Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

El despertar de Lucía

El 29 de junio del 2015 empezó lo que iba a ser una gran experiencia. Ya en el tren y dirección a Pamplona, todo se hacía extraño, cada vez pensaba más que se me había ido la cabeza, que eso no era lo que realmente quería, tenia 15 días  de vacaciones en mi trabajo e iba a andar como una loca unos 25 km de promedio al día. De vez en cuando miraba por la ventana del tren y miraba los paisajes, me ponía a recordar lo que dejaba atrás y unas lágrimas caían bordeando mis mejillas.

En principio el bus que nos llevaba directos a Roncesvalles salía a las cinco de Pamplona y nos teníamos que desplazar hasta la estación de autobuses, no teníamos idea de donde se cogía el bus ni en que parada nos teníamos que bajar, suerte de un chico que nos ayudó y nos guió hasta la estación. Ya metida en el autobús, me sentía como extraña, me encontraba de pie, situada al lado de la puerta de salida, mi hermano se sentó en los asientos de atrás, yo no tenía ganas de sentarme,  tenia sentimientos contradictorios, tristeza, alegría, enfado, emoción, y para aumentar más esas sensaciones, estaba muy nerviosa y tal vez si me sentaba nos podríamos pasar de parada y no llegar a tiempo. Bajamos del bus con prisas ya eran casi las 17h  y en principio el otro autobús salía a esa hora, así que nos apresuramos hacia la estación para sacar el billete. Al llegar tuvimos la gran suerte que todavía nos quedaba una hora, salía a las 18h y nos dio tiempo a fumar un cigarro, ir al servicio y hacer unas compras antes de salir hacia Roncesvalles.

Me paré en una de las pequeñas tiendas de la estación y compre un colgante de un elefante para mí , ya que simbolizaba la fuerza y la buena suerte y un colgante de una concha para mi hermano, símbolo de protección, no quería que le pasara nada.

La dependienta fue muy amable y me hablaba con un tono muy agradable, lo que mas me sorprendió es que me regalara un incienso que me ayudaría en mi camino, cada vez que acabara la etapa tenía que encender un palito de incienso y eso  me daría paz y energía para el día siguiente.

Las seis menos cinco de la tarde y ya con las mochilas puestas, dirección al autobús nos cruzamos con un chico, iba por la estación con los palos de montaña, la gorra al revés y la mochila bien pegada a la espalda, mi hermano y yo nos dirigimos la mirada e hicimos una pequeña sonrisa pícara estábamos pensando  lo mismo... vaya flipado, durará 2 días en el camino, y yo pensé?.- como si nosotros fuéramos a durar mucho.

Tres autobuses y todos casi llenos, dejamos las mochilas en uno de ellos y subimos. Solo divisé dos espacios libres casi al final del todo, así que mientras me dirigía hacia mi sitio observaba a toda la gente que iba a empezar el mismo camino que nosotros, tal vez algunos tendrían los mismos nervios que nosotros o tal vez ya tendrían varios caminos bajo sus pies.

Arranco el autobús, en ese momento ya no había vuelta atrás, empecé a relajarme poco a poco y el estrés de todo el día empezó a salir, y como no, se expresó con un gran dolor de cabeza.

Ya en Roncesvalles, sabía que no podría volver atrás, mi propósito para el camino era superar muchos miedos que día a día cubrían mi mente, y sabía que hacer el camino de Santiago me ayudaría. Ya en el albergue dejamos las mochilas y paseamos por el pueblo de Roncesvalles, no tuvimos mucho tiempo ya que a las 22h cerraban el albergue y teníamos que cenar. Nos sentaron en una mesa con cinco franceses, un chino y un inglés, parecía salido de un chiste , porque solo nos comunicábamos por señas, aun así, fue bastante divertido.

Cinco de la mañana y los despertadores empezaban a sonar, no me lo podía creer, en ese momento sí que llegue a pensar que se me había ido la cabeza. Fui al servicio y me mojé la cara, mientras me miraba al espejo, me dije que yo podía con la primera etapa y si tenía que abandonar pues no pasaba nada, al menos lo había probado.

Una barrita de cereales y un café con leche, eso es lo que haría que nos diera un poco de fuerzas hasta llegar a Burguete que estaba a unos 3 km y así poder desayunar bien.

Empezamos a andar y todo me empezaba a parecer increíble, la bajada de Roncesvalles a Zubiri era como un cuento de hadas, o así me parecía a mí, el sol empezaba a salir y mostraba la belleza de los prados verdes, y yo  parecía una niña, no podía parar de mirar de lado a lado, y quería hacer tantas fotos para poder capturar esos momentos

Me encantaría poder describir todas las etapas, una a una, poder plasmar con palabras lo que significó para mí el camino de Santiago, conocí a doce personas espectaculares y nobles de corazón, cada uno con un motivo para hacer el camino de Santiago, motivos muy profundos que me hicieron crecer como persona y aprender mucho de ellos. Nos unimos en Zubiri y nos separamos en Burgos, unos acabaron el camino y otros abandonaron por falta de días, como yo y mi hermano. La nostalgia de ese 12 de Julio al despedirme de todos ellos fue muy dura. Quería continuar el camino, pero sabía que tal vez ese era mi fin y debería de ser así. La mayoría de mis miedos ya se habían quedado atrás.

Aprendí a valorar cada minuto y cada segundo del camino, empezar a entender muchas de las cosas por las que vivimos.

? EN EL CAMINO NO HAY CASUALIDADES, HAY CAUSALIDADES, TE DA TODO AQUELLO QUE NECESITAS?

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto