Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Una experiencia infinita de solidaridad compartida

Éste es un relato de mi historia personal en el camino, una historia muy vinculada a mis motivos personales, a las personas que conocí y a los lugares por los que pasé. He de reconocer que no fuimos muy originales en la elección de la ruta. Salimos desde Madrid y tomamos un autobús con la intención de acabar en Santiago tras unos siete días de marcha. Quizá elegimos mal la fecha, pues estábamos a una semana del domingo de Santiago e íbamos a tomar el camino más concurrido.

No obstante, y a pesar de todos los errores de logística, no puedo más que decir que la experiencia ha sido totalmente positiva.

Para mí el camino de Santiago es una prueba contra mí mismo. El sudor, las fatigas y los dolores no responden a los votos sino a la superación personal.

La recompensa del camino no es tanto el papel que certifica que lo has hecho, sino las experiencias que acumulas mientras lo haces.

Esta última vez ha sido un viaje de pareja en el que nos hemos conocido más a fondo y hemos aprendido a amarnos tal y como somos.

En el fondo es una situación extrema, no estamos habituados ninguno de los dos a cargar con la casa a cuestas. Te duelen los pies, sudas, te sientes sucio y un tanto presionado por los peregrinos que te adelantan. Por mucho que digan que cada uno ha de llevar su ritmo al final intentas acomodarte al de los demás. Y más aún si tu pareja camina más deprisa que tú. Primero lo intentas, luego te fuerzas y acabas lesionado y con dolores que te duran una semana.

Por ello ha sido especialmente productivo, porque al segundo día me di cuenta que es mi ritmo el que debo de seguir, y no el de los demás. Rápidamente aprendimos a disfrutar de la vista, de los bares del camino y de nuestras conversaciones, ya que seis horas andando dan para hablar…

También aprendimos a hacer paradas que nos interesasen, especialmente la visita de lugares históricos. Tengo en mi memoria la visita al magnífico monasterio de Samos, donde incluso hicimos una visita guiada. Las fotos, los olores y el gusto de la comida después de la fatiga quedarán fijados en mi memoria para siempre.

Tampoco puedo dejar de mencionar a todas las personas con las que nos cruzamos: jóvenes, mayores, familias enteras, perros solitarios o amantes de la compañía, todos ellos tuvieron un momento para conversar con nosotros y compartir experiencias. Gracias a la aportación personal de estas personas puedo afirmar que la mítica solidaridad del camino existe. Se comparte todo, desde la pomada para las ampollas al gel de ducha. Es un momento único, pues esos compañeros de fatiga voluntaria, a los que te encuentras todos los días en la cola del albergue al final de la etapa, comparten tu ilusión y tu afán de superación. Luego cada uno vuelve a su hogar, pero quedan grabados en tu memoria e inmortalizados en tus fotos.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto