Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

EN EL BUEN CAMINO

Aún caminando. No he parado. Ni parar quiero. No me pesan los kilos, que ya no los llevo. Me pesan gratamente los recuerdos del Camino, que son mi consuelo, mi mantra diario. Fue un acontecimiento triste el que me puso en el Camino y una decisión comprometida la mía. En noviembre-diciembre de 2014 hago mis vacaciones en Nepal, cumpliendo así otro de mis sueños. Tras un año duro, me puse a prueba en aquellas tierras y con aquellas buenas gentes y en un amanecer rodeada por aquellas majestuosas cumbres me di cuenta de que ya estaba preparada para hacerme el Camino de Santiago.

No sabía cuándo ni cómo ni con quién ni respuesta tenía aún a muchos interrogantes.

El 25 de Abril del año pasado el terremoto nepalí respondió por mí. Tenía la necesidad de devolver a ese país todo lo que había recibido durante mi estancia allí. Ellos me ayudaron, me aconsejaron, me alentaron cuando las piernas me flaqueaban en las caminatas, cuando flojeaban mis fuerzas. Y ahora... se había dado la vuelta a la tortilla. Así que, tras un par de días pensando, por fin me decidí. Lancé un reto a mis familiares y amigos de confianza: iba a caminar por y para Nepal (copio textual aquí el Reto que envié):

NEPAL

5 LETRAS (que serán 5 céntimos de euro)

CAMINO DE SANTIAGO

775 KILOMETROS (camino francés según mi guía consumer.es)

MI RETO 2015:

Yo camino por Nepal, vosotros me ayudáis a recaudar pelas.

Por cada kilómetro que camino donáis 5 céntimos de euro.

Cuando finalice, se supone que cada uno de los que aceptéis el reto habréis donado 38?75?

 

Ellos fueron mi "carburante" desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela; sus mensajes me daban alas, hasta sentía más bien que volaba en algunas etapas; gracias a las tecnologías les ponía al día de mis avances, de mis retrocesos, de mis ánimos encendidos y de mis desánimos (muy escasos, por cierto), de las nuevas almas con las que coincidía y extranjeros y nacionales con los que una buena charla departía. Nunca antes compartí tanto en Facebook, ni imaginé que algún día lo haría.

Ellos, mejor dicho, sus aportaciones económicas (un total de 4.000 ?) fueron el "combustible" con el que pusimos nuestro granito de arena para colaborar de una modesta manera en la reconstrucción del dañado país.

Tras unos intensos e improvisados preparativos coordiné con las personas que conocí durante mi estancia en Nepal y finalmente todo lo recaudado fue íntegramente para 2 proyectos: construcción de casas básicas (llevada a cabo por Himalayan Volunteers, asociación a la que pertenece el que fue mi guía y porteador de montaña) y acogida de niños huérfanos en Katmandú (llevada a cabo por la familia amiga Adhikari, comerciantes en Patán).

Todas y cada una de las etapas que caminé, aunque se supone que iba sola, las iba andando en compañía no solo del resto de los peregrinos con los que coincidía, algunos de los cuales al verme pasar con la mochila "tuneada" nepalí me preguntaban qué significaba eso de "Help for Nepal" e incluso me daban sobre la marcha sus donativos cuando me oían tan apasionadamente contarles mi historia, sino que también me acompañaron los donantes del Reto y todos los que creyeron en mi aventura e incluso los que sin creerme capaz decidieron apoyarme y, por supuesto y sin saberlo, me hicieron una gran compañía los propios nepalíes que dieron ejemplo de cómo tenemos que caminar por la vida: ayudándonos, colaborando, apoyándonos, no desanimándonos, poco a poco, paso a paso, sin prisa pero sin pausa, con compasión, con cariño, con sonrisas, con risas, con abrazos, con educación, con empatía, con coherencia, con respeto, con fe, con responsabilidad, con amabilidad, con solidaridad, con dignidad, con humildad, con unidad, con amistad, con gratitud, con amor. El Camino se hace con Amor; se hace por Amor y desde el Amor.

Y es por eso que hoy no he querido dejar pasar la oportunidad que se me da desde este Concurso de Relatos del Buen Camino para dar las GRACIAS a todos por permitirme vivir esta experiencia con tanto Amor. Por hacer de mí una mejor persona. Por enseñarme tanto en tan poco tiempo. Por afianzarme en mis creencias de que todo lo que crees, creas; de que querer es poder; de que el amor no sé si mueve el mundo, a mí me movió mi mundo, doy fe de ello. Y gracias al Camino pude constatar que hay muchas y muy variadas gentes que no solo saben cómo caminar por la vida, sino que... afortunadamente... están en el Buen Camino.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto