Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Pie con pie

Tomamos la decisión sin pensarlo de hacer el Camino a Santiago de Compostela en familia. Mi marido, mis dos hijos, Franco de 11 años, Julián mi hijo de 13 años y yo María Luján. Somos argentinos que vivimos en España por trabajo. En nuestro país está la caminata a la Virgen de Luján, experiencia que hemos hecho estando de novios con Daniel. Todo fue emocionante, excitante, espiritual y vinculante. Desde los preparativos, las compras del calzado, organizar las rutas diarias, alojamientos... Comenzamos desde Triacastela, cada día caminábamos desde muy temprano, para comer algún bocadillo y llegar a nuestro alojamiento alrededor de las 15:00 hs. Viajábamos con niños y sabíamos que debíamos hacer descansos para no lesionarnos. Al llegar tocaba baño, y salir al jardín, en donde unos a otros nos hacíamos masajes en los pies con aceites de romero.

Nos sorprendió la hospitalidad de la gente, el silencio, y la alegría con la cual caminábamos todos los peregrinos. Estamos muy agradecidos al hostal "Paloma y Leña" que nos recibieron con sus brazos abiertos. Parece que escuchara todavía, las distintas tonalidades de voces, como trinos de pájaros se tratase diciéndonos: "Buen camino"

Íbamos con nuestras mochilas, descansábamos en los frondosos bosques, disfrutábamos cada instante.

Nos conectábamos vía Skype con nuestros familiares de argentina para que se enterasen de como iba nuestro camino.

Cada ciudad tenía su encanto particular y cada persona una historia de vida diferente, los holandeses con la bicicleta dúo terminando su camino en Finisterre, Tomás el alemán, que seguía nuestros pasos como si de nuestro Ángel de la guarda se tratase, la familia estadounidense con sus ocho hijos, que pobrecito de ellos los habían picado las chinches, los argentinos que hacían su viaje de novios, y así todos que han dejado huella imborrables en nuestro corazón.

Los días, unos más lindos que otros, por las mañanas una bruma fresca mojaba nuestros rostros, acompañando nuestro desayuno: un rico mate, típica bebida argentina, con unas galletas y frutos rojos que recogíamos del Camino. Hasta los animales del campo eran nuestros acompañantes.

Emocionante fue entrar con mis hijos y mi marido a la plaza de la catedral de Santiago, con la música de las gaitas y el replicar de las campanas. Nos abrazamos de la emoción, lloramos, y pensamos en todos nuestros familiares y amigos que queríamos que estuviesen en ese momento con nosotros.

Mi hijo más pequeño les dejó sus botas del Camino como ofrenda, tocamos al santo y participamos de la charla que se hacen con distintos peregrinos para compartir cada uno sus vivencias personales.

Fue un camino único, irrepetible, incomparable y a la vez seductor. Si seductor porque deja algo en cada uno de los que lo caminamos, que queramos volver a hacerlo otra vez. Volveremos, esta vez en bicicleta, pero siempre juntos, los cuatro, en familia...

 

 

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto