Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


^

Epílogo a Fisterra y Muxía Etapa 1: Santiago de Compostela - Negreira

Los albergues

Información sobre la etapa 1: Santiago de Compostela - Negreira

Desde la catedral de Compostela, qué paradoja, el peregrino no retorna a casa sino que prosigue su marcha hacia el Atlántico con la intención de completar su viaje y encontrar las últimas respuestas. La primera jornada, comedida en kilómetros, se adentra en un suspiro en el ambiente rural, donde los bosques de robles y eucaliptos alternan entre los núcleos dispersos. A la altura del alto do Vento se entra en el Concello de Ames, que se recorre casi íntegro por y junto a la carretera. Pasado el ecuador de la etapa se inicia desde Augapesada el ascenso al Mar de Ovellas, plato fuerte de la jornada al que le sucede un reparador descenso que lleva a orillas del Tambre y Ponte Maceira. Los últimos cuatro kilómetros hasta Negreira, bien poblada de albergues, son casi llanos y constituyen un mero trámite.

El itinerario

"Atrás queda el panorama pétreo de la urbe soñadora y se desarrolla el paisaje de la Mahia, tierra baja, frondosa, cubierta de pinares, jalonada de esmeraldinas riberas con saltarines regatos y boscajes umbrosos y deleitables". Así comienza Luciando Huidobro y Serna el capítulo VII del tomo III de Las Peregrinaciones Jacobeas, de mediados del siglo XX, en el que narra el camino de Santiago a Finisterre. Alejado de la moda pasajera y del reclamo turístico, más incluso de lo que cabría pensar, la prolongación hasta Finisterre ha sido un referente para peregrinos y viajeros a lo largo de la Historia. El peñón de piedra que se sumerge en el Atlántico, fin del mundo antaño conocido, sigue actuando como un bálsamo de inquietudes y fuente de respuestas para aquellos que deciden continuar su camino, quizás con cierta incertidumbre, más allá de la ciudad del Apóstol. Más que una extensión del camino es un epílogo, una parte final para la reflexión que cierra el círculo y dota de más significado a la peregrinación.

  • Km 0. Santiago de Compostela (Todos los servicios)

  • Un penúltimo vistazo a la catedral y encauzamos la rúa das Hortas, entre el Hostal de los Reyes Católicos y el pazo de Raxoi. No retornamos a casa, caminamos de nuevo hacia el ocaso. Descendemos rectos por esta calle junto a la iglesia de San Frucutoso, caracterizada por cuatro esculturas que representan las virtudes cardinales. Das Hortas prolonga con la rúa Campo das Hortas y tras un paso de peatones continuamos de frente por la rúa do Cruceiro do Galo, que pasa a denominarse Poza de Bar y más adelante San Lourenzo. Ésta nos lleva hasta la carballeira del mismo nombre, una antiquísima fronda de robles donde habita el convento franciscano de San Lorenzo de Trasouto, hoy convertido en pazo y destinado a celebraciones sociales. En este paraje encontramos el primer mojón jacobeo que nos indica las distancias hasta Fisterra y Muxía. Uno de los paseos del robledal llega hasta la Costa do Cano, que desciende hasta Ponte Sarela. Tras cruzar el río aún podemos ver en ruinas y conquistadas por las hiedras las antiguas fábricas de curtidos (Km 1,5). Una senda ceñida, todo un regalo tan cercano a la ciudad, nos aproxima hasta la pista que conduce a Sarela da Baixo, donde, si el día está despejado, veremos por última vez la catedral compostelana (Km 2,3).

  • Km 2,3. Sarela da Baixo

  • En el mojón 86,722 giramos a la derecha y retomamos la travesía por un camino que fluye bajo los eucaliptos. Manuel Vilar, en su más que recomendado título 'El Camino al fin de la Tierra', nos relata que un vecino casi octogenario le contó que este camino lo utilizaban las lecheras de Villestro para ir a vender a Santiago. El bosque finaliza a la altura de unos unifamiliares de Moas de Abaixo, lugar de la parroquia de Santa María de Figueiras que dejamos a mano izquierda (Km 3,6). Avanzamos por asfalto hasta el núcleo de Carballal, donde ingresamos en la parroquia de Villestro (Km 4,5).

    A la salida de la población nos aguarda un tramo de subida manchado de eucaliptos. Pedregoso primero y de tierra sin compactar después, no será extraño ver a más de un cazador entrenando a los canes en busca de piezas. Ya en bajada y por pista asfaltada, en el mojón 82,306, entramos en el núcleo de Quintáns, de casas coloristas y un excelente mirador sobre el valle (Km 7,1).

    Salimos del núcleo tras varios cambios de dirección y llegamos por una recta asfaltada hasta el puente medieval sobre el río Roxos, un buen rincón con varias mesas para descansar a cobijo del sol, aunque la primera posibilidad de refrigerio anda bien cerca. Sin interrupción y apenas sin esfuerzo nos plantamos en el Alto do Vento, donde hay un bar-restaurante. En este punto abandonamos el concello de Santiago para entrar en el de Ames.

  • Km 8,8. Alto do Vento (Bar)

  • Ventosa es el primer núcleo de la parroquia de Covas, al que llegamos en un suspiro por la acera de la AC-453. Dejamos esta carretera para atravesar parte de la población y la cruzamos más adelante para regresar finalmente a ella a la altura de Lombao.

  • Lombao (Albergue en el desvío a Ameixenda)

  • Siguiendo la AC-453 dejamos a ambos lados los desvíos a Bertamirans, Ameixenda y Castelo, donde se encuentra el albergue Casa Riamonte, y nos dejamos caer hasta Augapesada. El itinerario nos obliga a dejar la carretera para pasar junto al puente sobre el rego dos Pasos, un vado medieval rehabilitado de un solo ojo (Km 11,6).

  • Km 11,6. Augapesada (Bar-Tienda)

  • Tras cruzar la carretera CP-0204 - hay un bar supermercado a mano izquierda - comenzamos a degustar el plato fuerte del día: la subida de Mar de Ovellas, que sigue la traza del Camino Real y presenta 215 metros de desnivel. Se aconseja a los ciclistas que suban por la carretera.

    Nada más comenzar el camino hay un banco de piedra, perfecto para ajustarse la mochila y echar un buen trago antes del esfuerzo. Tranquilos, porque a lo largo de la subida hay alguno más. Arropados por el robledal vamos sintiendo los primeros latigazos que nos propina la cuesta, que también nos deja respirar durante algunos tramos. El primer kilómetro y medio lo hacemos por camino y a la altura de un depósito de agua salimos a la carretera, que ayuda a suavizar la dureza de las rampas. Coronamos el alto do Mar de Ovellas ochocientos metros después (Km 13,8).

    Descendemos por la misma carretera entrando en la parroquia de Trasmonte de Ames. Pasamos el núcleo de Carballo (Km 14,2) y Trasmonte, con bar junto al itinerario.

  • Km 15. Trasmonte (Bar)

  • En breve atravesamos los lugares de Reino (Km 15,5) y Burgueiros (Km 16,2). El asfalto nos lleva hasta el río Tambre, que separa en dos el núcleo de Ponte Maceira y sirve de división entre los Concellos de Ames y Negreira. A este lado del río la terraza de un bar brinda una excelente panorámica del magnífico puente de origen medieval. Conocido localmente por el nombre de Ponte Vella, es de finales del siglo XIV y se vino abajo en varias ocasiones por las embestidas del Tambre. Al otro lado del puente se encuentra la capilla del Carmen o de San Blas. Según apunta Manuel Vilar se le llama indistintamente. Es del siglo XVIII y a mediados del siglo XX se le adosó el ábside semicircular. A su derecha queda el pazo de Baladrón, construido también entre 1945 y 1955.

  • Km 17. Ponte Maceira (Bar)

  • Después de Ponte Maceira tomamos un sendero arbolado cercano al río que nos planta finalmente en la AC-450, por la que entramos en Barca (Km 19,1). Dejamos la carretera por la izquierda para afrontar una subida por pista hasta A Chancela (Km 20,2), que cuenta desde 2014 con albergue privado. A mano izquierda se encuentra el desvío a Logrosa, donde se encuentra otro de los albergues privados y el pazo conocido como Casa do Capitán.

  • Km 20,2. A Chancela (Albergue al pie del Camino y Albergue a 700 metros en el desvío a Logrosa)

  • El itinerario continúa de frente para entrar en Negreira. Encontraremos primero las indicaciones hacia los albergues privados. Para llegar al albergue público sólo basta con seguir el camino. Hay que atravesar Negreira (Km 21), pasar junto a la capilla de San Mauro y el pazo de Cotón, cruzar el río y subir por carretera.

  • Km 21. Negreira (Todos los Servicios)

  • Las dificultades

    • Salida de Santiago:
      La salida desde la plaza del Obradoiro no está señalizada aunque se pueden ver algunas flechas amarillas ya desgastadas en la rúa das Hortas. No tiene gran pérdida ya que una vez encauzada la calle hay que dejarse llevar de frente. Si surgen dudas basta con preguntar cómo llegar hasta la Carballeira de San Lorenzo. En este robledal se encuentra el primer mojón.

    • Alto do Mar de Ovellas:
      Subida de un par de kilómetros que salva 215 metros de desnivel. Los tramos más duros se encuentran en la primera parte, que se hace por un camino en buen estado. La segunda parte, por carretera, también pega pero es más llevadera.

    Observaciones

    • El itinerario también está señalizado con flechas desde Fisterra y Muxía hasta Santiago y no son uno ni dos los peregrinos que optan por hacer el trayecto al revés.

    En imágenes

    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez

    Qué ver, qué hacer

    • NEGREIRA:
      Por ubicación, población y servicios, Negreira, que tiene el título de villa otorgado por Real Decreto en 1906 bajo el reinado de Alfonso XIII, se ha convertido en final de la primera etapa del Camino hacia Fisterra y Muxía. Desde el verano de 2001, fecha en que se inauguró el albergue público, tuvieron que pasar nueve años para que, de una sola tacada, se abrieran otros cuatro más. Capital de la comarca de La Barcala y de un municipio formado por 18 parroquias que alberga más de 7.000 habitantes, Negreira está situada en una posición privilegiada a una veintena de kilómetros de Santiago, hecho que ha propiciado una fijación y aumento de la población, ya que no son pocos los que trabajan en Compostela y residen en la villa.

      La vega del río Tambre fue lugar de asentamiento de tribus prerromanas, y ya en época romana Negreira es paso y, muy probablemente, mansio de la vía Per loca marítima Nicraria Tamara, una calzada romana de veintitrés millas que unía Caldas de Reis con las minas de plata de Brandomil. En el escudo de la población aparece Ponte Maceira partido en dos, aludiendo a la leyenda del traslado del cuerpo del Apóstol - reflejada en el libro III del Codex Calixtinus - que narra cómo tras pasar los discípulos, el puente se hunde y arrastra a las aguas a los soldados que les perseguían. Tras el paso de los suevos en los siglos V y VI por toda Gallaecia, Negreira fue concedida como feudo en el 876 a la iglesia compostelana y fue arrasada un siglo después por piratas normandos. Reconstruida en el 1113, dejó de ser feudo de Santiago durante el reinado de los Reyes Católicos y se emancipó como Foro Real, situación confirmada en 1520 por el emperador Carlos V.

      En la villa destacan el pazo de Cotón y la capilla de San Mauro, junto a los que se celebra todos los domingos del año la feria ambulante, presente desde el siglo XVIII. Al parecer el primer núcleo de población se fijó al otro lado del río Barcala, donde se encuentra el albergue de la Xunta y la iglesia de San Xulián, pero la villa creció a partir del siglo XIX en el entorno del pazo y el campo de la feria. Del cinco al siete de julio los nicrarienses celebran las fiestas de San Cristóbal y en septiembre tiene lugar una feria medieval. .

    perfil de la etapa 1: Santiago de Compostela - Negreira del Epílogo A Fisterra Y Muxía

    Perfil de la etapa 1: - del Epílogo A Fisterra Y Muxía

    Epílogo a Fisterra y Muxía Etapa 2: Negreira - Olveiroa

    Los albergues

    Información sobre la etapa 2: Negreira - Olveiroa

    La dura jornada desde la cuenca del río Tambre a la del Xallas puede dividirse en tres partes. La primera, hasta Vilaserío, frecuenta bosques de hoja caduca y es bastante rompepiernas. La segunda, hasta Santa Mariña, es más suave y accede al Concello de Mazaricos por pistas de concentración parcelaria y la tercera, a la espera de que se pueda atravesar el Monte Aro, cansa por el exceso de asfalto aunque permite unas buenas vistas del embalse da Fervenza y visita enclaves tan sugerentes como el de Ponte Olveira y el propio Olveiroa.

    El itinerario

  • Km 0. Negreira (Todos los Servicios)

  • Nos alejamos del centro de Negreira por la carrera de San Mauro, pasando bajo el arco que comunica la capilla, del siglo XVIII, con el pazo de Cotón, de incierto origen y con bastantes añadidos de los siglos XVIII al XX. En su fachada se pueden ver una docena de escudos de armas pertenecientes a las familias que lo habitaron. Cruzamos el río Barcala, afluente del Tambre que cuenta con un paseo fluvial para disfrute de los vecinos del Concello. Justo después tomamos la carretera que asciende hasta el lugar de Negreiroa, la pequeña aldea donde se encuentra el albergue público, la iglesia parroquial y que fue el núcleo original de Negreira. Hay que dejar la carretera por la derecha y pasar junto a la iglesia de San Julián, del XVIII (Km 1).

    Nos da la bienvenida un buen tramo boscoso de hoja caduca que asciende hacia el alto da Cruz y que sale de nuevo a la carretera (Km 2,3). Una recta de unos 600 metros conduce hasta San Mamede de Zas, donde se abandona otra vez la carretera para atravesar la aldea. A la salida viene un bonito paseo encauzado por muros de piedra y rodeado de vegetación variada. En este tramo se forman balsas de agua con facilidad. El itinerario roza el núcleo de Camiño Real, que dejamos a mano izquierda.

  • Km 4,6. Camiño Real

  • Un pequeño respiro para el trecho de casi dos kilómetros y medio hasta la siguiente aldea, en subida y con algunos toboganes al final. Llegados a Rapote (Km 7), aldea de la parroquia de San Martiño de Broño, bajamos hasta un cauce y recuperamos los metros perdidos por el monte de Espñareiro hasta A Pena. A la entrada se encuentra el desvío hacia el bar y el albergue adjunto.

  • Km 8,2. A Pena (Albergue. Bar)

  • Pasada la iglesia de San Mamede y la casa rectoral se entra en Piaxe (Km 8,4). Medio kilómetro más adelante salimos a la carretera DP-5603 a la altura de Portocamiño (Km 8,9) y seguimos por ella hasta Cornovo (Km 9,3). A un lado de la carretera bosquetes y praderías conforman un paisaje típicamente rural. A la salida de Cornovo, tras el cruce a Gorgal y Xallas, dejamos otra vez la compañía del asfalto y llegamos hasta una pequeña pasarela que salva el rego de Forxán. La jornada recorre el paraje del Altiño do Cotón en un entorno donde se mezclan tojos, maizales, pinos y eucaliptos y retorna de nuevo a la carretera. Un pesado tramo de asfalto de más de dos kilómetros conduce hasta Vilaserío, aldea de la parroquia de San Pedro de Bugallido con bar y un par de albergues, uno público y otro privado.

  • Km 12,7. Vilaserío (Albergues. Bar)

  • Dejamos Vilaserío y continuamos por la carretera hasta Cornado, última población del Concello de Negreira (Km 14,9). A partir de este pueblo el paisaje va a ir cambiando radicalmente debido a la concentración parcelaria. Un pequeño repecho y su posterior bajada por pista donde podremos ver alguna cabaña de vacas entre el pinar, llevan hasta la carretera DP-5604, que seguimos por la derecha durante 400 metros. La dejamos por la izquierda y al poco, tras pasar algún tramo propenso a encharcarse debido a la cercanía del río de Barbeira, nos encontraremos con una pista agrícola envuelta por cultivos de maíz.

    Unos 40 o 45 minutos después llegamos hasta el puente sobre el río de Maroñas. Lo cruzamos y entramos en la parroquia del mismo nombre, del Concello de Mazaricos y señalizada con un rótulo de madera (Km 19,8). A la entrada nos saludan dos hórreos típicos y continuamos por pista vecinal hasta Santa Mariña (Km 20,8). A la altura del crucero podemos girar a la izquierda si vamos a pernoctar en el albergue Casa Pepa, con bar restaurante. El Camino sigue a la derecha en busca de la carretera AC-400. Hay que cruzarla con sumo cuidado ya que los coches pasan a gran velocidad. Al otro lado está el bar y el albergue Santa Mariña (Km 21,5).

  • Km 21,5. Santa Mariña (Albergue. Bar)

  • Trescientos metros después del albergue dejamos la general por la derecha y cogemos una pista vecinal asfaltada que pica hacia arriba hasta Bon Xesús (Km 23,3) y Gueima (Km 23,7). Desde esta aldea superamos un buen repecho hasta Vilar do Castro (Km 24,4).

  • Km 24,4. Vilar do Castro

  • Aquí pueden surgir un par de posibilidades: si la travesía por el Monte Aro se ha recuperado y señalizado y está abierta al paso, atravesaremos la montaña y su castro por una pista. Si sigue cortada no hay más remedio que girar a la derecha a la altura del panel informativo y continuar por la pista asfaltada dando un buen rodeo. A partir del primer cruce, que seguimos por la izquierda, vamos a poder ver el embalse da Fervenza, construido en la década de los 60 y escenario de una multitudinaria fiesta veraniega. En ningún momento hay que salir de la carretera vecinal. Hay unas flechas que invitan a tomar un camino hasta Lago, donde se encuentra la tienda-cafetería Casa Xalleiro. Visitamos después Campo Valado (Km 27,1), Porteliñas (Km 27,4) y Abeleiroas.

  • Km 27,9. Abeleiroas (Desvío opcional de 2 km a A Picota, capital del Concello con todos los servicios y albergue de peregrinos desde junio de 2016). Es posible enlazar con el Camino sin volver a este punto).

  • Junto al desvío hacia el mirador de Corzón giramos a la izquierda y nos aproximamos hasta la iglesia parroquial de San Cristovo de Corzón, sobria construcción rural con elementos que van desde el románico hasta el neoclásico.

  • Km 30. San Cristovo de Corzón

  • En lugar de entrar en la población torcemos a la izquierda para afrontar una recta de más de un kilómetro hasta el núcleo de Mallón (Km 31,2). Giramos a la derecha para tomar una carretera más relevante y llegamos al puente sobre el río Xallas que divide los Concellos de Mazaricos y Dumbría. En este mismo lugar, en 1809, los labriegos gallegos intentaron sin éxito frenar el avance de las tropas francesas. Al otro lado se encuentra Ponte Olveira, donde hay una cafetería-restaurante con albergue incluido que dispone de un pequeño jardín donde poder acampar.

  • Km 31,6. Ponte Olveira (Albergue-Bar)

  • Hasta el final de etapa restan unos 25 minutos. Hay que seguir la carretera, ya sin pérdida, y desviarse hacia el centro de Olveiroa. A la entrada se encuentra el albergue privado Hórreo. En el centro el público. Este último está distribuido en varios edificios: las antiguas escuelas, casas particulares, varios hórreos, un merendero y el local de la recepción.

  • Km 33,4. Olveiroa (Albergues. Bares)

  • Las dificultades

    • Desde Negreira hasta Vilaserío:
      Salvo la bajada final a Vilaserío, el resto de este tramo inicial de 12,7 kilómetros castiga bastante. En general pica siempre hacia arriba y hay varios tramos que tienden a encharcarse.

    • Cruce de la AC-400 en Santa Mariña:
      Intersección peligrosa a la salida de Santa Mariña, junto al albergue privado.

    Observaciones

    • La presencia de hasta cinco albergues intermedios permite partir la etapa al gusto de cada uno.

    En imágenes

    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez

    Qué ver, qué hacer

    • OLVEIROA:
      Petroglifos de la Edad de Bronce, dólmenes y túmulos megalíticos. Las tierras de Dumbría muestran ricos vestigios prehistóricos. Luciano Huidobro en sus Peregrinaciones Jacobeas apunta como "los márgenes del Xallas son abundantes en restos arqueológicos, y allí, en donde se profundiza un poco, no es difícil tropezar con inscripciones, fustes de columnas, vasos de vidrio, cerámica y otros objetos". Santiago de Olveiroa es una parroquia del Concello de Dumbría que estuvo ligada a la mitra compostelana en la Baja Edad Media (siglos XI a XV) y perteneció a la jurisdicción de Corcubión durante el Antiguo Régimen.

      En su territorio hubo una torre defensiva que controlaba el paso sobre el río y siglos después, durante la guerra de la Independencia, los franceses no encontraron resistencia para cruzar el Xallas en Ponte Olveira y mataron a muchos vecinos de Olveiroa y Hospital. Algunos de ellos fueron enterrados en el atrio de la iglesia de Santiago, sobria construcción de probable origen románico pero desvirtuado por las reformas posteriores. La portada, con espadaña, es barroca y en el dintel de la puerta hay una peculiar imagen del Apóstol de origen incierto. En las proximidades del pueblo, a unos 750 metros del albergue de peregrinos, se encuentra la capilla de Santa Lucía. La fuente que hay a la entrada tiene propiedades "milagrosas" para los problemas de visión y es costumbre durante la romería empapar un pañuelo, restregarse los ojos con él y atarlo a una de las rejas de la ermita.

      El paso constante de peregrinos poco ha desvirtuado la fisonomía de Olveiroa, que aún conserva vestigios de su trazado medieval, aunque cada vez cuenta con más servicios. El albergue público fue inaugurado en verano de 2001, junto al de Negreira, y antes de su apertura, como relata Manuel Vilar, los peregrinos dormían junto al depósito de aluminio que contenía la leche del ganado. En 2011 abrió un albergue privado y también hay alguna pensión y varios restaurantes. En la población de Ézaro, perteneciente a Dumbría pero muy lejana para ir a pie, se encuentra la espectacular desembocadura del río Xallas, que vierte sus aguas al mar en cascada. Hay un mirador abierto a unas horas durante los fines de semana del verano y en fechas especiales como Semana Santa, el 1 de mayo, 24 de junio, 15 de agosto, 12 de octubre, 1 de noviembre, etc. Se puede ir en taxi desde Olveiroa después de confirmarlo y si coincide alguno de estos días con nuestra llegada,

    Epílogo a Fisterra y Muxía Etapa 3: Olveiroa - Fisterra

    Los albergues

    Información sobre la etapa 3: Olveiroa - Fisterra

    Dilatada etapa que puede dividirse en dos gracias a los albergues de Camiños Chans, Cee y San Roque. Hasta la aldea de Hospital es un espectáculo gracias a las vistas de un encajonado río Xallas. Cómodas pistas por un paisaje de repoblación visitan las ermitas de La Virgen de las Nieves y San Pedro Mártir, y el cruceiro da Armada obsequia con las primeras vistas del Cabo de Fisterra. Cee y Corcubión bien merecen una visita pausada antes de ascender a San Roque y bajar hasta Amarela y Estorde. Sardiñeiro y el Camino Real descubren de nuevo Fisterra y el extenso arenal de Langosteira, que conduce hasta la villa del fin del Mundo y al faro donde la última porción de tierra expira en el Atlántico.

    El itinerario

  • Km 0. Olveiroa (Albergues. Bares)

  • Descendemos la calle del albergue y giramos a la derecha para salir de Olveiroa por la pista asfaltada. Hay que prestar atención porque en breve, a la altura del mojón 34,558, debemos torcer a la izquierda para cruzar un arroyo y tomar una senda encajada que desemboca en la pista que se dirige al embalse do Castrelo. Tras una curva cogemos, por la derecha, un camino que sube hacia una línea de aerogeneradores. Más adelante dejamos este camino y avanzamos por la ladera de la montaña con unas vistas increíbles del río Xallas, que fluye encajonado por una tupida vegetación. Terminamos bajando al lugar de Vao de Ripas, donde cruzamos el río de Hospital por un puente de piedra (Km 2,7). Salvamos una cuesta y entramos en Logoso, aldea situada en las laderas del monte Castelo.

  • Km 3,7. Logoso (Albergue-Tienda. Bar)

  • Atravesamos este pequeño lugar y abordamos una llevadera subida hasta la aldea de Hospital, donde cogemos la carretera CP-3404 (Km 5,1). A los pocos metros hay un bar con albergue a mano izquierda. Es el último punto de avituallamiento hasta Cee, así que conviene comer algo o aprovisionarse de bebida y algún bocadillo. Pasado el bar acortamos un trecho por la carretera antigua para desembocar en la rotonda donde se encuentra el mojón que bifurca los caminos a Fisterra y Muxía . ¡Consultar etapa 4 para el trayecto hacia Muxía!.

  • Km 6. Bifurcación Fisterra y Muxía

  • Continuamos por la izquierda, en dirección Fisterra, y pasada la fábrica dejamos la carretera por la derecha para tomar una buena pista rodeada de un paisaje abierto de tojos, pinos y eucaliptos. Nos conduce hasta el crucero de Marco do Couto(Km 8,4). Continuamos por un terreno similar, con vistas a mano izquierda de Buxantes, hasta la ermita de Nuestra Señora de las Nieves. Hay un merendero donde podemos hacer un alto (Km 10,5).

    A continuación recorremos el repoblado monte do Lousado por cómodas pistas hasta la ermita de San Pedro Mártir, de la parroquia de Pereiriña. Manuel Vilar cita que "la construcción puede estar relacionada con el monasterio de Santa Tasia" (Km 13,8). Prolongamos la caminata hasta el cruceiro da Armada, que podemos observar a mano derecha. Desde aquí ya se puede ver el Cabo Fisterra bañado por el Atlántico (Km 16,2).

    Tras el crucero sobreviene un empinado descenso, con vistas a la ría de Corcubión, que conduce hasta Camiños Chans y Cee, lugares donde también hay opción de finalizar la etapa gracias a la apertura de varios albergues privados. El itinerario conduce por el Campo Sacramento y rúa Magdalena hasta el centro de Cee, donde se encuentra la iglesia de Santa María de Xunqueira, del siglo XVI y con capilla mayor de estilo gótico. Cee estuvo poblada en la antigüedad por los Nerios. Hacia el siglo XII fue una pequeña villa agrícola y en los tiempos actuales es el municipio más grande de la Costa da Morte con cerca de 8.000 habitantes.

  • Km 19,5. Cee (Todos los Servicios)

  • Se puede ir hacia Corcubión tomando el paseo más cercano a la playa. Hay un mojón jacobeo que nos desvía por la parte de atrás pero merecen más las vistas al mar y el puerto. Al llegar a Corcubión hay que cruzar el paso de peatones que se encuentra junto a la oficina de Correos para enlazar con el trazado oficial. Por la calle San Marcos llegamos hasta la iglesia del mismo nombre. Sustituyó a la antigua parroquial de San Andrés de Canle, está declarada Bien de Interés Cultural y es de estilo gótico marinero, aunque tiene partes barrocas e incluso neogóticas, como es el caso de la fachada.

  • Km 21. Corcubión (Todos los Servicios)

  • Junto al templo tomamos las escaleras de la derecha y por la calle de las Mercedes vamos al campo do Rollo, con parque infantil. En este punto ascendemos por una calzada que nos gratificará con unas bonitas vistas de Corcubión y Cee. El ascenso no termina y hay que emplearse a fondo para superar la corta pero exigente rampa que asciende hasta el campo de San Roque, donde se encuentra el albergue gestionado por la AGACS, y la aldea de Vilar (Km 21,8).

  • Km 21,8. Vilar (Albergue)

  • Más adelante, tras cruzar la carretera, tomamos un camino que desciende nuevamente hasta la AC-445. Casi siempre por el arcén pasamos Amarela y después Estorde. A la entrada de Sardiñeiro dejamos un trecho la carretera para regresar a ella y la abandonamos a la altura de la rúa Nova.

  • Km 25,7. Sardiñeiro (Bares. Tienda)

  • Nos despedimos de esta localidad por un agradable tramo, que fue Camino Real, donde no será difícil que veamos a más de un cazador entrenando a los perros. Finaliza en un mirador sobre Fisterra y el Cabo (Km 27,5). Tras cruzar de nuevo la carretera descendemos súbitamente para rodear la cala del Talón. Otro breve tramo de carretera conduce hasta Calcoba, donde brota el extenso arenal de Langosteira.

  • Km 28,8. Calcoba (Bar)

  • Muchos peregrinos deciden recorrer este tramo a pie de playa, un recorrido más auténtico, aunque el camino oficial avanza tras las dunas. Se accede a Fisterra por el barrio de San Roque y se pasa junto a la cruz de Baixar, un crucero de granito del XVI. En el anverso está representado Cristo crucificado y en el reverso María Inmaculada con el niño Jesús (Km 30,7). Por la calle Santa Catalina se llega a la calle Real, donde está el albergue público y donde nos darán la Fisterrana.

  • Km 31,7. Fisterra (Todos los Servicios)

  • Este no es el fin, aún debemos ascender hasta el Faro. Tras el albergue pasaremos junto a la capilla de Nuestra Señora del Buen Suceso, iglesia barroca de 1743 situada en la plaza de Ara Solis. El crucero muestra a Cristo crucificado y a la Virgen del Socorro. Ya en la carretera de acceso al Faro se encuentra la iglesia de Santa María das Areas, su origen se remonta al siglo XII. Alberga la talla gótica del Cristo de Fisterra, una imagen envuelta en leyendas. Tiene Puerta Santa y un Santiago Peregrino del siglo XVII.

    El ascenso por carretera es bastante llevadero y a mitad de la subida veremos una moderna escultura de un peregrino medieval. El mojón de los 0 kilómetros nos da la bienvenida al entorno del Faro. Fue construido en 1853 en base al diseño de Félix Uhagón. El edificio de la entrada se conoce como La Sirena y es de 1889. En él se aloja el Centro de Información Turística gestionado por la Asociación Neria de la Costa da Morte, donde dan asesoramiento, sellan credenciales y recaban estadísticas (Teléfonos: 670 29 27 20, 981 70 60 28). Los pueblos prerromanos ya adoraban al sol desde este punto geográfico tan sugerente. Verlo esconderse bajo las aguas del océano es un espectáculo único y el remate de toda una peregrinación hasta el final de la Tierra.

  • Km 34,9. Faro de Fisterra

  • Las dificultades

    • Descenso desde el Cruceiro da Armada hasta Camiños Chans:
      Es un punto a tener en cuenta, sobre todo para los ciclistas. El desnivel es importante y las numerosas piedras sueltas pueden provocar más de una caída.

    • Varios cruces con la AC-445 a partir de Vilar:
      Prestad atención a los cruces para acceder a Amarela, Sardiñeiro y la Cala del Talón.

    Observaciones

    • La etapa es larga pero puede dividirse en dos partes: hasta Camiños Chans o Cee, con varios albergues, o Corcubión y San Roque, y al día siguiente hasta Fisterra. Si lo hacemos así llegaremos a Fisterra al mediodía y podemos esperar al atardecer para subir al Faro para ver la puesta de sol.

    • Horarios para regresar de Fisterra a Santiago:
      Monbus y su empresa asociada Castromil, S.A hacen los trayectos en autobús entre Fisterra y Santiago. La ruta es Fisterra, Cee, Carnota, Muros y Santiago y dura aproximadamente 3 horas. Los horarios desde Fisterra son (el bus sale junto al albergue de la Xunta): 8:20 de lunes a viernes, 11:45 y 16:45 de lunes a domingo y a las 14:00 los sábados. Estos horarios cambian de junio hasta septiembre, así que hay confirmarlos en la web de Monbus o en el teléfono 902 29 29 00.

    • También se puede regresar con la empresa Vázquez, aunque hay que hacer trasbordo en Baio para ir a Santiago. Para informarse con exactitud sobre los horarios de cada día consultar en el albergue público o en los privados.

    En imágenes

    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez

    Qué ver, qué hacer

    • CEE:
      Cee y su vecina Corcubión reposan sobre la gran ensenada que sucede al rápido y descarnado descenso. Cee es el municipio con mayor población de la figurada comarca de la Costa da Morte, formado por seis parroquias que suman cerca de 8.000 habitantes. Cuna de los celtas nerios del Atlántico, el término Cee deriva de un vocablo latino relativo a cetáceo, no en vano la documentación histórica remite a un puerto ballenero y sus pobladores se dedicaron durante siglos a la pesca de ballenas y cachalotes. En la parroquia de Gures, en la playa de Caneliñas, hay una fábrica abandonada que desde los años veinte a 1985 se dedicó a la pesca de cetáceos y a su transformación y venta. El itinerario jacobeo ha recuperado el paso por el casco antiguo de Cee, un entramado de callejuelas y casas de piedra en torno a la iglesia de Santa María de Xunqueira, que aún conserva elementos góticos a pesar de los daños causados por la ola de destrucción de la Guerra de la Independencia.

      En Cee Se puede visitar el Museo Fernando Blanco, en la plaza de la Constitución, que alberga desde instrumental científico y material didáctico hasta colecciones de animales, minerales y fósiles. También esconde muestras de arte, pintura y orfebrería religiosa. Además de la iglesia parroquial, merecen las modernistas Casa Mayán y Guillén; la casa rectoral y el noble pazo de Cotón, situado en la calle Magdalena, de principios del XVII y residencia de familias como los Carantoña. Un excelente lugar de descanso es la playa de la Concha y el conocido Relleno, el terreno ganado al océano a finales de los setenta. Cee es industria: la factoría Ferroatlántica -de ferroaleaciones-, que se pasa al tomar la bifurcación hacia Fisterra, da empleo a cientos de personas; es también agricultura: el sustento y forma de vida en muchas de sus aldeas; y es servicios: hasta cuatro albergues privados se abrieron entre 2010 y 2012 y cuenta con centros comerciales, tiendas, mercado dominical, bancos, farmacias y hospital.

    • CORCUBIÓN:
      Corcubión, vocablo formado por dos voces que puede traducirse como fondo de lago, es un municipio modesto pero entrañable - el de menor superficie de A Coruña - compuesto por dos parroquias: el propio San Marcos de Corcubión y San Pedro de Redonda, y habitado por unos 1.800 habitantes. Fue declarado Conjunto Histórico - Artístico en 1984. Este recodo del Atlántico fue habitado por celtas que dejaron sus huellas en el castro defensivo del monte Quenxe, un mirador privilegiado que controla toda la ría. A partir del siglo XIII los habitantes se fueron desplazando desde la ladera de la montaña - esta especie de península tiene un gran desnivel que el peregrino cata en la subida a la aldea de Vilar - hacia el mar. La parroquial de San Marcos, declarada Bien de Interés Cultural, se construye tras esa época y gran parte de su estilo puede considerarse gótico marinero, aunque la fachada es neogótica y alguna capilla barroca. Luciano Huidobro resalta la relación de Corcubión con Venecia: "caso curioso y digno de notarse, la advocación a San Marcos: La Señorísima Señoría de Venecia se halló durante la Edad Media íntimamente ligada por los vínculos de su activismo y astuto comercio con este puerto galaico. Aquí arribaban las naves venecianas en busca de metales y los ricos productos del país".

      En la calle Antonio Porrúa se puede ver la capilla del Pilar, de 1931 y ahora destinada a diversas actividades culturales. En la parroquia de Redonda, a desmano del caminante, se encuentra la iglesia románica de San Pedro, del siglo XIII con varias tallas de San Pedro, San Juan Bautista y las Vírgenes del Rosario y de las Mercedes. Una visita más detenida a la localidad permite descubrir los pazos de los Condes de Traba y el de Altamira y también edificios modernistas y burgueses como Casa Miñones. En punta Pión se alza el castillo del Cardenal que, junto al castillo del Príncipe de Cee, se construyeron en el siglo XVIII para sellar la ría de las posibles incursiones extranjeras defendiéndola de los ataques.

    • FISTERRA:
      Fisterra, la última porción conocida de tierra habitable durante siglos y siglos para muchos. Donde el sol sucumbía al ocaso y desaparecía tras las oscuras aguas del Atlántico, un tenebroso escenario pero a su vez apacible hogar para criaturas fantásticas y monstruos. Fue poblada por tribus celtas, como los nerios, que adoraban en sus altares al dios sol, y también por romanos. Hasta aquí llegó el general Décimo Junio Bruto y su ejército cuando conquistaron lo que sería su futura Gallaecia. En Duio, una de las parroquias del municipio, hay vestigios de la legendaria ciudad de Dugium, que al parecer fue sepultada bajo las aguas. Aparece citada en el libro III del Codex Calixtinus, que narra la traslación del cuerpo de Santiago, cuando los discípulos del Apóstol visitan al prefecto de Duio y éste ordena su arresto pero consiguen huir. Fisterra es, ahora más que nunca, y desde siempre, lugar de viaje y peregrinación. Ya en el siglo XII hay documentos que citan la llegada de peregrinos a este confín apartado y son varios los viajeros que en los siglos XIV, XV y XVI relatan sus experiencias personales hacia el Finis Terrae.

      El actual municipio tiene 5.000 habitantes y está formado por el núcleo principal y las parroquias de San Vicenzo de Duio, San Martiño de Duio y San Xoán de Sardiñeiro. Fisterra es un claro exponente de villa marinera, con su puerto, sus embarcaciones de bajura, su lonja y un trazado urbano poblado de casas de piedra dispuestas en calles estrechas.

      • Capilla de Nuestra Señora del Buen Suceso:
        Iglesia barroca de 1743 situada en la plaza de Ara Solis. El crucero muestra a Cristo crucificado y a la Virgen del Socorro.

      • Castillo de San Carlos:
        Es de mediados del siglo XVIII y está situado sobre la céntrica playa de Ribeira. Su construcción fue parte de un plan defensivo de la ría junto a dos castillos de los municipios de Cee y Corcubión.

      • Iglesia de Santa María das Areas:
        Se encuentra junto a la carretera que sube al Faro. Su origen se remonta al siglo XII. Alberga la talla gótica del Cristo de Fisterra, una imagen envuelta en leyendas. Tiene Puerta Santa y un Santiago Peregrino del siglo XVII.

    Epílogo a Fisterra y Muxía Etapa 4: Olveiroa - Muxía

    Los albergues

    Información sobre la etapa 4: Olveiroa - Muxía

    LLegados a Hospital, topónimo de referencias jacobeas, el itinerario se bifurca en dirección a Fisterra o Muxía. Hacia esta última, los peregrinos descienden primero hasta la capital de Dumbría, con todos los servicios y un vanguardista albergue, y se internan en el concello muxiano por un horizonte agrícola de hórreos y sembrados. De Trasufre a San Martiño de Ozón es un paseo holgado por pistas vecinales y forestales, y a partir de aquí se suceden varias subidas y bajadas cortas que pesan más en el ánimo que en las fuerzas. Destaca en este tramo la soberbia iglesia románica de San Xulián de Moraime, de bellas portadas laterales, y el acceso a la playa de Espiñeirido, ya a las puertas de Muxía. El Santuario de la Virgen de la Barca y las piedras que conformaban su nave son un buen remate para esta prolongada etapa.

    El itinerario

  • Km 0. Olveiroa (Albergues. Bares)

  • Descendemos la calle del albergue y giramos a la derecha para salir de Olveiroa por la pista asfaltada. Hay que prestar atención porque en breve, a la altura del mojón 34,558, debemos torcer a la izquierda para cruzar un arroyo y tomar una senda encajada que desemboca en la pista que se dirige al embalse do Castrelo. Tras una curva cogemos, por la derecha, un camino que sube hacia una línea de aerogeneradores. Más adelante dejamos este camino y avanzamos por la ladera de la montaña con unas vistas increíbles del río Xallas, que fluye encajonado por una tupida vegetación. Terminamos bajando al lugar de Vao de Ripas, donde cruzamos el río de Hospital por un puente de piedra (Km 2,7). Salvamos una cuesta y entramos en Logoso, aldea situada en las laderas del monte Castelo.

  • Km 3,7. Logoso (Albergue-Tienda. Bar)

  • Atravesamos este pequeño lugar y abordamos una llevadera subida hasta la aldea de Hospital, donde cogemos la carretera CP-3404 (Km 5,1). A los pocos metros hay un bar a mano izquierda. Pasado el bar acortamos un trecho por la carretera antigua para desembocar en la rotonda donde se encuentra el mojón que bifurca los caminos a Fisterra y Muxía . ¡Consultar etapa 3 para el trayecto hacia Fisterra!.

  • Km 6. Bifurcación Fisterra y Muxía

  • Continuamos de frente hacia Muxía por el arcén de la DP-3404 y acompañados por los gigantes del parque eólico. Tras 1,1 kilómetros dejamos la carretera por el arcén izquierdo, justo en la señal oficial que marca 25,880 kilómetros hasta Muxía, y bajamos bruscamente unos metros para cruzar el rego de Vao Salgueiro, tributario del río Fragoso (Km 7,2). Unos 400 metros más adelante volvemos a cruzar la carretera para tomar el camino que sale de frente y que nos ahorrará varias curvas pronunciadas de la carretera. El itinerario regresa una vez más al asfalto durante 200 metros y vuelve a dejarlo por la izquierda para descender hasta As Carizas, aldea de la parroquia de Santa Baia de Dumbría (Km 8,7).

  • Km 8,7. As Carizas

  • Giramos a la derecha en la calle principal, cruzamos más adelante la pista asfaltada y cogemos un camino rural que conduce hasta la zona deportiva de Dumbría. Nos llamará la atención una construcción vanguardista con volúmenes de colores. Se trata del albergue de peregrinos inaugurado en 2010 y financiado por Inditex (Km 9,6). Pasada el área deportiva de O Conco, con amplia zona ajardinada y de descanso, salimos a la carretera y giramos a la izquierda para pasar el rego de Cheo y subir a Dumbría.

  • Dumbría (Todos los Servicios)

  • Nada más entrar vemos la plaza con un bonito hórreo, un crucero, la iglesia de Santa Eulalia - de los siglos XVII y XVIII y manteniendo la portada de estilo románico - y la casa rectoral. Como capital del Concello cuenta con bares, tienda, cajero, Centro de Salud, etc. La población está partida por la DP-3404 y lleva más de un kilómetro atravesarla. A la altura del Centro de Salud de Dumbría (Km 10,7) seguimos por la izquierda y bajamos por la carretera que salva el río Fragoso.

    De inmediato salimos a la AC-552 (A Coruña-Fisterra), la cruzamos con mucha precaución y enlazamos con el camino que nace de frente. Un camino, al principio por un piso mullido y luego siempre sobre gravilla, encauzado por muretes de piedra y rodeado de toda una suerte de monte bajo, algún pino y eucaliptos sin orden ni concierto. Nos lleva en dos kilómetros hasta la aldea de Trasufre, de la parroquia de San Pedro de Coucieiro y ya perteneciente al Concello de Muxía. Alberga la capilla de Nuestra Señora del Espino, donde cada tercer fin de semana de septiembre van los romeros a sanar sus verrugas en la fuente (Km 13,5).

  • Km 13,5. Trasufre

  • La señalización oficial rodea el pueblo y continúa por la pista vecinal. Envuelto por los campos de cultivo vemos a nuestra derecha la aldea de Calo y proseguimos para cruzar el río Castro, casi oculto por el bosque de ribera. Viaja a lo largo de 30 kilómetros desde el monte Escaleira hasta la ría de Lires. Al lado se encuentran las Casas da Ponte y cogemos la pista asfaltada que sale a la derecha, donde está la señal de los 18,734 kilómetros a Muxía. Por ella, tras varios giros de noventa grados, alcanzamos Senande, que nos recibe con la eterna figura de la Galicia agrícola: el hórreo. Senande es el núcleo más grande de la parroquia de San Ciprián de Vilastose y está situado en el ecuador de la etapa. A mano derecha hay un bar y más adelante una tienda.

  • Km 16. Senande (Bar. Tienda)

  • Nos desviamos a izquierda en dirección a Agrodosío, Vilastose y Casanova. Pasamos el primer núcleo disperso y nos encaminamos hacia el lugar de A Grixa, donde vemos la iglesia parroquial y al otro lado la espadaña, aislada sobre un muro (Km 17). En seguida de A Grixa torcemos a la izquierda por la carretera vecinal y no hay que despistarse porque a los 250 metros hay que dejar la pista por la derecha y coger un camino. Es posible que el mojón oficial esté cubierto en parte por la vegetación. Comienza ahora un tramo cómodo de unos 4 kilómetros por camino y pista forestal que atraviesa los montes de Vilastose y de Raposa y que lleva hasta Quintáns, pueblo de la parroquia muxiana de San Martiño de Ozón. A mano derecha saludamos la capilla de San Isidro, cruzamos la AC-440 y torcemos a mano izquierda en la plaza. Varios bares permiten de nuevo hacer una pausa.

  • Km 21,3. Quintans (Bar. Tienda)

  • Visitamos Quintáns de punta a punta y después de una vaquería avanzamos por pistas asfaltadas y de tierra con vistas al valle donde se asienta Ozón. Un tramo herboso y un breve paso por el empedrado del Camino Real (bar a mano izquierda) sube hasta el conjunto de hórreo e iglesia de San Martiño de Ozón. El hórreo es uno de los más grandes de toda Galicia, se sustenta en 22 pares de pies y mide más de 27 metros (Km 22,7). Dejamos la iglesia a la derecha para subir hasta el vecino Vilar de Sobremonte. En este breve tramo podemos ver el camino recorrido desde Quintáns.

  • Km 23,6. Vilar de Sobremonte

  • En el mismo Vilar el Camino se interna de nuevo en el monte y tras una cuesta inicial, llanea y desciende plácidamente a Merexo (Km 25). Al otro lado de la ría formada por la desembocadura del río Grande podemos ver Camariñas. El núcleo principal de Merexo queda a la derecha y tomamos la carretera local durante kilómetro y medio para acercarnos a Os Muiños. En medio de la población cruzamos el río Negro y tras la panadería salimos junto a la carretera.

  • Km 26,8. Os Muiños (Bar. Tienda. Farmacia)

  • Pasada la farmacia seguimos por la derecha en dirección a Playas de Os Muiños. Seiscientos metros después, junto a una casa, giramos a la izquierda y subimos por un camino herboso (es posible que esté sin limpiar y la vegetación llegue hasta la cintura) hasta la carretera y la iglesia románica de San Xulián de Moraime (Km 28). Consta de tres naves y tres ábsides y bellas portadas laterales repletas de detalles. En el interior se destaparon unas pinturas murales de dudosa datación que están divididas en ocho lienzos. El día prosigue por el lugar de Casas Novas y continúa en ascenso hasta la AC-440, que cruzamos con precaución para llegar hasta el monte de San Roque y su capilla (Km 29).

    De inmediato entramos en Chorente y al llegar a las últimas casas tomamos un camino entre helechos. Unos 600 metros después hay que torcer a la izquierda, hay un mojón jacobeo no muy bien situado, y tomar la senda estrecha que desciende hasta la playa de Espiñeirido (Km 30,4). En este punto se puede continuar por la pista asfaltada o por el paseo de madera que bordea la playa. Escogemos esta última opción y desembocamos en la AC-440 a la entrada de Muxía (Km 30,8). Entramos por ella y pasado el Hostal La Cruz hay una señalización junto al arcén izquierdo que guía hasta el albergue de peregrinos, en la calle Enfesto.

  • Muxía (Todos los Servicios)

  • Para llegar hasta el Santuario de la Virgen de la Barca, asolado por un virulento incendio el día de Navidad de 2013, continuamos siempre de frente por el paseo, junto a los puertos pesquero y deportivo, y en el centro de la población hay una señal que nos dirige hacia la Oficina de Turismo, donde se recoge la Muxiana, y el Santuario. De camino a éste pasamos junto a la iglesia de Santa María, que ocupa la parte baja del monte Corpiño y presenta trazas del románico de transición y del gótico. Alberga la capilla gótica del Rosario, del siglo XIV. Medio kilómetro después llegamos al Santuario la Virgen de la Barca. El origen de una capilla en este lugar puede remontarse a los siglos XI o XII pero el primer documento que hace referencia al Santuario es de 1544. El templo actual es barroco de 1719 de una sola nave. En los alrededores se encuentran la Pedra de Abalar, la Pedra dos Cadrís, la Pedra do Timón, que guardan relación con la leyenda de la llegada de la Virgen a estas costas en una barca de piedra y su aparición al Apóstol Santiago para animarle durante su predicación (Km 32,5).

    Las dificultades

    • Precaución en el cruce con la AC-552 (Carretera A Coruña - Fisterra):
      A la salida de Dumbría, nada más pasar el río Fragoso, hay que prestar mucha atención al cruzar la AC-552.

    • Tramo pesado desde San Martiño de Ozón:
      La etapa es muy llevadera durante los primeros 23 kilómetros hasta San Martiño de Ozón. A partir de este punto hay una sucesión de subidas y bajadas que hacen muy pesado y largo el último tramo de la jornada.

    Observaciones

    • Hay albergue de peregrinos en Dumbría, por lo que puede dividirse la etapa en dos tramos, aunque desiguales. El que haya dormido el día anterior en Santa Mariña y pretenda ir primero a Muxía, puede hacer una etapa de 22,6 kilómetros pasando Olveiroa y llegando directamente hasta Dumbría.

    En imágenes

    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez

    Qué ver, qué hacer

    • MUXÍA:
      Muxía es una villa marinera de la Costa da Morte descolgada entre los montes Corpiño y Enfesto y es capital de un municipio integrado por 14 parroquias que suman unos 5.500 habitantes. Cada vez son más los peregrinos que, dilatando al máximo su aventura, recaen en Muxía tras visitar Fisterra o viceversa. Manuel Vilar finaliza su Viaje al Fin de la Tierra diciendo que "la leyenda de la aparición de la Virgen de la Barca es el contrapunto final a este Camino y lo vincula claramente con el culto Jacobeo, aunque pensamos que la construcción de la leyenda es posterior al nacimiento del culto a Santiago en Galicia y en la elaboración y difusión de la misma tendrían un papel importante los frailes del convento de Moraime, en un intento de darle protagonismo a este territorio, que podríamos calificar como de periférico".

      No hay documento que atestigüe la fecha exacta de su fundación. Recibe el estatuto de villa sobre el año 1345 y al parecer su origen está vinculado con el monasterio de San Xulián de Moraime antes descrito y con el propio Santuario de Nuestra Señora de la Barca. Invadida por tropas francas en varias ocasiones, en Muxía ya destacaba la actividad pesquera a comienzos del XIX, sobre todo en lo referente a la sardina y el congrio, y la bonanza económica vino en los años 70 de la mano del descubrimiento de un caladero. Actualmente Muxía basa su economía en la actividad pesquera, inferior a décadas pasadas, y en el sector servicios, abasteciendo a los núcleos rurales del municipio.

      En su patrimonio cultural destacan la iglesia parroquial de Santa María y el Santuario de la Virgen de la Barca, epicentro de una popular romería, de las más multitudinarias de Galicia, que se celebra en septiembre. El día de Navidad de 2013 el Santuario sufrió un trágico incendio que asoló buena parte de su riqueza patrimonial y las obras de reconstrucción se alargarán durante 2014 y los años venideros. También hay dos fiestas gastronómicas de relevancia, que tienen como protagonistas al congrio y el pulpo, y durante todo el año se puede aprovechar la visita para probar su oferta de pescado y marisco. En Muxía aún se conservan varios secaderos de congrio y son los últimos que podemos encontrar en la Costa da Morte. Se ven de camino hacia el Santuario y son estructuras realizadas con troncos de madera, llamadas cabrias, donde se cuelga el pescado y se expone al sol. Muxía también destaca por su artesanía y en Semana Santa y verano tiene lugar una feria especializada.

    Epílogo a Fisterra y Muxía Etapa 5: Fisterra-Muxía - Muxía-Fisterra

    Los albergues

    Información sobre la etapa 5: Fisterra-Muxía - Muxía-Fisterra

    Recorrido de doble sentido que concluye en Muxía o en Fisterra según el itinerario que siga cada uno. Es una etapa rocosa, el tramo de Fisterra a Lires es un subir y bajar por pistas y bosques, sobre todo de coníferas, y pisa el territorio de la legendaria ciudad romana de Dugium, donde, enviados por la reina Lupa, llegaron los discípulos con el cuerpo del Apóstol Santiago. Desde Lires, sobre el río Castro que estrenó puente en 2010, se va ganando altura hasta el Facho de Lourido, la cota más alta de la etapa y antigua atalaya donde se encendían hogueras para avisar de los peligros que acechaban a estas costas. Un reparador descenso conduce a Xurarantes y la playa de Lourido, de arena blanca protegida por dunas, preámbulo de Muxía.

    El itinerario

    ¡Aviso! Es necesario sellar en Lires la credencial si se quiere pernoctar en el albergue público de peregrinos de Muxía.

  • Km 0. Fisterra (Todos los Servicios)

  • Hay que volver sobre los pasos que nos trajeron hasta Fisterra. Desde el albergue de peregrinos regresamos de nuevo hacia la playa de Langosteira, pero antes de bajar, más o menos a la altura de la cruz de Baixar, tomamos la carretera y seguimos las indicaciones del primer mojón situado junto al hotel Arenal. La pista asfaltada nos acerca a la parroquia fisterrana de San Martiño de Duio. La iglesia, junto al Camino, es barroca de 1717 y está compuesta de una sola nave con sacristía adosada. El nombre de Duio remite a la legendaria ciudad de Dugium, sumergida bajo las aguas y lugar que los discípulos de Santiago visitaron para solicitar el enterramiento del Apóstol, según cita el Códice Calixtino del siglo XII.

  • Km 1,7. San Martiño de Duio

  • Dando un pequeño rodeo pasamos por Escaselas (Km 2,8) y llegamos hasta Hermedesuxo de Baixo, que vemos a mano izquierda (Km 3,6). En este punto el camino oficial se desvía a la derecha hacia San Salvador, aunque algunos peregrinos continúan recto por la recta asfaltada. Es la conocida variante de Rostro. Enlaza en Padris y aunque es más corta no merece mucho la pena porque rueda siempre por asfalto. En el último tramo se ve el arenal de Rostro, casi siempre a través de los pinos, pero no se pisa la playa en ningún momento.

    El oficial visita San Salvador y remonta por bosque hasta Rial (Km 6,3) para bajar a Buxán (Km 7). Posteriormente se dirige hacia Suarriba, a mano derecha (Km 7,9), y Castrexe (Km 8,6) . Por pista de concentración se acerca hasta Padrís, última de la serie de aldeas pertenecientes a la parroquia fisterrana de Sardiñeiro.

  • Km 9,7. Padris

  • En esta aldea liga la variante que viene desde la playa de Rostro y podemos ver el Atlántico precedido por cultivos de maíz y pinares. Justo a la salida nos internamos por una senda excavada entre los helechos que divide las lindes de pinos, un tramo precioso que termina en Canosa, donde tenemos un merendero (11,8).

    Retomamos la bajada a Lires pegados al río y por buenos tramos sombríos. De camino a esta parroquia de Cee debemos prestar mucha atención a la señalización. A la entrada de Lires vemos el templo de San Estevo de principios del siglo XVII y superado éste viramos a la derecha junto a una casa rural. Hay más de un alojamiento en Lires y también bar (ver observaciones). Recorremos en subida la población y dejamos el desvío al bar a la derecha. Es la única localidad de la etapa con servicios así que es casi obligado renovar fuerzas en esta localidad.

  • Km 13,6. Lires (Alojamientos. Bar. Tienda)

  • El itinerario deja Lires y baja al río Castro. Hasta comienzos de otoño de 2010 los peregrinos debían salvarlo por unos trancos de piedra pero construyeron un puente poco agraciado que salva este punto conflictivo. Manuel Vilar Álvarez en su Viaje al fin de la Tierra recuerda que "la toponimia en esta zona hace clara referencia en el pasado al cruce del río en barca: Agra das Barcas y Agra de Tras das Barcas Vellas". El otro lado del cauce ya pertenece al Concello de Muxía y, ojo, a setenta metros el Camino se desvía a la izquierda y visita Vaosilveiro (Km 14,5).

    Tras un breve rodeo por camino entroncamos por una pista asfaltada que nos dirige hasta Frixe (Km 15,8), donde se ha habilitado un local cubierto con máquinas expendedoras, con mesas y baño. El grueso de la población queda a mano derecha y torcemos a la izquierda para tomar una pista entre un pinar. Más adelante cruzamos una carretera - la señalización oficial marca 12 kilómetros hasta Muxía - y retomamos la pista hasta Guisamonde (Km 18,2). Aquí vuelve el asfalto y continúa, en subida, hasta la casa de López y un crucero y fuente que nos dan la bienvenida a la parroquia muxiana de Morquintián. El trazado no visita directamente la iglesia de Santa María y prosigue por la carretera vecinal.

  • Km 20. Morquintián

  • Algo más de un kilómetro después de Morquintián viene un punto con doble señalización. ¡Atención! Al llegar a un cruce hay una bifurcación: un mojón oficial guía a la izquierda hacia una variante que más adelante no está señalizada. Lo más prudente es continuar hacia la derecha siguiendo las flechas amarillas pintadas sobre el asfalto. A 350 metros el itinerario se desvía por la izquierda y ya toma un camino despejado que sube hasta las inmediaciones del Facho de Lourido, la cota más alta de la etapa a 269 metros. Se trata de un tramo muy tendido pero a estas alturas de etapa ya empieza a pesar. La voz gallega facho viene a significar la hoguera y el lugar o atalaya donde se enciende para avisar sobre algún peligro (Km 22,4).

    Un camino ancho desciende hasta la siguiente aldea: Xurarantes (Km 24,7). A la salida cogemos una pista vecinal y pasamos junto a la fuente de Bico. De inmediato, al llegar a la carretera, hay otro aprieto con las señales. De frente, unas flechas animan a internarse por una senda. Ésta baja directa hasta la playa de Lourido tras un corto tramo de dunas, pero una vez allí hay que subir sin remedio hasta la carretera. El itinerario oficial, la opción que recomendamos, sigue la carretera y bordea la playa por encima (Km 26,1). Hasta Muxía ya no hay pérdida. Nada más entrar en Muxía la señalización nos guía hasta el albergue público, girando a la derecha por la rúa Campo das Pinas y por la rúa os Malatos y Enfesto (Km 28).

  • Muxía (Todos los Servicios)

  • Una vez acomodados en el albergue (también hay otro albergue privado junto a la Oficina de Turismo), la tradición empuja a visitar el Santuario de la Virgen de la Barca, asolado por el incendio que tuvo lugar el día de Navidad de 2013. Hay que bajar a la calle de Manuel Lastres y aquí girar a la derecha hasta la calle Real, que seguimos por la izquierda. De camino al Santuario podemos entrar en la oficina de Turismo, donde podemos recoger la Muxiana. Después nos encontramos con laiglesia de Santa María, que ocupa la parte baja del monte Corpiño y presenta trazas del románico de transición y del gótico. Medio kilómetro más adelante se encuentra el Santuario. El origen de una capilla en este lugar puede remontarse a los siglos XI o XII pero el primer documento que hace referencia al Santuario es de 1544. El templo actual es barroco de 1719 de una sola nave. En los alrededores se encuentran la Pedra de Abalar, la Pedra dos Cadrís, la Pedra do Timón, que guardan relación con la leyenda de la llegada de la Virgen a estas costas en una barca de piedra y su aparición al Apóstol Santiago para animarle durante su predicación (Km 29,3).

    Las dificultades

    • Trazado en ambas direcciones:
      Esta etapa se puede hacer tanto de Fisterra como desde Muxía. La señalización es doble y además hay flechas pintadas en las dos direcciones.

    • Nueve kilómetros incómodos entre Lires y el Facho de Lourido:
      Con 14 kilómetros en las piernas toca afrontar un tramo de 9 kilómetros que mira casi siempre hacia arriba.

    Observaciones

    • Al igual que la Fisterrana, la Muxiana es un documento firmado por la alcaldía de Muxía que acredita la peregrinación hasta este lugar. Se puede recoger en la Oficina de Turismo.

    • En el lugar de Queiroso se encuentra la casa rural Fontequeiroxo. Al encontrarse a un par de kilómetros del itinerario, los propietarios van a buscar a los peregrinos hasta Lires o Frixe y los retornan a cualquiera de estos puntos al día siguiente. La habitación individual, que incluye un desayuno casero y una bolsa con alimento y bebida para la etapa del día siguiente, son 45 euros en temporada baja y 50 euros en alta. La habitación doble, también con el desayuno y la bolsa, son 60 euros en temporada baja y 70 euros en alta. Teléfono: 617 490 851.

    En imágenes

    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez

    Qué ver, qué hacer

    • MUXÍA:
      Muxía es una villa marinera de la Costa da Morte descolgada entre los montes Corpiño y Enfesto y es capital de un municipio integrado por 14 parroquias que suman unos 5.500 habitantes. Cada vez son más los peregrinos que, dilatando al máximo su aventura, recaen en Muxía tras visitar Fisterra y viceversa. Manuel Vilar finaliza su Viaje al Fin de la Tierra diciendo que "la leyenda de la aparición de la Virgen de la Barca es el contrapunto final a este Camino y lo vincula claramente con el culto Jacobeo, aunque pensamos que la construcción de la leyenda es posterior al nacimiento del culto a Santiago en Galicia y en la elaboración y difusión de la misma tendrían un papel importante los frailes del convento de Moraime, en un intento de darle protagonismo a este territorio, que podríamos calificar como de periférico".

      No hay documento que atestigüe la fecha exacta de su fundación. Recibe el estatuto de villa sobre el año 1345 y al parecer su origen está vinculado con el monasterio de San Xulián de Moraime antes descrito y con el propio Santuario de Nuestra Señora de la Barca, que ardió el día de Navidad de 2013 y cuyas obras de reconstrucción se prolongarán durante 2014 y los años venideros. Invadida por tropas francas en varias ocasiones, en Muxía ya destacaba la actividad pesquera a comienzos del XIX, sobre todo en lo referente a la sardina y el congrio, y la bonanza económica vino en los años 70 de la mano del descubrimiento de un caladero. Actualmente Muxía basa su economía en la actividad pesquera, inferior a décadas pasadas, y en el sector servicios, abasteciendo a los núcleos rurales del municipio.

      En su patrimonio cultural destacan la iglesia parroquial de Santa María y el Santuario de la Virgen de la Barca, epicentro de una popular romería, de las más multitudinarias de Galicia, que se celebra en septiembre. También hay dos fiestas gastronómicas de relevancia, que tienen como protagonistas al congrio y el pulpo, y durante todo el año se puede aprovechar la visita para probar su oferta de pescado y marisco. En Muxía aún se conservan varios secaderos de congrio y son los últimos que podemos encontrar en la Costa da Morte. Se ven de camino hacia el Santuario y son estructuras realizadas con troncos de madera, llamadas cabrias, donde se cuelga el pescado y se expone al sol. Muxía también destaca por su artesanía y en Semana Santa y verano tiene lugar una feria especializada.

    perfil de la etapa 5: Fisterra-Muxía - Muxía-Fisterra del Epílogo A Fisterra Y Muxía

    Perfil de la etapa 5: - del Epílogo A Fisterra Y Muxía

    El Camino de SantiagoGuía práctica

    ¿Qué parte quieres imprimir para llevarte al Camino?

    Ahora puedes elegir qué quieres imprimirte para llevártelo al Camino.

    El camino en bici
    Camino de San Salvador
    Actualizada la App de Camino de Santiago

    Otros servicios


    Buscar en

    Información de Copyright y aviso legal

    Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

    En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

    Fundación EROSKI

    Validaciones de esta página

    • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
    • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
    • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
    • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto