El Camino de Santiago, todas las etapas y albergues

Inicio
Volver

Un proyecto de CONSUMER EROSKI, el diario del consumidor

Etapa 10: Pobeña - Castro Urdiales

23,5 Km | 1 albergue
A la salida de Pobeña, una lengua pavimentada, en equilibrio sobre el acantilado, se asienta sobre el trazado de un antiguo tren minero. Una bella estampa para despedir Euskadi y caer en los brazos de Cantabria. El municipio de Castro Urdiales es bien extenso y se accede a sus dominios por Ontón, donde los peregrinos más impacientes querrán solventar la etapa por la N-634. Otros, que buscan el disfrute en el propio Camino, subirán hacia Baltezana para coronar después el alto de La Helguera. Más abajo descubrirán, lustroso, el valle del río Mioño, con un sinfín de barrios pertenecientes a Otañes y Santullán, bajo la sombra de su cantera y el pico La Cruz. Al otro lado del río Suma se encuentra Sámano, que al parecer ya contaba con hospital de peregrinos en 1714. Al fin, la bucólica Castro Urdiales, Flaviobriga en tiempos del Imperio, luce de playa, puerto, casco histórico, monumentos y una rica gastronomía.

Perfil de la etapa 10:  -   Camino Del Norte

Albergues (1)

Monumento

Conjunto de Castro Urdiales

Más información

Itinerario

Retornamos hasta las escaleras que dejamos ayer a la entrada de Pobeña. Cerca de cien escalones, o más, suben hasta el recorrido del antiguo ferrocarril minero, hoy paseo de Itsaslur y Camino de Santiago, que conducía el hierro hasta el cargadero situado en La Arena y que posteriormente partía hacia Europa, principalmente a Gran Bretaña. Los días nebulosos aún pueden recrear la atmósfera de tal actividad, y acercar de nuevo los ecos del esfuerzo y el chirriar de vagones. La cerca de madera nos protege del acantilado, y, sobre nosotros, helechos, aliagas y eucaliptos dispersos tapizan La Barra. Una bifurcación temprana envía a los bicigrinos hacia la izquierda (debido a un tramo de escaleras posterior) y a los caminantes por la derecha. Al llegar a un merendero, la línea de costa se esparce y podemos atisbar ya la villa de Castro Urdiales, y después detenernos junto a varios paneles informativos sobre la extracción de algas y la geología del lugar. Pasamos un aparcamiento y llegamos a una pista que seguimos a mano derecha hacia El Hoyo. Rodeado de saúco negro, el barrio queda a mano izquierda del Camino (Km 3,3) y unos 650 metros después entramos ya en Cantabria, que nos acogerá durante la próxima semana. En esta provincia la señalización oficial es más escasa y deberemos atender sobre todo a las flechas, que en algunos tramos son escasas.

Atravesamos pronto el apuntalado túnel del Piquillo y continuamos hasta el tremendo viaducto de la A-8. Tras él tomamos el camino que desciende a nuestra derecha. Nada más cruzar el río Sabiote giramos a la izquierda para entrar en Ontón, localidad del municipio de Castro Urdiales (Km 6,1) . Visitamos el núcleo principal, con ultramarinos de los de siempre, y finalmente subimos por unas escaleras hasta la N-634, a la altura del p.k 138. En este punto hay que escoger entre continuar por el arcén de la N-634 hasta Saltacaballo y Mioño, donde es posible coger una senda que nos acercará hasta Castro Urdiales, o tomar el Camino de Santiago oficial que se dirige por la CA-523 hacia Baltezana y Otañes. La opción por la N-634 es mucho más corta, 10 kilómetros hasta el albergue de Castro Urdiales frente a los 17,2 kilómetros del trazado oficial, que describimos en la guía.

Subimos por la CA-523, que salva el río Sabiote, y a escasos metros dejamos el asfalto por la derecha para acercarnos hasta las primeras casas de Baltezana. El itinerario pasa junto a la urbanización El Manzanaly retoma la carretera tras una casa anaranjada (Km 7,5). Disponemos de un par de bares, el segundo de ellos, tras la marquesina, cierra los lunes. Antes de abandonar la población volvemos a dejar la carretera por la derecha y bajamos hasta el río, donde una pista nos reconduce hasta la CA-523, que seguimos a la derecha, en ascenso. Solventada la primera curva nos internamos por un camino entre eucaliptos que nace en el arcén izquierdo. Ahorra un trecho de carretera a costa de castigarnos con una rampa considerable. Se recomienda a los bicigrinos que continúen por la carretera. Fatigados, regresamos a la carretera hasta coronar el puerto de La Helguera. (Km 10) .

Desde el alto bajamos por la carretera, que sigue levemente a la derecha, hacia el valle de Otañes o del río Mioño. Territorio de los prerromanos Autrigones y que, como gran parte de toda esta cornisa cantábrica, pasó de mano en mano por los reinos de Asturias, Navarra y Castilla. Dejamos el asfalto dos kilómetros después para coger la Vía Verde de Castro-Traslaviña (Km 11,8) . A nuestra izquierda, a la vera del río Mioño, se esparce Otañes en múltiples barrios. Integrado en el municipio de Castro Urdiales, aparte de su preciada torre de mediados del siglo XV, merece destacar que en este término se encontró un miliario romano del siglo I de la vía que enlazaba Castro Urdiales (Flaviobriga) con la palentina Herrera de Pisuerga (Pisoraca). Después de un área de descanso pasamos junto a la estación de Otañes y más adelante por el barrio de los Corrales (Km 13,8).

La panorámica a nuestra izquierda se detiene en el pico La Cruz y la peña caliza de Santullán, desnuda y carcomida por la cantera. La Vía Verde continúa hasta la entrada de Santullán, donde giramos a mano izquierda para subir hasta la CA-250 y la iglesia de San Julián (Km 15,4) . Al pie de la carretera hay un par de bares y una panadería. Cruzamos la carretera y continuamos arrimados al templo por una calle paralela, que sale brevemente a la CA-522 para coger una pista pavimentada que circula a escasa distancia de la A-8. Hay que prestar atención porque en una de las bifurcaciones nos desviamos a la izquierda hasta cruzar el río Suma . El itinerario sube posteriormente a Sámano, lugar donde Las Peregrinaciones Jacobeas de Luciano Huidobro citan que ya había un importante hospital de peregrinos en 1714. Seguimos la carretera por la derecha hasta la iglesia de San Nicolás - aquí también hay un bar - y tras bordear el ábside continuamos a la derecha atendiendo a una señal oficial (Km 17,5) .

Posteriormente entramos en el barrio de Llantada y tras cruzar de nuevo el curso de agua giramos 90 grados a la izquierda atravesando el resto de la urbanización, que han ido cambiando la fisonomía de todas estas poblaciones. Llegamos a una carretera de más entidad, la CA-520, y la seguimos por la derecha hasta la entrada de Castro Urdiales. Después de pasar bajo la A-8 vienen varias rotondas y tomamos la calle Paraíso hasta una gasolinera, tras la cual giramos a la izquierda en dirección al Centro Urbano y la Playa. Aquí escasea la señalización, hay que cruzar el río Brazomar y continuar recto por el paseo Ocharan Mazas, en ningún caso seguir el cauce. El paseo desemboca en otro paralelo a la playa, donde seguiremos las marcas de color naranja. Sin pérdida avanzamos de frente hasta el puerto deportivo y pesquero, junto a la postal marítima formada por la formidable iglesia de Santa María de la Asunción, con aires de catedral y el exponente gótico más importante de Cantabria; el castillo medieval donde se aloja el faro y la ermita de Santa Ana, cimentada sobre la roca y ligada al castillo por un el puente Viejo, gótico de un solo arco (Km 22) .

El albergue se encuentra a unos veinte minutos. Desde el puerto hay que girar a la izquierda para coger la calle Santander y continuar de frente por Silvestre Ochoa, que nos llevará hasta la plaza de toros. En la calle Subida a Campijo, junto al coso, se encuentra el albergue de peregrinos (Km 23,5) .

Dificultades

  • Puerto de la Helguera: En la variante oficial se salvan 240 metros de desnivel entre Ontón y el alto de la Helguera. El ascenso se hace en gran medida por la carretera y sólo un tramo por camino merece especial atención debido al fuerte desnivel.

  • Senda entre Mioño y Castro Urdiales: En los últimos años, aquellos que acortan la etapa por la N-634 toman una senda señalizada desde Mioño a la entrada de Castro Urdiales.

Observaciones

El albergue de Castro Urdiales abre durante todo el año. En caso de encontrarse cerrado, hay que llamar al 670 042 276. En el recorrido oficial hay bares en Baltezana, Otañes (el camino no entra), Santullán y Sámano. Junto a la N-634 hay un bar restaurante en Saltacaballo y bares y tiendas en Mioño.

Qué ver, qué hacer

  • Castro Urdiales es un antiguo pueblo de pescadores que cuenta con espléndidos edificios y bellos paseos.

    • Iglesia de Santa María. Es el monumento gótico cuya construcción data del siglo XIII. Se trata de un edificio de planta basilical al que se accede por una escalinata flanqueada por dos torres. Consta de tres naves, de las cuales la central tiene una altura doble respecto a las laterales. El ábside está rodeado por una girola con tres capillas radiales de planta poligonal, separadas por tramos rectos. En uno de estos tramos se abrió en 1612 una capilla de planta cuadrada.

    • El castillo faro. Situado junto a la Iglesia de Santa María, es uno de los pocos castillos que se han conservado en Cantabria. Esta fortaleza constituía el principal lugar defensivo de la villa. Su estructura tiene forma pentagonal con fuertes cubos angulares. Es de mampostería y su construcción se cree similar a la de la Iglesia.

    • Puente Medieval y ermita de Santa Ana. Forman junto a la iglesia y el castillo el conjunto monumental de Castro Urdiales. Ambos son restos de un conjunto más amplio que tuvo que ser modificado debido a las obras de construcción del rompeolas. En el puente, en la cara externa del parapeto norte, se observa un sillar de arenisca en el que se pueden leer las letras ...MC... y los números ...617..., que pueden corresponder a alguna fecha de reconstrucción. La ermita es de planta rectangular y abierta al exterior a través de un pórtico adintelado sostenido por pilares de sección cuadrada. El tejado descansa sobre armadura de madera.

    • Ayuntamiento. Edificio del siglo XVI en el que se han efectuado posteriores modificaciones en los siglos XVII, XIX y XX. Es de sillería y destacan el balcón corrido y la torre del reloj del siglo XIX.

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:

© 2014 - CONSUMER EROSKI