Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Caminar con el corazón

El tren llega a Guillarei, son las 6,50 de la mañana .

Recuerdo: ?darás pasos como si no supieras andar?. Mientras voy en busca de la salida de la estación, miro el número de teléfono del taxi al tiempo que observo uno en la puerta. Me apresuro para que no me lo quite nadie. El taxista, un hombre de Guillarei, muy amablemente me ofrece compartir el taxi con una señora que venía detrás de mi con la misma intención: ?Les cobraré 3 ? a cada una y las llevo al mismo tiempo?, me pareció correcto y generoso por su parte.

Subí al coche con mochila, bastones y sombrero. La señora me miró y dijo: Va Vd. hacer el Camino?, al decirle que efectivamente era mi intención, comentó: ?como siento no poder hacerlo? ?¿sabe vd. la forma de que pudiera ganar la Indulgencia Plenaria sin caminar?? ?Estoy enferma de las piernas, no puedo?. Me dejó tan sorprendida que, solo pude decir:

Por mi parte le diré al Apostol que está Vd. aquí, llena de buenos deseos . Dándome las gracias una y otra vez, llegamos a Tui, fui a sacar mis 3 ? pero la buena mujer no me lo permitió, ?está invitada?.

Creo que el Camino está lleno de generosidad y hemos empezado un buen día.

En Tui:

Me dirijo al Bar Boby, allí desayuno y pongo mi primer sello en la credencial. Cada vez me siento más peregrina. Empiezo a caminar, torpona, mis bastones no se ponen de acuerdo con mis pies, poco a poco voy cogiendo ritmo.

Un hombretón con apariencia informal se cruza por delante de mí dirigiéndose a una cafetería, al verme retrocede y me saluda cariñosamente con su mano. ?Seguro que va a Santiago? . Más adelante él y sus tres compañeros fueron parte importante en mi caminar y como no, en mi llegada a Santiago.

Como mis ojos no están acostumbrados a las flechas amarillas, en alguna ocasión me paro sin saber por donde seguir, pero solo dura unos segundos mi duda, rápidamente algún coche, camión, etc. Que pasa por la carretera , amablemente me indica sin necesidad de preguntar.

Emprendo el camino entre árboles, un sendero de tierra muy agradable y bonito, el puente, las aguas claras y frescas del río, todo es recibido como un gran regalo. No hay nadie, escucho pájaros que se dan los buenos días, en el suelo un barrizal con unas huellas de jabalí ¿me estarán mirando detrás de las ramas? Bueno no importa, todo es paz lo que se respira .

Es la hora de la meditación, de la reflexión, de mirar hacia dentro, de llenarme de preguntas muchas de ellas sin respuesta, pero me siento bien.

Recuerdo otras palabras: ?pon tu mano en la concha de los mojones del camino, ello te dará fuerza?

Me paro y con el móvil en la derecha, trato de hacerme la foto de mi mano en la concha, no ha salido muy bien, pero luego pienso que mi mano es tosca, precisamente la elegancia no es su fuerte, es una mano con la huella del trabajo que ha realizado ?es mi mano?, no le debo dar más vueltas.

Pronto me alcanzan una pareja de argentinos, 40/50 años, rápidos como linces, especialmente ella y me sorprendo al mirar sus pies, camina con sandalias, sin calcetines y encima lleva los pies limpios.

Mas adelante en una área de descanso, coincido con ellos, han venido desde su país para hacer el Camino, es sorprendente, si les gusta caminar, en Argentina tienen mucho, no llego alcanzar sus pensamientos ni deseos.

Estando allí sentada en un banco, mientras ponía los pies en alto y bebía agua, apareció el hombretón y sus tres acompañantes, pero solo hubo un pequeño intercambio de saludos y buenos deseos.

Sigo caminando sola, pero no me siento sola, no lo puedo explicar, mi emoción por haber empezado una ilusión de muchos años es muy grande, los motivos que me mueven ahora son importantes ?tengo que conseguirlo?.

Me queda poco para llegar a O Porriño, y mis ganas de empaparme de la fuerza que tantos peregrinos han derrochado en las piedras que piso, son enormes y? vienen mis preguntas ¿quién habrá pasado por aquí? ¿Qué intenciones llevaría? ¿cual sería su motivo? Mi imaginación hace que surjan un montón de preguntas, las respuestas? todas me valen.

Llegada al Albergue:

Junto a mi credencial, llevo los mapas con todas las indicaciones de mi amigo Manu, también llevo la foto de su mano junto a la concha de señalización.

Allí me encuentro con mis cuatro compañeros de camino que se me cruzaron en los primeros pasos, pronto todos seguimos las indicaciones que llevo en mi chuleta, así llegamos al albergue, vamos a comer, reímos, hablamos, ha nacido una amistad de cuatro extremeños y una maña.

Son maestros prejubilados, aventureros, amigos de los viajes, de la amistad y desde luego muy buena gente. A partir de ahí, caminamos todos los días por separado pero juntos, yo no puedo seguir sus pasos de montañeros, pero se que en cada punto de descanso me los encontraré , me alegra tenerlos como punto de referencia para llegar al final de cada etapa.

¡Qué bien me siento! Y no es solamente por la ducha, la cama y después de comer un buen filete, me siento bien conmigo misma, por haber llegado y porque seguramente mi Ángel de la Guarda me llevó la mochila, estaba demasiado cargada, 12 kg. ¡mucho!, pero no he sentido el peso, mi espalda no se resintió, pronto mi cuerpo se ha convencido de que solo es eso, un cuerpo, la fuerza interior, la que está en mi cabeza y en mi corazón creo que esta vez le ha ganado.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto