Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Beneficios mentales

Beneficios mentales

Llevaba mucho tiempo queriendo hacer el camino de Santiago una vez de haber conocido a gente que lo había hecho y haberles escuchado contar los beneficios mentales, las sanaciones del alma y las experiencias acerca de este ?viaje?. En un principio me parecía una aventura más que una experiencia espiritual. Para una persona como yo tan rutinaria era difícil de entender que puede mover a alguien a abandonar sus comodidades para emprender un camino, de en mi caso más de 200 km, o lo más curioso de comprender, hacer unas mini vacaciones andando y sufriendo... eso que era un misterio para mí, una vez vivido ya he comprendido.

Todo ser humano tiene un momento en la vida en el que se pregunta si hay algo más y tiene que convencerse a sí mismo de que la rutina diaria y los placeres son necesarios y agradables, pero que tiene que haber algo más espiritual. Yo en mi caso, llevo más de 2 años, en ese proceso que creo de evolución mental, por el cual uno intenta comprender desde varios puntos de vista las situaciones a las que uno se ve envuelto a lo largo de los días, las semanas y en definitiva en la vida?, y como las personas que me narraban su camino o el de conocidos coincidían en los efectos sanadores y las excelencias de este, empecé a pensar seriamente si esa aventura podría aclarar algunas dudas existenciales.

Había leído que el apóstol Santiago había escrito: ?Todo lo que pasa en nuestra vida tiene un propósito y es importante que cada uno vivamos cada una de las experiencias que Dios ha planeado?, esta frase sumada a mi inquietud por retomar ese espíritu aventurero del que hago gala muy a menudo y que se quedó olvidado no sé si en el del sofá, (al cual tengo mucho cariño además de tener la forma de mis gemelos o nalgas), hizo que una idea, al poco tiempo se tornase en una realidad tangible con la esperanza de hallar un cambio y unas aclaraciones, o quizá solo romper esa monotonía diaria, dejar a un lado esa sensación de que la armonía suprema está en el sofá,

Después de varias intentonas en diferentes épocas, para realizar el camino de Santiago bien con amigos o con la familia, y al ver que unos y otros siempre declinaban la partida por diferentes motivos, me decidí sin dudarlo a ponerle límite de fecha a mi viaje, no recuerdo bien el momento exacto ni como me vino a la mente, pero en agosto de 2013, comuniqué a la familia mi deseo de realizar el camino al año siguiente, no sabía bien la fecha, pero si la consecuencia de esa decisión, era un decisión irrevocable, y lo comunicaba con la esperanza de que alguien se animara a participar en este acontecimiento, y en vista del desenlace; o no soy lo suficientemente convincente o mi entorno no deseaba embarcarse conmigo en este recorrido?

La cosa fue tomando forma a medida que iban pasando los días y me adentraba por la red en un sinfín de páginas y blogs de gente que contaba sus experiencias, colgaba sus fotos y sus guías... a cada visita, a cada lectura que encontraba el camino me iba atrapando mucho antes de salir de casa.

Como en el fondo soy como un felino refinado y sofisticado y con un par de manías, bueno quizá unas 25 pero ¿Quién las cuenta?, mi obsesión por hacer el camino iba en aumento.

A principio de enero del 2.014 ya tenía todo preparado para la partida, solo me faltaba concretar la fecha de salida.

Ha sido una de las experiencias más gratificantes y más satisfactorias que he vivido, la sencillez, la humildad y la solidaridad fue lo más importante del camino.

He recuperado algo tan elemental como la comunicación con el semejante, escuchar y empatizar con sus problemas, sueños e inquietudes, creo que me he recuperado partes de mí mismo que tenía olvidadas en el fondo del armario.

Las cosas más impactantes para mí, han sido ver todos los monolitos llenos de piedras, con algún comentario o con alguna foto, incluso con urnas de ceniza, y el silencio... ese silencio rodeado de vida, sentir como te envuelve la soledad en un manto de vida en el más absoluto silencio... todo te retorna a tus inicios, los recuerdo se agolpan y eso te limpia y te recompone por dentro.

He descubierto que todo ser humano tiene la capacidad de hacer cosas que a veces parecen imposibles, pero hay que arriesgarse a hacerlas, y que para alcanzar algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca has hecho.

He compartido experiencias con otros seres, el camino en algunas ocasiones me ha puesto al límite físico y he descubierto que con fé, ilusión y perseverancia la cuesta más empinada puede ser superada, aun en las condiciones meteorológicas más adversas, lo cual demuestra que aplicando esa misma fórmula a la vida diaria uno puede conseguir sus metas con trabajo y esfuerzo, y que el universo siempre te recompensará por tus actos, solo has de ser paciente.

Sé que volveré algún día y espero poder disfrutar de él de la misma manera, pero lo que si tengo claro es que la próxima vez no iré solo, y aunque en el camino nunca se está solo si uno no quiere, y yo deseé ir y estar solo gran parte del camino, tengo la necesidad de poder compartir esos momentos vividos en compañía de un ser querido.

Y a día de hoy, ya estoy preparando el viaje de vuelta?

Javier Fernández Esteban

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto