Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Mi vida en el Camino o mi Camino en mi vida

Corría febrero de 1993, ya llevaba tiempo pensándolo, días de trabajo, pocos, solo una semana, preparándolo organizándolo y por fin en Septiembre de 1993 lo conseguí, no sé cómo pero engatusé a dos amigos y nos fuimos los tres al Camino en bicicleta de montaña, de León a Santiago, aquel viaje fue como un choque de trenes en el camino, así fue la sensación. A partir de este primer viaje no lo dejé nunca más y siempre conseguí días para volver cada año, seguí haciéndolo en bicicleta hasta el año 2001 creo, a partir de esa fecha dejé de trabajar por pasar a prejubilado de banca, con 51 años estaba libre, mi esposa trabajando y yo libre, cierto es que mi esposa me comprende y ha hecho el camino también pero no lo siente como yo pero me entiende y me lo permite.

Ese año me fui a Sevilla desde Madrid en bicicleta y a la vuelta dije me voy al Camino andando y así lo hice, cargué mochila y con mi experiencia bicicletera en el camino me encontré con mochila y en Roncesvalles, parecía nuevo, todo lo conocía pero era distinto, era otro mino, uno más de los que ya había hecho, pero distinto, era caminando, era como se había hecho desde siempre. Yo miraba a mis futuros compañeros y con discreción procuraba ayudarles por mi experiencia anterior, pero creo que el que necesitaba ayuda era yo, no me veía sin bicicleta y con mochila. Pero el tiempo pasa y y había que cenar y como siempre al Sabina el primer organizador de encuentros de peregrinos, llegas y te colocan en una mesa con otros peregrinos que no has visto en tu vida, pero sirve para romper el hielo, la sempiterna sopa y de segundo trucha y de postre yogur, llevo años cenando lo mismo, es el único menú peregrino que no cambia con los años. Primeras conversaciones sobre lo que nos espera, no digo nada de mi anterior experiencia en el camino, y pronto a la cama. Al día siguiente en el albergue y temprano, muy temprano nos despiertan y a la calle a caminar.

Así empecé a caminar que no a pedalear y desde entonces estoy caminando, fue un camino distinto, en bicicleta estaba bien, era bonito y a veces solo a veces estrellitas, sin embargo caminando todo era distinto, grandes amistades de toda una vida de un mes y ese recuerdo que te dejan cuando finaliza el camino y no los vuelves a ver, es lo más grande y si los vuelves a ver es impagable.

Allá por octubre del 2004 y después de varias intentonas para ser hospitalero lo conseguí, y me tocó la 1ª quincena de octubre en Nájera, maravillosa quincena, qué amigos los de la Asociación de Nájera, qué albergue fue genial, eso sí, yo solo, nuevo en la plaza, albergue de 92 camas y cada día de 70 a 80 peregrinos, fue agotador de 17 a 18 horas trabajando o por lo menos en activo con los peregrinos, despedirlos por la mañana temprano a  las 8,00 a.m. en la calle todos los peregrinos excepto enfermos, luego desayuna limpia y recoge la suciedad de 70 peregrinos te aseas haces la comida, te la comes y vuelta a empezar, acoger peregrinos, etc...   y a las 10,00 p.m. a dormir, nunca disfruté tanto, fue otro camino, más intenso y distinto pero otro camino. Y desde entonces un camino completo al año y una, dos o las que hagan falta, quincena de hospitalero, y no digo que todo sean rosas en el camino, ni de hospitalero, a veces pienso que fusilaría a algún colega andarín o algún peregrino que llega al albergue, pero como no tengo armamento apropiado les invito a una birra y se me quita el pasmo.

Con este cuento os cuento un cuento que me ha pasado, que he sufrido y disfrutado y que pese a mis años sigo al pie del cañón y por todos los años que me aguanten mis piernas y mis peregrinos seguiré al pie del cañón.

No lo cambio, cierto que tengo otras cosas y que las hago, hago montaña, esquí, cicoturismo pero siempre vuelvo al redil, a mi Camino.

Buen camino a todos y todos y si es conmigo mejor... para mi, por vuestra compañía.                                                                      

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto