Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Milagro sin acuse de recibo.

Aire espeso y premonitorio. Una subida pedregosa que se atraganta. La soledad y el sudor se abaten sobre mi cabeza y los rayos de sol intentan huir de las nubes que se ciernen amenazadoramente. A lo lejos, un mojón, como pintado en un lienzo de cielo gris, me invita a seguir por la izquierda. Esto se merece una fotografía. Miro a mí alrededor y los altos árboles me recuerdan con su silencio que llevo días solo. Decido colocar la cámara sobre el suelo y captar la instantánea, y es cuando alguna ley de Newton hace el resto. Mi pantalón ha decidido suicidarse ante mi atónita mirada. Escena cómica si no fuera porque carezco de otro de repuesto y me queda otra jornada para arribar a algún pueblo con tiendas. Gajes del fantasmal camino aragonés. A pesar de todo, hago la foto para la posteridad de mi amor propio, y emprendo la marcha ante la atenta mirada de los pájaros, que parecen reírse desde su altiva posición.

Próximo parada, un pueblo con el único servicio de bar, calles vacías y ventanas cerradas. Allí, mientras me tomo discretamente un café, confirman mis augurios, aún queda un día para poder comprar lo que necesito. A la salida, un perro me mira con sorna.

Es entonces, unos kilómetros mas allá, cuando observo un árbol a la vera del camino, solitario, tímido, decorado de forma extraña. Conforme me acerco, voy reparando que el adorno no es de Navidad sino… ¡un pantalón vaquero! Miro a mi alrededor y allí no había nadie que pudiera reclamarlo, ni piscinas, balsas o albercas próximas. Era un pantalón de mi talla, limpio, de hombre y sin dueño conocido.

El Camino me daba sin acuse de recibo lo necesario para continuar mi peregrinaje. Faltaba que se abriera el cielo y cayera un haz de luz para simbolizar un auténtico milagro a lo Marcelino, pan y vino. Pero el mundo no está para estos alardes, y el Camino no iba a ser más.

La Ruta de las Estrellas, al igual que la vida, concede cada día estos y otros milagros. Están ahí, sólo hay que descubrirlos.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto