Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Para siempre Tosantos

A partir del primer momento que una persona se interesa por el Camino de Santiago, lo que más le llama la atención es la unión que existe entre todos los peregrinos, sean ellos los que ya lo hicieron otras veces como los que están yendo por primera vez. Hay una energía difícil de explicar. Fácil de sentir.

Con seguridad, si hay un lugar que de verdad me dejó impresionado de tanta energía peregrina, ese lugar tiene el nombre de Tosantos. Un lugar perdido dentro del Camino, con pocos recursos y un albergue que transpira humildad. Además, una bellísima Ermita de Nuestra Señora de la Peña que nos brinda una de las mejores vistas del tramo francés.

Aquel veintiocho de junio llegaba al albergue bastante temprano, decidido a parar por cuenta del sol que reinaba a la una de la tarde. Seguir más kilómetros se tornaba imposible. El hospitalero me sellaba la credencial a ritmo rápido porque tenía que ir hasta la ciudad más próxima para hacer las compras de la cena. Y llevándome para el primer piso, me mostró el dormitorio: un largo dormitorio, con el piso en madeira y sin camas. Al fondo, en un costado, una pila que llegaría a unos veinte colchones de soltero. Me bajó uno, lo puso cerca de la ventana y me dijo: ??ésta es tu cama. Yo ahora voy a comprar cosas para la cena y si llegan más peregrinos, los vas colocando a tu lado?. Y así fue?

Cuando se hizo noche, el albergue contaba con más de treinta peregrinos en una cena bastante simple pero maravillosa. La energía del albergue se sentía en todos sus ambientes. Incluso en el segundo piso, donde el hospitalero hizo un altar para el ceremonial nocturno. Peregrinos de muchas nacionalidades recibían folletos con las oraciones del camino, en los más diferentes idiomas, que a continuación se cantarían. Dos pequeños gajos de árbol, atados y sostenidos con hilos formaban la cruz más significativa que habría visto durante todo el Camino. Y tres ventanas con vidrieras que poseen una fuerte simbología peregrina.

Imposible no sentir estos pequeños momentos como señales de un verdadero camino que todos los días estamos buscando en nuestras vidas. Un camino lleno de amor y de acciones verdaderas. El albergue de Tosantos sabe tan bien el significado de la palabra hospitalidad que en épocas pasadas podría muy bien haber sido un hospital de peregrinos. Y de los mejores.

Otras veces más tendré que volver. Es imposible pasar de largo. Lo que me ha enseñado ese pequeño lugar se lo debo para toda la vida y la forma de retribuírselo? será volviendo para verlo! Como un amigo que vive lejos? pero siempre que puede se toma unas vacaciones para ver a todos los que quiere y echa de menos. ¡Hasta el próximo camino, Tosantos! Ya volveré?

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto