Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Yo soy el Camino

Yo soy el camino, y tú, y él, y todos y cada uno de los peregrinos y peregrinas, que avanzamos por cualquiera de las sendas primitivas, francesas, portuguesas, inglesas, sanabresas….y que conducen a un mismo lugar y a todos a la vez. Camino, que iniciamos incluso mucho antes de empezar a transitar. Camino de inquietudes…de anhelos…de esperanzas…de búsquedas y de encuentros...insospechados muchos de ellos, pero sin duda el que más...el encuentro con uno mismo...con nuestra propia esencia…esa que se oculta y pertrecha, tras la máscara del día a día ordinario y rutinario que vivimos, jugando al juego de la vida…del trabajo…de las obligaciones…del ego…Esencia que nos recuerda, cuando asciende o desciende hacia nuestro verdadero yo…que somos mucho más que aquello, que a duras penas nos devuelve el espejo en su reflejo, y que trasciende los límites de ese molde exterior que la envuelve.

Detente en el camino, y escucha con los oídos del corazón. Abre bien tus ojos, aunque estén cerrados…y ¡asómbrate de la magnitud del momento!…haz acopio de todo lo que te rodea…empápate de este ¡aquí y ahora!. Moléculas de todos y de cada uno de quienes, como tú y como yo, recorrieron y recorren…peregrinos…esa parte de sus vidas…en esta o en otras épocas...susurros, sonidos…el viento…¡está ahí!...¡siéntelo todo!...ese es el camino…tú, ellos, yo…¡¡¡Todos!!!

¡¡Sonríe y agradece!!ese el espíritu del caminante…y el Universo confabulará para que todo te sonría a ti.

Y así, con esta filosofía de vida tan ¿sencilla?, y aún caminando ya tarde, con hambre y cansado, encontrarás ternura y amabilidad en aquellas personas, que al final de una dura jornada, con las manos en jarras y con rostro bonachón, responden a tu pregunta sobre si ¿ya es muy tarde para comer algo?…con un rotundo y entrañable…¡ la cocina nunca se cierra para el peregrino!, ¡el peregrino no tiene que esperar!, ¡faltaría más!. Y tú ¡sonríes!, porque el peregrino de verdad… sonríe y ¡agradece!...y busca…a pesar del cansancio… a quién pueda necesitar ayuda o algo que él pueda aportar, para devolver tanto bueno recibido…¿alguien necesita algo?…¿si?...¿no?...da igual…esa es la filosofía…A descansar… un nuevo día… y a ¡sonreír peregrino!... y a ¡caminar!...y a ¡agradecer!...de nuevo.

Sendas, amaneceres y atardeceres de ensueño, árboles majestuosos que vigilan protectores al caminante, y que anhelan el simple contacto, de quienes buscan la sombra y el respaldo en sus pliegues, y en su sabiduría centenaria,y que miran sin ser vistos, condescendientes, sabios, tranquilos, testigos ¿mudos?...del tiempo. ¡Como es arriba es abajo!...raíz en la tierra y ramas hacia el cielo. Apoya tu espalda, escucha sin oír y mira sin ver (¡sooo [inspira] hamm! [espira], yoooo soyyyy). Te susurrarán. Mécete un segundo, un minuto, una hora, una vida, y continúa (yo soy). Respira, avanza y ¡sonríe!, peregrino.

Ojos de luz que se entrecruzan, idiomas heterogéneos, costumbres dispares, fisonomías diferentes. Sonrisas que hablan un mismo idioma universal, el idioma de la vida, y muecas cómplices de quienes cargan con sus dos mochilas. Con la física, la de la espalda, la de los kilos. Y con la “otra”, ¡ay esa otra!, la del alma, ¡la que más pesa!

Ampollas que duelen, que supuran y se superan, tras el dar y el recibir de quiénes somos y estamos para compartir, en ese momento concreto, de ese día en concreto, en ese punto en concreto y de ese concreto lugar ¿casualidad o causalidad?...¡sonríe!, peregrino.

Quizás nunca más nos volvamos a encontrar, ni en esta vida ni en otras, pero eso ya no importa. ¡Ya está hecho!. Simplemente hemos sido, somos y seguiremos siendo camino, y todos cuantos en este punto nos encontramos, sabemos que ese camino continuará, para siempre. ¡Eternamente!. Mucho más allá de Santiago.

Hasta siempre. Y ¡sonríe!, peregrino. ¡Y agradece!.¡Siempre!

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto