Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

El camino otra vez

¿El Camino otra vez? ¿Por qué? ¿Qué te aporta?...

Estas son algunas de las preguntas que me hacen cuando vuelvo hacer el Camino a Santiago. Todas tienen algo en común, ya que son pequeños lazos que se van formando a la vez que caminamos siguiendo a una flecha que nos lleva a Santiago de Compostela.

Esta es mi tercera vez que realizo el camino de Santiago y espero que no sea la última. Cada año es diferente y mejor, ya que son experiencias totalmente distintas a las vividas.

Nuestro apóstol Santiago nos dejó este camino, aunque él no lo realizó, nosotros desde hace siglos y siglos caminamos hacia los restos del que un día vino a predicar a esté país y que hoy es nuestro apóstol. Hoy en día es muy distinto a como antaño pero aun así se respira algo especial en esas sendas. En todo el viaje sentimos un espíritu diferente, único, no importa como lo designemos. Los que hemos hecho el camino sabemos que esos bosques, montañas y ríos nos llevan a sentir que hay una magia que no se puede definir con palabras.

No importa si tienes ampollas, tendinitis, uñas de los pies que se caen, o bien si tienes algún pequeño esguince; eso carece de importancia cuando decides tomar las riendas del camino y seguir a adelante. No obstante duele, pero eso es exactamente lo que hace que el camino sea único, el hecho de que sea arduo aguantamos y sobrepasamos limites que no sabíamos que teníamos, ya que obtenemos una fuerza y resistencia que desconocemos de donde proviene. Nos ayuda a combatir el Camino y a no detenerse.

El Camino, por lo que he podido ver durante estos tres años, es un reto para aquél que lo hace, ya sea para el peregrino deportista o espiritual, todos y cada uno de ellos acaban sintiendo algo en su interior inconfundible y tentador, es tanta la tentación del peregrino volver hacer el camino como aquél que desea comerse un dulce, irresistible.

Con este relato, quiero despertar sensaciones a todas aquellas personas que desconocen el camino a que se interesen por él, que deseen hacerlo.

Muchas palabras se han extraído para definir este viaje, yo por lo menos, me quedo con dos que oímos durante todo el camino y es; Buen Camino

¿Por qué se dirá? ¿Por qué a veces, o por lo menos a mí, nos molesta oír esas diez letras que forman dos palabras? ¿Será porque tenemos miedo a que nos vaya peor de lo que tal vez ya nos está yendo? O, ¿será por el temor a que nos vaya bien el camino?...

Tantas preguntas y pocas respuestas, solo con los pasos acercándonos a Santiago de Compostela, podemos ir descifrando esos enigmas que se crean en nuestra mente y que de vez en cuando nos engañan a pararse.

Buen Camino, esta es mi teoría; las diez letras que forman esas dos palabras son simples pero con una fuerza devastadora en nuestro caminar. Si buscas en Internet, la palabra buen no se define como tal pero se puede adoptar otra forma para definirse y es el bien que se define como aquello que en sí mismo tiene el complemento de la perfección en su propio género, o lo que es objeto de la voluntad, la cual ni se mueve ni puede moverse sino por el bien, sea verdadero o aprehendido falsamente como tal. Buen es un apócope que proviene del latín bonus.

Buen, por lo que a mí respecta y por el contexto en que nos movemos, es un deseo que tienes hacia la otra persona a que el camino sea llevadero.

La otra palabra unida a Buen es Camino, que proviene del latín cammïnus, su definición entre otras es: tierra hollada por donde se transita habitualmente, en este caso ya que nos referimos al Camino de Santiago, yo lo definiría como, camino que lleva a tener la opción a conocerse asimismo, un poco aunque sea, y a tener paz y estar envuelto de belleza terrena a poder ser de arboles, riachuelos y un silencio abrumador.

Ese silencio nos abruma tanto que tememos a encontrarlo pero, ¿es eso lo que nos da miedo? ¿O es el simple hecho que una vez encontrado ese silencio nos damos cuenta de que estamos solos? Pues a mi parecer, nunca se está solo, no porque haya gente ni mucho menos, sino por la atmósfera que se respira en esas sendas, te abriga y protege, no debes temer a estar solo físicamente, no ocurrirá nada malo, lo que debes temer es a estar solo de mente. Pocas personas desconocen que nunca se está solo, siempre se tiene a alguien junto a él que vela por este.

Todo este relato ya escrito, nace de lo más vivido en mi Camino a Santiago. Deseo con fervor que en mi vida vuelva a esos caminos de piedras y flechas en que me llevan a un viaje lleno de luz, en un camino donde uno se fascina de lo que vive allí.

Todo este escrito, redacción, como lo queráis decir es un paralelismo que se menciona mucho durante este viaje y es la vida, el camino es la vida y nunca mejor dicho, nosotros vamos caminando por una vida que se da a conocer a medida que caminamos en nuestro día a día y así es como lo hacemos para llegar a Santiago. Es curioso e interesante a la vez como se asemeja una cosa con la otra y como es de importante el conocer desde lo más profundo y sincero de nuestro ser el camino como algo que nos lleva a sobrellevar el ir y venir de la vida.

Por todo lo dicho,os deseo un Buen Camino.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto