Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Fuimos y Seremos tres

 El sacrificio es el valor de la gente noble de corazón, de la gente pura y me enorgullece tener a alguien así en mi vida. Sé que no leerá esto, pero lo que me transmitió en 18 kms... pocas, muy pocas personas me lo han transmitido en la vida.

Me embriagaban los recuerdos, los momentos vividos, pero desconecté, era mi camino, esta vez era para mí y lo iba a vivir con mis personitas especiales, con las que fueron princesas de cuento en Montserrat, sirenas en Sitges y acordes en cada latido de música que viví el año pasado.

Calor, el sol nos acariciaba las piernas y la cerveza el cuerpo... paso a paso, sendero a sendero empecé a escuchar los sonidos que da el silencio. Las pisadas de las hojas bajo nuestros pies, ese sonoro silencio que no cesa, pero que solo te recompensa si tú sigues el camino, EL Camino de Santiago.

Las gotas de agua sonaban en casa recodo, caía una y seguía sintiendo el ruido que hace al entrar en el agua minutos y minutos después... clin... clin... Las primeras ampollas, los primeros cuidados. Sin prisa, sin pausa... el calor, apretando el aire de la tarde, nos recibía y a ratos nos helaba el cuerpo.

Hubo un lugar, siempre lo hay, donde me reencuentro conmigo misma, es una zona de la etapa que llega a Pedrouzo, un tubo que los arboles han formado y que siempre me adelanto y lo paso sola, las gafas tapan los sentimientos que siempre en ese mismo punto me afloran, pienso en ella... sin saber porqué APL  siempre está en ese punto, sin saber si algún día pasó por allí... ese punto tiene algo magnético que me hace recordar, ahí hay algo, algo que me une a ella... algo que me unirá, algo; allí hay algo. Un silencio que habla, y no logro entender.

A veces me gusta ir detrás, me gusta verlas disfrutar cada paso, sonrío, vuelvo a sonreír, me gusta ver como el sol es participe de ese momento donde sus confidencias quedan en cada partícula del aire y son perennes, formaran parte del camino sus caricias bajo el sol, los besos robados o lo más deseados. El amor lleva el color de una rosa, y el gesto de un te quiero que me hace estremecer.

 

El alma del dulce se engrandecía, su sueño empezaba a sufrir seriamente, y por sueño yo no entendía llegar a Santiago; su sueño lo llevaba consigo y sufría... entre algodones y las más bellas de las caricias recuperaba su cuerpo cansado, a la vez que su propio alma se llenaba un poquito más de satisfacción; a mi, a mí el orgullo me iba a desbordar. Se resquebraja su sueño se agotaba debido a una lesión que empezaba a aparecer, su alma pide seguir, su cuerpo no puede más y hay que tratar y tratar en mitad de una zona de bosque, donde tan solo importa recuperar, masaje, curas. Se doctoró en la mejor escuela, la de la bondad, la del amor, la de la generosidad; como para no quererla, ella, y yo.

18, 18 nos separan?, y aquí? aquí si? aquí tan solo los peregrinos de alma logran hacer lo que mi amiga consiguió. A pasito, apoyada en dos bastones, sin casi poder caminar, con dolores, con vendajes, con la extenuación de los pies machacados y una rodilla pidiendo parar, 7 horas hasta subir el Monte do Gozo y algo más para pisar la plaza del Obradoiro. Un ejemplo de todo, un verdadero espíritu de querer, de poder, de soñar con entrar en la plaza con quien debía entrar. Y su partener no tiene nombre; ella,que navega muy por encima del ritmo que llevábamos, tuvo la generosidad de  mantenerse al pie, de frente y por derecho, firme ante las necesidades de quien lo necesitaba... eso no es ser buena, eso es tener los valores de la vida grabados a fuego en la piel.

Y entramos, entramos en la plaza del Obradoiro después de un duro y complicado día donde las tres fuimos una, donde solo había unas piernas, un cuerpo y una manera de entender  que antes que llegar bien y sin ella, había que llegar rotas, tarde, pero con ella.

Pisé el Obradoiro, me retiré para darles su lugar y su momento y cuando me volví a mirarles, la Catedral de Santiago, a mí, a mí se me hizo pequeña ante el momento que tenía delante de los ojos.

Un beso y un sentido abrazo a quien luchó por llegar y llegó y quien me correspondió con un beso emotivo, de los de verdad.

Un beso y un abrazo sentido a quien personificó la esencia del camino y quien me correspondió con un abrazo apretándome, que yo, que entiendo muy bien su lenguaje corporal valoré infinitamente.

Gracias amores por el regalo y a quien decidió obsequiarnos con la decisión de poner en marcha el botafumeiro en la misa del peregrino a la que asistimos.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto