Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

La magia del Camino

Cuantas veces antes de hacer el Camino, pensé en como sería mi experiencia, aunque me considero una mujer fuerte, tenía mis dudas si sería capaz de soportar los kilómetros que debía recorrer por mi poco hábito de caminar, pero lo cierto que por mucho que hubiese imaginado, jamás pensé en que fuese tan mágico, enriquecedor y divertido?. Sólo pienso en volver a ser peregrina el próximo año.

Todo parecía acontecer, que jamás haría el Camino de Santiago, no sólo por las predicciones de mi meiga gallega, sino por que hasta el último instante, casi pierdo el tren ?el segundo tren!!, el que nos llevaba a Sarria, fue por cuestión de un par de minutos, agradezco la paciencia de mis peregrinos, mis dos amigos y acompañantes, que esperaron y padecieron conmigo el Camino y que gracias a ellos realicé esta andadura tan especial a Georgina y Raúl, que los adoro.

Al llegar a Sarria, no podía ser de otra manera, el cielo estaba totalmente cubierto y amenazaba lluvia? saboreando aquel fresco amanecer, nos pusimos a caminar.

Como manchega que soy, debo reconocer que en cuanto puse un pie en Galicia, hasta entonces totalmente desconocida para mí, me cautivó el paisaje con su verde inmenso, la vegetación gigantesca, que siempre en imágenes o fotografías no pueden recoger, ni plasmar su verdad, me encantó!! Desde el primer instante y me enamoré del camino, de estar en contacto con la naturaleza y unirme a la tierra, desconectar mi mente de todo, con el aire y el sol por testigos,... que maravilla el caminar, porque todo se limitaba a eso nada más y no hay mejor antídoto contra el estrés, os lo puedo asegurar.

Necesitaría para relataros cada día, prácticamente un diario entero, que fue el que escribí cada noche sobre mi litera, a la luz de la linterna y lo he de resumir, lo más sorprendente fue lo que en veinticuatro horas nos sucedió... ni más ni menos que lo que todos llaman la ?Esencia del Camino? y de tres personas que éramos? pasamos a ser once compañeros peregrinos inseparables!! si esto no es magia?: Georgina, Candela, Marisa, Eva, Silvia, José, Raúl, Héctor, Miguel, Javi y una servidora Trini, de todos los rincones de España y hasta de Brasil, especiales todos ellos?. compartimos momentos inolvidables, con un único destino y objetivo, conseguir nuestra Compostela y abrazar al Santo, sellando cada día nuestra credencial, donde queda grabado cada sitio y albergue que nos cobijó de nuestro cansancio y dolencias, con nuestros pesares y alegrías, como la vida misma. Aquí no existe el confort, pero debido al cansancio no importa, si hay que ducharse con agua fría, si la cama es más o menos confortable, en verdad se aprende a valorar todo lo que tenemos, por que vivimos esos días con lo justo e imprescindible y que feliz con tan poco, tengo morriña de todos esos momentos que atesoraré siempre en mi vida,... y así fuimos por Melide, Palas del Rey, Arzúa, Pedrouzo, Monte do Gozo, recorriendo a cada paso, lugares maravillosos salidos de un cuento de hadas, otros no tanto?como anécdota, después de 34 kilómetros recorridos, encontrar una cuesta empinada en vertical y pensar que la has de subir si o si!... y llegas al Monte do Gozo, eso sí, echa añicos... pero llegas!? y así llegamos a Santiago de Compostela, viendo en nuestro horizonte la figura de la Catedral de Santiago, en obras por cierto, por eso tengo que volver para verla sin andamios, ni telas que la tapen, con el fondo de las gaitas resonando en mi corazón, que tanto me emocionaron llegando allí, nuestro abrazo colectivo, ?hermanados? todos de haber cumplido un sueño, escuchando la misa del peregrino y viendo danzar el botafumeiro.

No hice promesa alguna, sólo pedir por mis hijos, familiares y amigos, aquellos que tienen alguna dolencia o enfermedad y agradecer a Santiago por mi vida, con sus cosas buenas y malas que estuviese allí llena de salud, sin una ampolla en mis pies y con el corazón lleno de alegría para abrazarle, por que es impagable las sensaciones que me traje y viví en el Camino de Santiago.

Así que espero no añorar mucho ese Camino, que quiero volver a recorrer para sentir de nuevo la magia del Camino y su poder.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto