Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Las 3 cosas que me enseñó el Camino

Quizás porque soy de León, el Camino siempre ha ejercido sobre mí una atracción casi mágica. Desde niña he visto a los peregrinos llegar emocionados a la Catedral, salir temprando del albergue de las Carbajalas con su caminar pausado, tembloroso a veces, sentarse a descansar en alguna de las terrazas de la Calle Ancha. Cada uno de ellos me hacía soñar: "algún día, haré el Camino"

El día llegó cuando tuvo que llegar, ni antes ni después. El 1 de diciembre de 2013 salí de mi casa y me puse a seguir las flechas amarillas. El frío y la nieve más que probables en esas fechas no consiguieron acallar la voz que me empujaba al Camino. Y este es el primer aprendizaje: cuando sientas que tienes que hacerlo, sal al Camino. No esperes a que termine el invierno, a tener menos trabajo, a que los niños sean mayores o a que pase la ola de calor. Hoy es el mejor día para hacerlo. Si lo sientes así, no lo reprimas, hazlo. Ha llegado tu momento y el Camino quiere decirte algo.

Aunque conocía los paisajes y los pueblos, desde dentro del Camino todo es diferente. Los amaneceres son más bellos. Los olores del camino (leña, frío, ganado) son curativos. El crujir de las hojas bajo las botas es el amigo que acompaña tu paso. El frío de la mañana te despierta y te ayuda a llevar un buen ritmo. Los ratos de sol de diciembre en tu cara son un bálsamo. Las modestas literas son el mejor descanso, la ducha una bendición, el calor un placer. En el Camino, con sus pequeñas incomodidades, es fácil sentirse agradecido por disfrutar de aquello que de verdad importa.

Nunca te sientes solo en el Camino, siempre hay buenos compañeros, peregrinos buenos con los que compartir caminos, silencios, alegrías, tristezas, abrazos, comida, adioses, vino, risas... De repente, te sorprendes a ti mismo hablando de tus secretos profundos con alguien a quien apenas acabas de conocer. Por eso el Camino es también un poco terapéutico. Es sano hablar desde el corazón y airear las telarañas del alma.

Pero siempre, siempre, siempre, la luz brilla en el Camino. Sale lo bueno que llevamos dentro. El altruismo, la generosidad, la bondad, el saber dar y recibir. Es fácil ayudar al compañero, siempre hay alguien que necesita tu ayuda: alguien más cansado que tú, con más ampollas, más frío, más dolores, más sed... "Ánimo, amigo, descansa un poco y seguimos".

Este es el segundo aprendizaje del Camino: el Camino es la vida, lo importante. Caminar en armonía con la naturaleza, siempre hacia adelante, haciéndolo cada día un poco mejor; sacar de tu mochila todo el peso innecesario; caminar disfrutando, a tu ritmo, con compañeros o solo, si quieres. Saber agradecer por igual el sol y la sombra. Saber que todo pasa y que la esencia permanece.

La llegada a Santiago fue discreta, sencilla. No hubo fuegos artificiales, ni siquiera lágrimas. Hubo, recuerdo, la banda sonora de una gaita cercana. Y la alegría compartida con los compañeros. "¡Santiago, hemos llegado!" La misa del peregrino, una comida un poco mejor de lo habitual, intercambio de e-mails y teléfonos, abrazos y adioses. Ya en el tren de vuelta a casa, una sonrisa sincera y una limpieza total. "Ojalá sea capaz de mantener este estado mental cuando llegue a casa".

Y aquí está el tercer aprendizaje del Camino. Santiago no es el final del Camino, es más bien el principio. Nuestro verdadero Camino comienza en ese momento, cuando emprendemos el viaje de vuelta a casa.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto