Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Ser Peregrino en el Camino

Mi opinión es que para todo aquel que haya realizado el Camino de Santiago existe un antes y un después como persona.

En mi caso son ya dos los caminos que hasta ahora he realizado de la mano de mi pareja. Y el primer día cuando te ves, por fin, dando los primeros pasos después de haber planeado hasta el último detalle éste viaje que estás a punto de comenzar, te das cuenta en ese instante de que en verdad no eres un peregrino y es entonces cuando aparecen las dudas de si podrás hacerlo, de si estarás preparado, pero los días irán pasando y al terminar serás consciente de todo, echarás la vista atrás y con perspectiva te darás cuenta en lo que te habrás convertido.

Durante el tiempo que dura esta experiencia, el camino será tu día a día donde el tiempo se toma su tiempo y no pasa rápido (unos 4 o 5 km por hora), y en donde cada etapa que llega a su fin se convierte en una pequeña superación personal. Todo es tan simple como avanzar, ver, entender, descubrir, parar, parar para descansar en ésta piedra y no en aquella por la simple razón de que no existe razón alguna, solamente porque sí, llegar, darte una ducha y descansar, al fin.

Se puede decir que el camino resulta ser una de las cosas más bonitas y adictivas que podamos experimentar en la vida y de las cuales más podamos aprender, porque entre otras cosas aprendes que ya nada es tan importante, ni tan urgente, ni tan negativo, ni tan necesario como lo era antes; en eso se resume el camino.

Al final de todo entenderás que sin darte cuenta, durante éste proceso has hecho tuyo cada uno de los lugares por los que has caminado, porque te han pertenecido y has pertenecido a ellos, cuidándolos y admirándolos a partes iguales; también sabrás que has hecho de cada lugar en el que has dormido, tu hogar, porque en ése lugar has descansado y te has sentido protegido, haya sido en un albergue, en un monasterio o en una tienda de campaña en cualquier lugar; habrás hecho de las personas con las que has compartido este viaje, tu familia, porque han estado ahí, cargando parte del peso de tu mochila y aminorando sus pasos cuando tus fuerzas flaqueaban y viceversa (por ésto un millón de gracias); y también sabrás que has hecho de tu meta, tu objetivo de vida, porque tan importante es el final, como lo es el proceso que te lleva a él.

Desde que das el primer paso hasta que llega el último, hay un tiempo intermedio donde construyes poco a poco tu camino como si de tu vida se tratara, y es ahí donde te conviertes en peregrino. No importa lo que lleves planeado de antemano, comenzarás dejando lo que tienes para llegar a tener lo que deseas, y ésta actitud de dejarlo todo, de inseguridad "inicial"; de constancia, motivación y lucha "durante"; y de gratificación y descubrimiento "final" es lo que te hacen ser otra persona, ser un peregrino.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto