Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Vivir es peregrinar

Vivir es peregrinar. En el Camino de la vida te levantas cada día con la intención de cumplir con tu jornada sin saber qué te deparará. Metes tus sueños en la mochila, dejas el albergue y comienzas a caminar. Quizá con brumas, quizá con las primeras luces de la mañana, te cruzas con otros peregrinos que se dirigen a sus quehaceres. Empiezas el día confiando en que las fuerzas no flaqueen y puedas encarar las cuestas con buen ánimo. Tienes una leve idea de dónde comer o cuándo descansar, pero sonríes para tus adentros porque sabes que no puedes hacer planes. No sabes qué encontrarás tras aquella esquina, al cruzar la calle o en el próximo pueblo y mucho menos qué será de ti al final de la jornada.

Caminas con paso firme, no debes perderte. El Camino de la vida te ofrece señales, pero debes estar atento. A veces son claras, como una flecha en una encrucijada, pero hay otras más sutiles y debes estar despierto para poder interpretarlas. Puede ser un pequeño milladoiro de piedras amontonadas o una cinta atada al tronco de un árbol, pero las hay más íntimas, más personales. El Camino de la vida viene marcado por la sonrisa del camarero que te sirve el café, el saludo de la señora que te ve pasar frente a su casa, el canto de los pájaros o la foto de tus hijos en la cartera. Si el peregrino está atento, el universo entero guía sus pasos.

Si eres afortunado, encontrarás a otro peregrino o a otra peregrina que te acompañará en el Camino hasta el final. Cada uno llevará su mochila, se enfrentará cada día a sus propios cíclopes y lestrigones, pero os sentaréis cada atardecer a comentar juntos qué habéis aprendido en esa jornada. Además de tu alma gemela, en la vida encontrarás otros caminantes que te acompañarán un trecho y te ayudarán a crecer. Si vuelves la vista atrás recuerdas a amigos de la infancia o la adolescencia de los que un día te separaste porque cada uno recorre el Camino con su propio paso y no todos lleváis el mismo ritmo, pero te reconforta saber que todos sois peregrinos y que quizás los vuelvas a encontrar en el próximo bar donde pares a reponer fuerzas. A veces, te llenará de indignación encontrar a gentes que viven la vida como una competición, que prefieren correr y correr para obtener un cargo, un sueldo elevado o una cama en un albergue. Piensas que no han entendido nada, que no hay que correr para llegar, que el secreto está en el Camino, no en la meta. Luego sonríes. El Camino es de todos. La puerta se abre a todos. Cada uno es libre de decidir cómo recorre la vida. Al final, todos llegamos a Santiago.

Un cura de Nájera me animó a seguir más allá. Ultreia, me dijo. Es curioso cómo las palabras adquieren distinto significado según quién las pronuncia. He seguido su consejo. Tras darle el abrazo al santo he trascendido Santiago y me encuentro caminando por la Costa de la Muerte. Si las fuerzas no me fallan, espero llegar hoy al Fin de la Tierra y ver las aguas del océano teñirse de rojo al tragarse al sol. Mañana volveré al origen, al principio de todo. En el Camino de la vida te levantas cada día con la intención de cumplir con tu jornada sin saber qué te deparará. Metes tus sueños en la mochila, dejas el albergue y comienzas a caminar.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto