Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

De sogas y cumbres

Mi Camino empezó muchas noches antes de echar a andar. Noches de ausencias, viejas ya, que yo entretuve como pude, que fue invocando tu compañía en el viaje que me disponía a emprender.

Soñé, por ejemplo, que compartíamos el olor sordo y dulzón del trigo, caminando en silencio una calurosa mañana. Que intercambiábamos confidencias en un alto del Camino prolongado a placer y voluntad, más interesados en paladear instantes que en asegurarnos un buen colchón. Que la seguridad de tu cuerpo me sanaba a cada paso, y al final de cada etapa, y, si soy sincera, al final de todas las etapas que habrían de venir.

Les dije a todos que iba a sorprenderme, a saborear el silencio, a conectar conmigo misma, a disfrutar de los encuentros que el Camino me reservara y también de mi soledad. También me lo dije a mí misma. Y estuve de acuerdo. Y lo entendí, me puedes creer. Pero luego no sé que pasó y me eché a la espalda tu ausencia, más soñada que real, y también todas las otras, las más reales que de ensueño. No te sabría decir, yo me figuro que fue por la costumbre.

"We've got our rope and summit

Got our rope and summit

But we need to wake up

Baby wake up"*

Rope&Summit, todos tenemos cumbres por subir, todos tenemos cuerdas que cortar. La música me distrae del calor y del cansancio, pero también de mis pensamientos y de posibles compañeros de etapa que poco tienen que hacer, lo sé, de tan perfecto como te soñé. Y cruzo así, en duelo irreal, los primeros campos de trigo salpicados de amapolas, las aldeas venidas a más y las viejas ciudades venidas a menos. Todas son iguales para mí: apenas una fuente, un banco, una sombra y vuelta a empezar.

Rope & Summit. Tenemos nuestras cuerdas y nuestras cumbres, cariño, pero tenemos que despertar. El mensaje en replay se repite machacón en mis oídos, pero mi mente no parece darse por aludida. Cada amanecer, sin embargo, los cantos de los pájaros se me cuelan por los resquicios de los auriculares. Y cada etapa perfectamente planificada, tan de manual, me regala algún pequeño descubrimiento que incluso yo, en mi burbuja sonora, entiendo que me ha sido dado. Que debo saborearlo, más que agradecida, empleado mis cinco sentidos.

Rope & Summit. El paso de los días y los kilómetros me hace regalos grandes y pequeños. A la salida de Viana, los colores alienígenas de una flor de alcachofa. Aquí y allá, repartidos por el Camino, los rincones marcados por los peregrinos: piedra sobre piedra sobre piedra mostrando de manera incontestable lo que hace un gesto sencillo multiplicado por mil. Las viejas esculturas volviéndose piedra otra vez, declaradas en rebeldía mineral, en el panteón de los reyes de Nájera. Los arcos, las estelas, los adoquines redondeados por cuantos pasaron antes de mí.

Rope & Summit. Los auriculares cuelgan de mis oídos cada vez con menos frecuencia, y ese vacío me regala el sonido del viento acariciando los campos de grano, el brumbrún de un tractor lejano en un paisaje silente para la vista. El chinchín de unos bastones anunciándome la llegada de un compañero ocasional. El sonido de una lengua venida de muy lejos que nunca antes escuché. El aire recogido y digno de una humilde hermita, igualada en ese no-sonido solemne con la siguiente gran catedral.

Rope & Summit. Todo dejan entrar el silencio y el vacío que lleno contigo y con todos los demás. Lo malo y lo bueno también, aunque esto, claro, muchas veces se me olvida. Lo agradable y lo desagradable, lo animado y lo tedioso. Y pienso que quizás no haya tanta diferencia. Que tal vez todo ello sea lo mismo, transiciones inanunciadas entre un tramo y el siguiente, encuentros breves o más permanentes que dejan su poso o no, pero que como llegan se marchan para nunca repetirse tal y como los viví una vez.

Rope & Summit. Me descubro leyendo la calidad y duración de cada uno de esos momentos, con una lucidez y una ligereza de la que, por caminos mejor conocidos, rara vez soy capaz. La breve conversación con un labriego madrugador. El "Buen Camino" que se amolda a mis pasos y me acompaña en una recta solitaria. La charla a las puertas del albergue que empieza con ampollas y ronquidos y quizás acabe compartiendo mesa, alimentos y ungüentos ¿Quién sabe? ¿Caminaremos juntos la siguiente etapa? ¿Desaparecerás en un recodo del Camino? Mañana tiene la respuesta, de nada sirve preguntárselo a Hoy.

"Unmasking your fears

One by one see them disappear

Into the fog down below

Slipping is fine

As long as you don't fall"*

Rope & Summit. Dormir está bien, siempre que no te caigas. Sabia advertencia, que sólo ahora sé distinguir entre los acordes tantas veces reproducidos. También de entre mis pasos, repetidos ya muchas jornadas, he sabido distinguir los correctos. Primero, un pie hacia adelante y sólo cuando está bien afianzado, el siguiente. Siempre empezando con el talón bien clavado para acabar con los dedos anchotes, desparramados todo lo que dan de sí sobre la tierra, las piedras viejas o el arcén de la autopista. Esa es la forma correcta, sólo ahora me doy cuenta. Aunque nadie me haga de cayado, aunque tú transites por otros lugares.

* Canción: Rope & Summit. Album: Fields (2010). Artista: Junip

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto