Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Mi particular acuerdo con el Apóstol

Hacer el Camino es algo que me había planteado en alguna ocasión, simplemente por vivir una experiencia nueva, pero que por falta de tiempo siempre posponía.

Como iba a imaginar lo que el destino me tenía reservado, me iba a brindar el tiempo que me faltaba pero a un coste muy alto, mi salud.

Fue en noviembre del 2011, después de que me diagnosticaran un cáncer de pulmón en un estado bastante avanzado, cuando me puse como meta, que si lograba tener éxito después del duro tratamiento que me esperaba, realizaría el Camino de Santiago. El motivo ya no sería la búsqueda de aventura, sino la fe.

No fue hasta Octubre del 2012 cuando pude recuperar las fuerzas suficientes para emprender semejante singladura, que en mi caso tenía un hándicap añadido, las limitaciones que mi enfermedad me imponía a la hora de realizar un esfuerzo físico. Pero precisamente fue esa lucha interior contra mis limitaciones la que me daba las fuerzas necesarias para realizar el Camino.

A mi aventura se unieron cuatro amigos, que me sirvieron de apoyo en todo momento. Resulta muy gratificante recordar como Fali e ofrecía a ayudarme con la pesada mochila cuando notaba que me faltaba el aliento al subir cuestas.

Mi Camino comenzó en Sarria, desde donde partimos hasta Santiago. Todavía recuerdo como llegaba exhausto a los finales de etapa, con las fuerzas justas para ducharme y descansar para la etapa siguiente. Pensando en tirar la toalla al día siguiente y regresar a casa, pero recuperando las ganas justo después de despertarme al día siguiente e imaginar mi llegada a Santiago.

Mi experiencia fue muy satisfactoria y gratificante, por muchos motivos: en cada una de las etapas conocí a los que en primer lugar eran compañeros de viaje y luego pasaban a convertirse en amigos (de hecho aún conservo la amistad), conocí paisajes realmente espectaculares, me hizo ver la vida desde otra perspectiva y lo más importante para mí, me puse a prueba a mí mismo contra mi enfermedad, logrando ganarle la batalla por el momento.

A mi llegada a Santiago y en mi encuentro con el Apóstol, le pedí que me ayudara en mi lucha contra el cáncer, acordando con él, que por cada año que lograra prolongar mi vida, iría a visitarle realizando un Camino distinto. Si os preguntáis si Santiago cumplió el acuerdo, simplemente deciros que ya he realizado el Camino Francés, el del Norte y en una semana comenzaré el Primitivo.

¡Nunca te rindas!

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto