Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago >

¿Reapertura del Camino? ¿Cuándo? ¿En qué condiciones?

20/04/2020 | por Gobierno Vasco
 0 Meneame0  0  0 Google +0

Son muchas las preguntas que nos hacemos acerca de cómo afectara el Covid-19 al Camino de Santiago. Aquí podéis leer algunas de las respuestas de los expertos;

MIGUEL TAÍN GUZMÁN

Profesor of Art History

Director of the Institutional University Chair “The Saint James Way and Pilgrimages”

University of Santiago de Compostela

 

Creo prematuro valorar si el Camino va a funcionar este verano y si con peregrinos nacionales o internacionales.

 

Hay que esperar unas semanas más para ver hasta que punto se va a recuperar cierta normalidad.

 

En todo caso para los grupos de riesgo no va a haber Camino pues no hay vacuna a la vista ni otra solución, y por lo tanto seguirán confinados.

 

ANTÓN POMBO

Historiador y escritor

-Crees que habrá una reapertura del Camino este verano? ¿Debería haberla? ¿En que condiciones?

Nadie puede, a día de hoy, responder a esta primera pregunta, y de hacerlo los deseos se podrían confundir con la dura realidad. Por lo que estamos viendo en China, donde todo comenzó dos meses y medio antes que aquí, el regreso a las actividades relacionadas con el turismo o el ocio no va a ser fácil. En cuanto al sector turístico más convencional, da ya por perdido el verano y, prácticamente, el resto del año, con cálculos de entre un 10 y un 20% de ocupación, lo que haría inviables muchos negocios. La demanda será escasísima, nula la internacional, y la oferta está sobredimensionada en muchos tramos de los caminos. Consecuencia, ya anunciada por varias asociaciones de empresarios del Camino: muchos ni siquiera abrirán este año, y los que lo hagan lo harán temerosos, y con la espada de Damocles de posibles obligaciones de reestructurar sus negocios, obra que no todos podrán ejecutar. Panorama en general desolador, y también iniciativas imaginativas, del sálvese quien pueda por libre, que están comenzando a anunciarse en las redes (la mayoría, una quimera fruto de la desesperación).

 

¿Debería haber la reapertura? En mi forma de pensar valoro mucho la libertad y la responsabilidad individual, como están haciendo en algunos países asiáticos como Corea, Japón o Singapur. Si la pandemia está controlada, el individuo deberá actuar con responsabilidad y tomar todas las medidas de higiene necesarias, cumpliendo las normas que se dicten, para evitar los riesgos. Hay muchos peregrinos de corazón que están esperando el pistoletazo de salida para regresar al Camino, como decía el vizconde de Valmont en Las amistades peligrosas, “lo siento, pero no lo puedo evitar”. Es algo superior a nuestras fuerzas, tenemos que ir al Camino. No entiendo que ir al Camino, bajo ciertas condiciones, pueda ser más peligroso, o menos recomendable, que viajar en transporte público en grandes aglomeraciones, o trabajar en una conservera, y el turismo también es una industria tan esencial como cualquiera otra, me hace gracia lo de los sectores estratégicos y productivos cuando el 13% del PIB del país depende precisamente del turismo y la hostelería, a la que añadir mucha parte del pequeño comercio. ¿Castigar a unos sí y a otros no a capricho? O todos o ninguno.

¿Y las condiciones? Esta ya es una cuestión técnico-sanitaria, pero me preocupa profundamente un inicio de satanización que está circulando, qué fácil recurso para decir que se hace algo, sobre los albergues. Se dice que los dormitorios en los albergues de peregrinos son poco menos que covachas o nidos que favorecen la infección, y que habrá que reducir plazas y tender a crear espacios más reducidos en habitaciones privadas. Por favor denuncia todo lo que puedas esta gran falacia, porque en un albergue se comparten absolutamente todos los espacios, todos, desde los aseos con las duchas a la cocina y el comedor, y el salón si lo hay, e incluso terrazas y jardines. Y por cierto, también las casas rurales, pensiones y hoteles de mayor categoría tienen espacios compartidos, donde todo el mundo acaba acudiendo a ciertas horas del día, y no suelen ser grandes espacios en los que se pueda mantener la distancia de seguridad de 2 m, ni siquiera en los 5*.

El fijar un cabeza de turco puede acabar generando una rebelión de los albergues, por muchas ayudas que se prometan, y no olvidemos que los albergues son parte esencial en la forma de hacer el Camino, herederos de los hospitales o alberguerías del ayer, o sea, la médula del Camino. Creer que se puede resolver un problema como el actual a golpe de decreto es una ilusión más propia del romanticismo decimonónico.

.- Cual seria tu recomendación para:

Las Administraciones. Que ante todo se asesoren bien, actúen con prudencia, sin buscar como siempre el efecto mediático, y que no antepongan la propaganda, como ya está pasando con el Xacobeo 2021, a la sensatez y la realidad.

Las Asociaciones. Pues que opinen y debatan, desde su conocimiento del Camino y la gestión de albergues, y que tengan paciencia y se vayan olvidando de la cultura de la subvención que tanto les gusta a algunas, porque ahora el dinero se necesita para cosas más urgentes. Deberán ser asimismo interlocutores con los peregrinos, para mantenerlos informados de como evolucionan los acontecimientos.

Los hospitaleros (Albergues de donativo) por una parte y, por otra, para los albergues privados del Camino que están muy preocupados por una probable falta de ingresos en el 2020?

Entiendo perfectamente la preocupación, por una parte la ilusión frustrada de quienes no podemos ir al Camino, también hospitaleros que tienen en su compromiso y entrega una razón para su vida, conozco a muchos que están sufriendo de verdad. Y por supuesto, porque he tenido varios años un negocio en el Camino, y ahora me he quedado sin cobrar la renta de mi arrendadora, a quien se la he condonado mientras dure esta situación, comprendo perfectamente, y me afecta en persona, lo que está sucediendo. Algunos no podrán con un año de parón, ya se habla de entre un 15 y un 30% de cierres, que sinceramente en el Camino no creo que lleguen a tanto, porque la mayoría de los negocios son de pequeña dimensión, familiares, incluso sin empleados, lo que favorece su capacidad de resistencia. Me muestro perplejo ante la política de cascadas de ayudas a todo el mundo, porque al descender la recaudación solo pueden llegar del endeudamiento, y de la posterior subida de impuestos, y esto nos conduce a una crisis estructural larga.

.- Crees que el Camino saldrá reforzado de esta pandemia? 

Creo firmemente que el Camino saldrá reforzado, pero no el Camino que hasta ahora conocíamos, sino uno más próximo al que existía en los años 90, hasta que nació el Xacobeo en 1993. Un Camino con muchos menos peregrinos, más familiar, introspectivo, menos turístico, sin las agencias causando estragos con sus paquetes turísticos, sin tanta mercantilización. Un riesgo muy grande en el horizonte: que ciertos elementos del sector privado quieran eliminar competencia, ahora que las vacas son flacas, y pongan en la diana a los albergues de donativo, a los parroquiales o a los públicos. Es algo que ya ha comenzado. Me temo una lucha encarnizada por la supervivencia, como en la naturaleza salvaje, y es ahí donde las administraciones tienen que tener mano izquierda para controlar los excesos, moderar las ambiciones y tranquilizar, sobre todo tranquilizar mucho, al personal.

Desde luego no va a ser nada fácil, por lo que os deseo mucha suerte, y mano dura con todos los ilegales que han campado a sus anchas, es cierto que cada vez en menor número, en los tiempos de bonanza y multitudes. Y por cierto, el nuevo Camino debería ser el del respeto a los valores tradicionales de la ruta y la calidad, no a la cantidad y la cutrería asociada a la masificación y el bajo coste. Los numerus clausus podrían ser también un buen antídoto temporal: no dar más licencias de actividad turística en el ámbito del Camino en una buena temporada.

 

Adeline Rucquoi

Doctora en Historia, miembro del Comité Internacional de Expertos del Camino de Santiago

 

1 – Crees que habrá una reapertura del Camino este verano? ¿Debería haberla? ¿En que condiciones?
No sé si habrá una “reapertura del Camino” este verano. En primer lugar porque no se puede considerar el Camino como si fuera una sala, que se cierra y se vuelve a abrir, o un acontecimiento que tiene fechas de inicio y de fin. El Camino está siempre “abierto”. Existe mientras haya peregrinos que lo recorran. Si el próximo verano se ha levantado el confinamiento en España y en los demás países europeos, si vuelven a funcionar trenes o aviones, si se pueden cruzar las fronteras e ir libremente de una región a otra, puede que haya peregrinos en el Camino. O sea que esto depende del grado de libertad que se de a la gente en los próximos meses.
Después, claro está, depende del miedo que tenga la gente a contagiarse. En la medida en que, en la prensa extranjera, España aparece sistemáticamente como una de las peores regiones europeas en cuanto a contagio, puede ser que, aunque haya libertad de movimientos, los peregrinos no vuelvan este año al Camino.
El Camino no pertenece a nadie, con lo cual no se puede “cerrar” o “abrir”. Lo único que se puede hacer es restringir su acceso, o impedirlo. En cuanto se quiten las restricciones o la prohibición… ¿quién sabe?

2.-Cual seria tu recomendación para:
Administraciones
Las administraciones, por motivos diversos – políticos, económicos, etc. -, suelen facilitar el paso a los peregrinos. Pueden intentar atraerlos por tal o cual itinerario, mejorar la señalización, publicar folletos, etc., pero la peregrinación no depende de ellas. Si los peregrinos ya no andan por el Camino, creo que lo único que pueden hacer las administraciones es ayudar económicamente a los afectados por esa mengua, hasta que pase el vendaval, y quizás comunicar más, en otras autonomías y en el extranjero, insistiendo en la seguridad y las medidas tomadas. Pueden quizás aprovechar para reflexionar sobre el actual “giro” que se ve en los que recorren el Camino. Hay una búsqueda de “sentido de la vida”, y quizás la pandemia reforzará esa búsqueda espiritual. En la medida en que no vivimos en un país musulmán o budista, en que el esoterismo aporta pocas respuestas, creo que las administraciones deberían de colaborar con la Iglesia para que ésta le dé al Camino un toque más espiritual (que será también histórico). No habrá jamás obligación. Pero si hay que pagar a un señor o una señora para que esté abierta la iglesia del pueblo, que se haga. Los peregrinos aprecian sentarse en ella (hay bancos, silencio, y no hace falta pagar una consumición). Si hay que dar algunas explicaciones sobre lo que es un santo, una Virgen, o para qué sirve un altar, que se haga, del mismo modo que se explica un castillo o se indica el nombre de un árbol. Es un servicio para los peregrinos, sabiendo que nunca se podrá “obligar” a alguién a ir hacia Santiago de Compostela…

Asociaciones
Las asociaciones se crearon para fomentar la devoción al apóstol Santiago, y ayudar a los peregrinos. Tienen una vida propia con sus miembros, organizan reuniones, comidas o cenas, caminatas más o menos largas, mantienen una página Web, publican boletines, organizan también conferencias, etc. Pueden mejorar estas actividades, aprovechar además este año para comprobar la señalización de los caminos, ponerse de acuerdo con el clero para que se abran las iglesias, y con los alcaldes si hay monumentos que deberían de abrir sus puertas en horarios adecuados para los peregrinos, revisar quizás la documentación que entregan, o las credenciales, convertirse en guías locales de turismo, etc. En otros términos, las asociaciones pueden utilizar este año para preparar el que viene.

Los hospitaleros (Albergues de donativo) por una parte y, por otra, para los albergues privados del Camino que están muy preocupados por una probable falta de ingresos en el 2020?
Las asociaciones entienden perfectamente lo que pasa. Del mismo modo que entendían los problemas planteados por, digamos, las plagas de chinches. Tienen que saber que, probablemente, este año será un año sin peregrinos. Convendría que se les hiciesen rebajas en sus gastos para que puedan mantener los albergues que regentan hasta el año 2021, Año Santo compostelano. Por lo demás, sufrirán igual que todos los comercios, pequeñas empresas, etc, que han tenido que cerrar y no saben si podrán re-abrir (no veo en qué su situación es diferente de la de los comercios, bares, restaurantes, hoteles, empleados, etc.). Todos están, estamos preocupados…

3 – Crees que el Camino puede reforzado de esta pandemia?

Si el Camino es capaz de ofrecer a los peregrinos lo que ellos buscan en él, desde una experiencia única hasta el sentido de la vida de cada uno, sí. En cambio, si el turismo parece ser lo único importante – asaltando al peregrino para que compre esto o lo otro, para que visite cosas que no tienen que ver con el Camino, llenando los caminos con transportistas de mochilas, autobuses desembarcando a “peregrinos” para que anden cinco kilómetros, precios elevados en los albergues, balnearios para peregrinos, trenes del “Camino de Santiago”, etc – el Camino no atraerá, no saldrá reforzado de la crisis actual. El peregrino busca algo “auténtico”. Si las administraciones y las asociaciones no controlan los albergues, los restaurantes, el propio Camino, para que no pierda su alma… pues saldrá peor.

Bueno, esto es lo que te puedo decir sobre la marcha (nunca mejor dicho). Cuando te hablo del papel de la Iglesia, no te creas que lo hago en plan de proselitismo. Acabo de leer una tesis que debería de haberse leído ya en la universidad de Toulouse, pero está esperando a que acabe el confinamiento. Estoy en el tribunal. Es una tesis en “Ciencias de la Información y Comunicación”. Nada que ver con la historia o la religión. Es un estudio sobre peregrinos actuales a través de lo que ponen en Internet. Una tesis para una universidad francesa, o sea laica. Pues resulta que los entrevistados hablan todos de esa búsqueda de sentido, de lo que les impresionó ver iglesias, imágenes, la naturaleza, el encuentro con tanta gente de todos los países, etc, cómo muchos recobraron la fe, cómo otros dicen que la encontraron, cómo algunos dicen que la experiencia les cambió y que están más sensibles a lo que no es la vida práctica y materialista… Me llamó mucho la atención. Apreciaban la falta de confort, el despojarse de lo inútil, el vivir entre sí, la hospitalidad generosa.

 

 

MANUEL DURAN

 

Ingeniero de Caminos, experto en proyectos de intervención

en el Patrimonio Cultural de la Obra Pública

 

Estimo que no creo que se anime la gente, salvo que se realice por un sentimiento religioso de acción de gracias, de petición de algún favor o de simple recuerdo. Quizá sea una buena circunstancia para que el Camino retome su verdadera esencia y su origen que no vendría mal, aunque es imposible limitarlo a ese sentimiento, y te lo dice una persona no creyente. Si duda también pueden haber otras intenciones o sentimientos muy valiosos, pero desde luego lo que he podido apreciar y conocer por experiencias ajenas, en muchas ocasiones tiene un poso deportivo, lúdico (siempre, por favor) y multitudinario, movido por la publicidad y el contagio cual virus (tan de modo).de la masa.  Por supuesto admito (no faltaría más) que todo el mundo realice aquellas actividades que considere oportuno, pero no por ello pienso que el peregrino o caminante tendría que conocer otras vertientes de su ‘caminar’, con el objetivo de hacerlo con mayor sosiego, con un interés hacia la historia, el patrimonio natural y cultural de los territorios que atraviesa, ‘socializar’ con las personas que vaya encontrándose, y participar con su economía rural (la tierra vaciada) que apenas se ve favorecida, en general, por ese tránsito de personas. No es sostenible, a largo plazo, que el Camino soporte el mayoritario ‘turismo de baja economía’.

 

Las condiciones, estimo, que serían las generales que sean prescritas para el retorno a una situación de ‘desconfinamiento’ progresivo.

 

A las Administraciones poco podría recomendarles pues me imagino que tendrán buenos asesores. Pero por propias experiencias profesionales creo que sería conveniente unos planes directores que aborden el mantenimiento de los caminos a largo plazo con criterios aplicables a las diversas condiciones geográficas, y técnico-constructivos que conserven la ‘naturalidad’ de los caminos con economía. La total accesibilidad es imposible y las condiciones naturales no deben anularse o minimizarse por aquello de la ‘comodidad’ del caminante.

