Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Inexperto huésped del Norte

La frialdad con la que se analiza todo aquello que nos rodea, que mantiene a pulso el ritmo severo del trascurrir de los días, estalla ante mil pedazos ante la emoción más pura y elemental. Cuando todo falla solo nos queda caminar. Por donde otros ya han pasado, por donde otros pasarán y por donde nadie ha ido nunca. Ir hacia delante, perderse entre los matices de los bosques y los pardos, entre habitantes de aquellas nadas y entre otras almas perdidas que buscan respuesta ¡Qué ingenuo puede ser el hombre que busca una respuesta en el trazo de tierra y barro que surca y parte en dos el verde norte! No es sino, el norte la respuesta y la solución el propio hombre.

Gracias esfuerzo inútil, por recordar a cada instante que hay vida, que hay gente que entre la soledad del camino relata sus afecciones al desconocido como si fuese su hermano, que hay finales que aún son dignos de ver y que hay felicidad en el simple hecho de seguir adelante por sendas desconocidas. Camino y vida, ¿a qué jugáis cuando os entrelazáis así? No puede hallar si no, explicación en lo que se siente y abandonar toda lógica. ¿Caminar? ¿Para qué? Le dijo su padre al partir. Para todo y para nada, caminar para vivir.

Ir hasta el fin del mundo para acabar encontrándose a sí mismo como alguien completamente distinto. Solitario e inexperto huésped del norte, te faltó valor y te sobró miedo. Empezó donde otros acaban, y entre lo irreal y lo increíble fue avanzando con constancia, empezando a enamorarse de una tierra que no le dejó otra opción que guardarla en el fondo de tu alma. Entorpeció hábilmente al parásito de la tristeza, no gracias a la meta de la senda, si no a un oxígeno y un tiempo que compartió, de tú a tú, con el recorrido. No se daban sentido el uno al otro, se apoyaban para seguir hacia adelante.

Tras reflexionar que camino y caminante ya sabían lo que habían encontrado, decidieron poner fin a su hermanamiento en una cálida despedida. Saborearon sus últimos instantes juntos en donde no hay nada más que todo lo que hay. Comunión entre tierra, mar y aire, entre luces y sombras, principios y finales. No hacía falta decirse adiós, se recordarían siempre en el lugar en el que todo termina. Los últimos minutos del gran astro brindaron sus vestiduras al mar para regar tan magno acontecimiento. Inexperto huésped del norte, es hora de volver, no sin antes no volver a ser el mismo. Gracias por dejarle ser su caminante, Camino.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto