue la primera vez que hice el Camino. relativamente no hace tanto tiempo como otros.

 

Peregrino: ¿Qué ha cambiado tanto a mejor como a peor en el camino de el Salvador?.

 

Cuñarro: El camino de el Salvador hasta ahora seguía siendo un camino minoritario para gente que ya había hecho otros caminos, pero este año ya empiezo a observar que viene gente que entiende el camino como unas vacaciones baratas, ademas en el Salvador lo tienen sencillo porque al ser solo cinco días de camino, viene mucha gente aprovechando esos cinco días que tienen de vacaciones “baratas” y lo han convertido en lo que no era. A pasado de ser un camino de peregrinos a ser un camino de turistas, y esto a sido de un año para otro. personalmente no he notado ese cambio en los años anteriores, lo he notado este año.

 

Llega el primer plato, yo menestra, él tira de experiencia y pide embutidos de la casa.

 

Peregrino: ¿Cuánto tiempo dedicas al día al camino de Santiago?.

 

Cuñarro: Si hablas conmigo igual te digo que poco, si hablas con mi mujer te dirá que todo el día. Hoy por ejemplo, por la mañana, he estado preparando unos mapas que me ha llevado unas tres horas. y ahora comiendo con peregrinos, osea que bien, estoy feliz en el Camino.

 

Peregrino: ¿Cómo ves la progresión del camino de el Salvador a corto medio plazo?.

 

Cuñarro: Pues a corto plazo la veo complicada, porque no estamos en el punto en el cual pueda aparecer la iniciativa privada , con lo cual vamos a tener serios problemas el próximo año de infraestructura. A largo plazo yo creo que bien, porque otros caminos como el de el Salvador han crecido de manera que dio paso a la iniciativa privada y a partir de ese momento yo creo que se pueda tirar para adelante. Pero vamos a estar ahora un par de años, sobretodo en el verano, que vamos a tener problemas.

 

Peregrino: ¿Si hubo errores o algo fue a peor en el camino de el Salvador, que se puede hacer para no tropezar con la misma piedra en el Camino Olvidado?.

 

Cuñarro: Realmente yo creo que no es que haya habido errores, yo creo que es ese tipo de “peregrino” el que se esta confundiendo entre lo que es un camino de peregrinación a lo que son vacaciones. ¿soluciones en el Camino Olvidado?, tampoco las hay para el camino de el Salvador. tendría que cambiar un poco la mentalidad de la gente, tendría que cambiar el concepto de camino y hay tendríamos que entrar en educar, que la gente que sabe realmente que es el camino y que es una peregrinación empiece a educar, en vez de empezar a presumir de cuantos caminos hizo, y lo bueno y lo gran peregrino que soy, deberían de enseñar los valores de una peregrinación.

Yo creo que nos falta un poco la enseñanza, lo que pasaba antiguamente, el peregrino que te enseñaba a ti, el peregrino que te encontrabas ahora se esta perdiendo. Yo creo que los peregrinos cada vez hablan menos con los peregrinos noveles.

 

De segundo solomillo yo, cordero el.

 

Peregrino: ¿Ayudan las administraciones o se les puede pedir más?.

 

Cuñarro: Las administraciones en concreto para el camino de el Salvador la ayuda que han ofrecido a sido “cero”. Ninguna. A nivel de la Junta de Castilla y León cero, a nivel de Diputación cero y a nivel local empezaron muy bien pero a llegado un momento en el que tampoco. Hay que tener en cuenta también que a nivel local, que es donde más ayudaban antes, las comarcas por donde pasan estos dos caminos, tanto el camino de el Salvador como el camino olvidado, eran comarcas mineras, han ido de menos y tampoco se les puede pedir mucho porque no da de si la comarca para ello. Tendría que ser a nivel Nacional y a nivel Provincial, pero a esos niveles sólo les interesa un camino, el camino francés. El resto de caminos no cuentan.

 

Peregrino: ¿Cómo ves la evolución del peregrino, en unos caminos como el de el Salvador y el olvidado que ha crecido tanto en tan poco tiempo?.

 

Cuñarro: El peregrino que estamos viendo ahora se está pareciendo mucho al peregrino del camino francés, peregrino de invierno y peregrino de verano. En el invierno se nota que empiezan a venir PEREGRINOS, y cuando llega el verano esos peregrinos dejan de venir y empieza a venir gente que busca vacaciones baratas. Este año hemos tenido mas afluencia de gente pero hubo menos “peregrinos”.

 

Peregrino: ¿Eres también peregrino?.

 

Cuñarro: Si, aunque antes hacía más caminos que ahora, se conoce que me estoy haciendo mayor. Este año sólo hice dos, cuando antes hacia unos cuatro.

 

Peregrino: ¿Qué consejo le puedes dar al peregrino que se está planteando hacer el camino de el Salvador o el camino Olvidado?.

 

Cuñarro: Tanto un camino como el otro, aunque se puede extender a todos, si vienes al camino para disfrutar “El Camino” deberías de pensar un poco dónde estás y qué es lo que vienes buscando. Luego quizá encuentres otra cosa que no venías buscando, pero si vienes a estos caminos llamemosles minoritarios, y vienes buscando eso, pues no pidas que haya mucha infraestructura, porque no la hay, no pidas grandes instalaciones porque no las hay, y adáptate un poco al sitio donde estás. Yo les pediría que de antemano sepan donde vienen y que no pretendan que el camino se adapte a ellos, sino que ellos se adapten al camino en particular. Eso es el consejo que les daría.

 

Peregrino: ¿Te ves durante mucho tiempo a este nivel de implicación?

 

Cuñarro: Pues, hay que pensar que llevo muchos años entre el Salvador y el olvidado, y quizás si, porque lo que me está llamando la atención no es seguir con estos caminos, sino descubrir caminos nuevos. Esto me gusta y me atrae muchísimo. Verlos nacer y ver cómo empiezan a venir peregrinos me atrae muchísimo. No se si físicamente aguantare mucho en estas condiciones pero mientras el cuerpo aguante yo creo que si, que voy a seguir.

 

Dejamos el postre a un lado y pasamos directos al café, de puchero, y acompañado de una botella de aguardiente que no tocamos pero si miramos, por lo menos yo, con lastima, ya que nos toca conducir, él a su casa y yo a la mía.

Salimos de este entrañable establecimiento y continua lloviendo. Se me va la vista dirección Santiago, como intentando adivinar por donde sigue el camino para el día que me toque retomarlo.

Me despido de Cuñarro con un abrazo sincero y un GRACIAS.

Un GRACIAS de parte de todos los peregrinos.

Quizá en una futuro lejano se le reconozca su labor y le recuerden como hoy recordamos a personajes de la talla de Santo Domingo de la Calzada, San Juan de Ortega o el mismísimo don Elías Valiña.

A mí por lo menos me gustaría que se le reconociese su labor hoy. Me consta que mucha gente lo hace. Yo por lo menos si.

 

ULTREIA !!!.

El Camino de SantiagoGuía práctica