 

Desconozco si saldrá reforzado, pero todo aquello que ayude a ‘desmasificarlo’, a favorecer un ambiente de recogimiento (por aquello de encontrarse con uno mismo) que, según creo, es una de las mejores cosas de ‘hacer el Camino’, rebajar la ‘velocidad’ del caminante, incrementar el interés por la gente, la historia, el patrimonio cultural natural, etc., bien venido sea.

 

 

MANUEL ANTONIO CASTIÑEIRAS GONZÁLEZ

Catedràtic d’Història de l’Art Medieval

Departament d’Art i Musicologia (Universidad Autónoma de Barcelona)

 

-Crees que habrá una reapertura del Camino este verano? ¿Debería haberla? ¿En que condiciones? Creo que no hasta que no se encuentre una vacuna.

 

.- Cual seria tu recomendación para:

–Las Administraciones: Esperar a la vacuna

Las Asociaciones 

Esperar a la vacuna

-Los hospitaleros (Albergues de donativo) por una parte y, por otra, para los albergues privados del Camino que estan muy preocupados por una probable falta de ingresos en el 2020? Las administraciones autonómicas deberían darles una compensación como está sucediendo con otros trabajos.

 

.- Crees que el Camino saldrá reforzado de esta pandemia? Lo dudo bastante, pero sobrevivirá sin duda, quizás reinventándolo intelectulamente, que es lo que más se echa en falta.

 

PATXI PEREZ RAMALLO

Arqueólogo, especializado en análisis osteologicos y biomoleculares

.-Crees que habrá una reapertura del Camino este verano? ¿Debería haberla? ¿En que condiciones? Creo que habrá una leve y muy controlada reapertura del Camino de Santiago, en especial entre mediados de julio y primera quincena de septiembre. Tras esto, un posible repunte en número de infectados por el Covid-19 obligará a tomar medidas (todo con esto con el panorama actual, quizás la aparición de medicamentos o vacuna pueda cambiar las cosas, circunstancia que dudo mucho). La reapertura debe haberla pero con un enfoque más de turismo nacional, con un control del número de personas por albergue, acceso a templos, etc.

 

.- Cual seria tu recomendación para:

Las Administraciones: creo que este año debe tomarse como algo anómalo y centrarse principalmente en el año que viene. Se debe fomentar para el verano algo del peregrinaje pero con carácter local o nacional. Quizás sería interesante que, junto las asociaciones, se fomentase realizar trayectos pequeños enfocados a visitar y divulgar poblaciones pequeñas con su patrimonio cultural y gastronómico, dirigida a un público relativamente cercano (ejemplo: fomentar el camino De Santiago para las personas de la misma comunidad autónoma o de la comunidad autónoma vecina para que conozcan su propio patrimonio). 

 

Las Asociaciones: fomentar realizar rutas muy organizadas pero con perspectivas más cortas o con menor número de personas. 

 

Los hospitaleros (Albergues de donativo) por una parte y, por otra, para los albergues privados del Camino que están muy preocupados por una probable falta de ingresos en el 2020? Debe haber una organización muy buena y extensa entre todos los hostales y albergues. Quizás las nuevas tecnologías puedan jugar un papel importante en esto. Se debe controlar número de personas y quizás poder reservar con bastante antelación. Es elemental no sólo controlar la limpieza, sino hacer gala de ella, así como de las medidas de seguridad y distancia.

 

.- Crees que el Camino saldrá reforzado de esta pandemia? Creo que se debe jugar una campaña de “marketing” a su favor. El Camino representa un viaje espiritual y aventurero, a la vez que puede ser “sencillo” y “austero”. Muchas personas se verán directa o indirectamente por el Covid-19. Quizás hacer la máxima de “Tengo mucho que agradecer”, y “ valorar las pequeñas cosas y las personas” (socializar), puede empujar a revitalizar el Camino. Estamos viendo muestras de mucha generosidad, solidaridad y reconocimiento social. Dar una imagen de Camino social, para todo el mundo, con el que dar las gracias o incluso pedir por cambios, así como para dar un nuevo enfoque y cambio a la vida de cada, valorando pequeñas cosas y sobre todo que las personas queridas o por conocer. En resumen: un “Camino para conocer tu casa” en 2020 (turismo más local, menos numeroso y con un enfoque más cultural y próximo); y en 2021  “Un Camino para agradecer, un Camino para cambiar”.

 

 

ALFREDO MORAZA

Arqueólogo

 

Sobre lo que nos preguntas tengo una gran duda ya que por un lado están nuestras intenciones en su globalidad y lo que realmente se pueda hacer o dejar de hacer a nivel de las restricciones que puedan poner y que me supongo que serán bastante estrictas por mucho que quieran vender lo contrario. Eso referido al Camino y los caminantes como a nosotros también por lo que respecta a las intervenciones arqueológicas. Personalmente, y es una opinión de un profano, veo muy, muy complicado la viabilidad del Camino en las circunstancias actuales, ¿quién controla a los viajeros, si están sanos o no?, ¿quién desinfecta adecuadamente un sitio donde va a ir durmiendo gente diferente cada día? y así sigue la casuística con todas las preguntas y pegas que queramos poner al respecto o que nos pongan.

A decir verdad no lo veo muy claro y es una decisión muy complicada de tomar por los diferentes intereses encontrados que conlleva, pero piensa que si una actividad mucho más mediática y económicamente más relevante como puede ser la deportiva (fútbol, ciclismo, olimpiadas, pelota,…) se plantean la bajada temporal de persiana que relevancia puede tener esta del Camino. Es cierto que las condiciones de movilización de gente son diametralmente diferentes pero la ley que se aplica a uno se tiene que aplicar también a los demás.

En resumen, no sé si realmente te he aclarado algo o no, pero nosotros estamos en la misma tesitura. No podemos publicitar las excavaciones si aún no sabemos que nos van dejar hacer y que no.

 

 XATUR TELLETXEA

Albergue de peregrinos Santa Ana erromesan aterpetxea Pasai Donibane

 

1.-CREES QUE HABRA UNA APERTURA……..

El Camino de Santiago (fisico) seguirá, los albergues dudo mucho que las autoridades den luz verde para abrir en una seguras condiciones sanitarias. siempre estaremos atentos a lo que dicen las autoridades sanitarias y de gobernación. una vez que den luz verde, las condiciones serian las mismas y sin ningun riesgo para los hospitaleros voluntarios.

2.- CUAL SERIA TU RECOMENDACIÓN…………………..

A la Administracion: mucha seguridad. Las asociaciones siempre estariamos dispuestos a lo que decreten las autoridades sanitarias. los hospitaleros voluntarios no beben correr ningun riesgo y pienso que en los privados pensaran igual.

3.- CRES QUE EL CAMINO……………………

El Camino de Santiago (peregrinaciones) lleva existeindo cerca de mil años, y habra tenido muchos conflictos, epidemias guerras etc. parecidos a este, veremos que ocurre cuando esto termine……..????, El camino fisico seguirá y hospitaleros voluntarios……..??.

 

JOSÉ MARI IZAGA

Presidente de las Asociación de Amigos de los caminos A santiago, de Deba.

Santiagorako Bideen Debako Lagunak.

 

Creo que no es prudente ni conveniente, ni se podrá abrir el Camino este verano, ni este otoño. No hay condiciones que permitan abrirlo.

A las Administraciones: que la seguridad, la salud de los peregrinos, la de los hospitaleros voluntarios, y la del resto de la población que vive cerca del Camino, están por encima de los beneficios económicos que el Camino pueda aportarnos. Lo estamos manifestando estas semanas tanto las Administraciones como el conjunto de los ciudadanos.

Para las asociaciones: Las Asociaciones promovemos (debemos) el Camino como una mezcla de valores sociales que podemos llamar “espíritu del Camino” , no económicos. Por eso trabajamos voluntariamente. Es evidente que la pandemia no se acaba cuando se levante el estado de alerta, el riesgo seguirá mientras haya algunos pocos infectados, comenzó con unos pocos, y los Albergues son un foco de difusión, por la heterogeneidad de los caminantes, su movilidad y la convivencia estrecha entre ellos y las poblaciones. Y la pandemia está y estará en expansión, en situaciones de expansión en otros países origen de peregrinos.

El Camino puede salir reforzado de esta situación y volver al carácter que tuvo hace una década, cuando era menos masivo.

Pero para ello es necesario que se haga un retorno “natural” por decir de alguna forma, suave  y seguro, muy seguro, dejando que se vaya abriendo por si solo, sin medios publicitarios, que sean los propios peregrinos interesados los que vayan acudiendo por su propia iniciativa e interés. Tal como se revitalizó , tal como ha sido en los últimos 1.000 años.

Por otra parte hay que tener en cuenta que la AMCS representa a municipios, posiblemente una gran mayoría del Camino Francés, que transcurre por zonas poco pobladas con municipios pequeños, en las que el Camino es una fuente de vida, de economía notable. Y entiendo que les afecte fuertemente y que traten de recuperarlo lo más rápidamente posible.

Pero no es nuestro caso. No es el de las Asociaciones vascas porque no buscamos en interés económico, aunque sí en parte la imagen y/o el conocimiento del País. Ni es el de las Administraciones de Euskadi en donde la aportación del Camino a la economía es inapreciable, en el conjunto del País y también en el de las poblaciones por las que pasa.

 

 

 

ALBERTO CANTERO

Asociación Amigos del Camino de Santiago de Bizkaia

 

En cuanto a esas preguntas que nos hacéis, yo creo que al menos nosotros no tenemos idea de abrir los Albergues, hasta no tener la certeza de poder recibir a los Peregrinos en perfectas condiciones, tanto por ellos, como por los Hospitaleros que estén recibiéndolos en los albergues.

La recomendaciones para las Asociaciones, serán que tengamos paciencia y no nos preocupemos que el camino está siempre ahí, y aunque cueste, “QUE COSTARÁ” , vendrán tiempos de aglomeraciones y entonces estaremos protestando por la masificación del camino otra vez, seguro que los que estaban acostumbrados a sacar un beneficio de los Albergues, se  estarán echando las manos a la cabeza, pero creemos que el bienestar de “TODOS” tiene que prevalecer por encima de todo.

Y en cuanto a si saldrá reforzado el Camino, yo pienso que NO, que vamos a Caminar y alojarnos en los Albergues con miedo durante mucho tiempo y los Hospitaleros nos volveremos más recelosos y autoritarios por el miedo, con cualquier síntoma  que creamos notar en cualquiera que se acerque, y en ese momento se nos vendrá de nuevo a la cabeza todo el proceso.

Habrá que ser cautos y dejar que esto se olvide con algún tiempo prudencial, para poder recibir y atender a los que vengan caminando con las suficientes garantías de que todo está terminado y nos hayamos olvidado del “Bicho” que será difícil.

En cuanto a las administraciones, les pediría un poco Compresión y Ayuda para las Asociaciones que estamos al pié del cañón todos los días del año, incluso teleoperando desde casa a todas las horas y días del año, y esta “Pandemia nos hará que tengamos un poco difícil el sobrellevar los gastos que ocasiona tener cerrado y seguir pagando todos los recibos y gastos del local y albergues, ya que la temporada estaba ya planificada.

 

ERNESTO BUSTIO

Albergue de Peregrinos de Guemes (Cantabria)

Este texto me llega a través de un blog de un cura-periodista de Madrid, muy amigo mío, y merece la pena reflexionar sobre su contenido. Ahora todo el mundo está esperando que se venza el virus. Que poco pensamos en las secuelas que dejará. Y mucho menos en  el cambio de actitudes de una sociedad que nos aboca a la destrucción.

 

Convendría comentar algo sobre el futuro del Camino. Da la sensación de que el mayor problema es la apertura del Camino y, por tanto de los Albergues. Claro que el Año Jubilar está ya muy cerca. Pero ¿no sería mejor caminar hacia el descubrimiento  del Espíritu del Camino’. Los peregrinos irán llegando poco a poco.

 

Yo creo que lo fundamental es superar esta pandemia y  analizar el futuro. No sé. tal vez es algo demasiado idealista. Dime cómo ves tu el ir preparando unos encuentros en esta linea?. Cantabria estamos muy poco coordinados. Las Asociaciones no existen prácticamente. Pero sí hay bastante gente que, directa o indirectamente, están muy cercanos al Camino. habría que trabajar ese área. Ahora tenemos tiempo de pensar antes de tomar decisiones precipitadamente.