Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Los Caminantes Nudistas

Muchas personas hablan de ello, se tienen amigos y conocidos que han vivido la experiencia, algunos otros trabajan en sitios donde ven gente que lo llevan a cabo, pero una experiencia tiene que ser vivida, no contada desde el exterior, ya que como en ese juego de niños llamado el "teléfono estropeado" se pierde información. Lo que sí es cierto es que cuando te atrapa no se sabe cuándo pero ese momento esperado en el que después de no demasiados preparativos te pones por primera vez la mochila, caminas y quitas la mitad de lo has metido porque no es necesario. 

El camino hace mella en ti, hay un antes y un después y casi siempre se empieza por quitar, vaciar... comienzas quitando peso innecesario y continúas destapándote, por eso nos llamo los caminantes nudistas. 

El ritmo frenético que nos envuelve a diario hace que olvidemos determinados valores bien arraigados en nuestro ser y destapando esas corazas que nos protegen de las agresiones externas llegamos a ser auténticos. Esa conexión que uno alcanza en el camino es porque todos nos encontramos en igualdad de condiciones "desnudos" ante nosotros y ante los que nos rodean. 

No hay cabida a sentirse juzgado, en vez de eso sientes que un desconocido se conmueve cuando escucha tus palabras, esboza una sonrisa cuando te agachas para atarle los cordones de los zapatos y no conoces ni su nombre o pone cara de asombro cuando pones una compresa en su bota para que pueda continuar andando aun lleno de ampollas.

Nos vaciamos para empezar a llenarnos..., nos llenamos de experiencias porque cada día es una aventura, de las experiencias de otros que nos abren su corazón para decirnos el porqué empezaron a andar aquel día, si por algo espiritual, porque comienzan una nueva etapa, porque tienen que tomar una decisión importante y no lo tienen claro, por una promesa a alguien que no pudo llevarlo a cabo, por pasar unas vacaciones diferentes, por conocer gente nueva... y por qué no! no tenemos que tener todos las mismas metas en la vida, pero si es cierto que algo grande nos puso allí. Personalmente me inclino a pensar en energías. Durante miles de años multitud de personas han pisado esas tierras y caminado los mismos pasos y creo que sus energías se quedaron grabadas en el camino ayudando de alguna forma a los peregrinos que cansados, hambrientos, llenos de ampollas o con alguna enfermedad caminan hasta Santiago.

He visto gente que continuaba andando con una lesión en la pierna, o incluso una mujer que terminó su camino en muletas, a una chica que por problemas de espalda tuvo que dejar que le llevaran la mochila y estaba triste por no ser ella quien la cargara, a una amiga que con los pies destrozados (y que por ello dejamos atrás) consiguió terminar la etapa y llegar hasta el final. Nunca olvidaré las caras de otros compañeros que conocimos mientras caminábamos juntos, cuando ya tarde, mientras curábamos nuestras heridas y comentábamos hazañas sentados en una terraza del albergue la vimos aparecer como el hijo pródigo, arrastrando los pies pero con paso firme, con esa mirada cansada pero orgullosa, sus rizos despeinados enganchados en una cola y una sonrisa en su rostro cuando vio nuestras caras de perplejos y nuestros cuerpos al unísono deslizarse cual ola en el mar.

En ocasiones te llenas de soledad, aprovechas esos momentos en los que no hay palabras, o buscas acelerando tu paso, estar contigo mismo para hacer balance de tu existencia o para no pensar en nada. Llegas a un estado Zen impensable en tu día a día y lo logras con bastante facilidad.

Nos llenamos de sonidos, colores, aromas (a veces no muy buenos), de nuevos amigos. Volvemos a compartir, abrimos nuestro corazón al mundo y dejamos que otros nos mimen, nos den cariño, nos cuiden, al igual que nosotros hacemos lo mismo por ellos. Damos lo mejor de nosotros desde el minuto uno porque el camino te enseña a disfrutar sobre todo del momento, del presente, del aquí y ahora, porque a algunos no los volverás a ver...

 

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto