Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

La luz

Todo camino tiene un comienzo, y no es otro que cuando das el primer paso y tomas la decisión de comenzarlo. Las etapas empiezan siendo cortas asentando la idea en tu mente y prosiguen buscando fechas, recursos e información. Poco a poco vas avanzando y a veces te topas con una dura jornada donde aparecen imprevistos o dudas y tienes que retrasar tu partida, a veces en más de una ocasión. Finalmente, sin creértelo mucho, acabas un buen día cogiendo la mochila, que llevas tanto tiempo preparando, y abandonas la comodidad de tu rutina para iniciar el camino que llevas tanto tiempo recorriendo en tu interior. El Camino de Santiago.

Vivido de dentro a afuera, es como una burbuja. Una gran pompa de jabón llena de momentos, sentimientos y epifanías. Un petricor de emociones. Algo completo, presente, eterno y al mismo tiempo etéreo, frágil e irreal. No es una burbuja traída por el viento hasta tu ventana, es una burbuja creada por ti y reflejo de ti. Camino a casa empiezas a notar la lejanía y como poco a poco tu espíritu vuelve a tu cuerpo y tu mente comienza a tomar el control sobre tus actos dejando en un modesto segundo plano a tu corazón, quien no está conforme en ese lugar al que tanto tiempo perteneció. La burbuja se pincha y se desvanece pero quedas impregnado de todo lo que habitó dentro de ella, de sentimientos, personas, paisajes y momentos. Ahora vives aquí y allí al mismo tiempo.

Mi Camino ha tenido varios aplazamientos por diferentes circunstancias, al final lo até todo para, según mis cálculos, llegar a Santiago un 19 de octubre. Por la absurda razón de que no me gustaba esa fecha y el día 20 siempre me ha dado alegrías lo moví todo para salir un día más tarde. Un solo día de diferencia, una sola etapa detrás o delante no me hubiera permitido conocer a las magníficas personas que yo conocí, a ese grupo mágico y dispar que se convirtió en mi familia en el Camino. Si yo hubiera hecho el Camino en otras fechas con una sola jornada de diferencia no hubiera conocido a ninguna de esas almas que me acompañaron y me ayudaron en mi proceso. Sin duda alguna nada es casualidad.

 

No puedo negar la presencia invisible de algo inexplicable, una magia que hace que, en ocasiones, todo encaje con una precisión asombrosa, confuso al principio y más claro después, como un dibujo de unir puntos numerados que termina cobrando sentido. Quizá haya cosas que hayamos dejado escritas en vidas anteriores y de las que no podemos escapar, cosas que creamos en la aurora de nuestra existencia y acontecimientos que vamos trazando sobre la marcha. Causalidades disfrazadas de azar, de personas y de confusión que poco a poco te conducen hacia donde debes estar si estás dispuesto a perder, perderte, desprenderte de ti mismo y confiar.

 

Yo fui al camino con intención de encontrarme y me he perdido más que nunca. El Camino no me ha dado respuesta alguna, no he encontrado allí lo que buscaba ni lo que quería, he encontrado lo que necesitaba. El Camino te limpia y te hace más fuerte, pero has de confiar en él. Abre tu cascarón a la fuerza si es necesario, golpea hasta abrir una diminuta brecha por la que penetra un tenue resplandor y que jamás volverá a cerrar, solo queda avanzar hacia la luz si no quieres quedarte siempre al margen de ti mismo.

 

He vuelto igual, pero no soy la misma. No me he transformado, pero si ha comenzado la transformación. He muerto en la Costa da Morte para volver a nacer entre sus olas, para comenzar a dar otra vez a dar los primeros pasos, primero titubeantes y poco a poco más seguros, como todo recién nacido inexperto, nuevo, vulnerable y poderoso. Basta un segundo para morir, pero nacer requiere tiempo. Una segunda oportunidad en la vida para quitarte lo que te sobra y empezar a ser tu en plenitud.

 

 

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto