Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Hospitalera, ¡porque me da la gana!

Así empieza la carta de nuestra Asociación: ? Creo que para un hospitalero como tú es muy importante tener conciencia clara de que eres voluntario, de que estás en este invento porque te da la gana?

Ese es el punto, el recibimiento a los peregrinos que llegan ?de aquella manera? (cansados, sedientos, doloridos en cuerpo y a veces también en alma) es donde se ve la verdadera hermandad del Camino. La despedida siempre es dura, pero estamos allí, porque nos da la gana.

Especialmente en los desayunos y más aún en las cenas comunales, la preparación, la recogida de toda la cacharrería, la solidaridad rampante, que si toma un paracetamol y unos calcetines nuevos, hasta vamos a tomarnos un gin tonic que es lo que necesitas... toda esta maravilla la compartimos, porque nos da la gana.

Entras en un estado tal de armonía y solidaridad que el cuerpo físico no lo notas hasta que no vuelves a tu mundo; ni los madrugones antes de las 6 de la mañana; ni las palizas limpiando entre dos un albergue para 98 peregrinos (incluyendo baños); ni la preparación para las cenas cuando esperas 15 y se presentan 26... nada en tu cuerpo lo acusa, solo sientes la felicidad del compartir y de hacer un poco más cómodo el Camino a unos pocos... y además lo hacemos porque nos da la gana.

La cura de las ampollas, los dolores musculares,?.; que no, que los emplastos esos de farmacia son una desgracia, que se pegan a la piel y luego vienen los daños colaterales... que me arranqué todas las ampollas porque me dijeron que era lo mejor y además que las llevara tapadas las 24 horas del día; que porfa porfa no me las pinches que tengo terror a las agujas... curamos (en la medida de nuestras fuerzas), porque nos da la gana.

Las verdaderas ampollas no están en el cuerpo sino en el alma y para ayudar a mitigarlas no hace falta más que un abrazo, dos oídos y un buen vaso de Rioja, que compartimos aquí ¡de buena gana!

Los reencuentros con otros hospitaleros, con los amigos que se convierten por obra y gracia del Camino en personas claves?; los pelmas que repiten chascarrillos; y los acompañantes de un tiempo concreto que hacen un esfuerzo de adaptación cada año para servir mejor en el Camino...

Juntos a todo, maduramos, cocinamos e inventamos, limpiamos y curamos, profundizamos y rezamos y sobre todo, COMPARTIMOS porque nos da la gana.

Cada peregrino es una posibilidad de crecimiento humano y espiritual que la vida y el Camino nos ponen delante en cada albergue, con la ilusión de volver a devolver una millonésima parte de lo que el Camino nos aporta. También existen los peregrinos ?difíciles? como en la vida, pero también a estos, en los que tenemos que ver el rostro de Dios, los servimos porque nos da la gana.

La limpieza de cocinas y baños es un capítulo aparte, no apto para espíritus pusilánimes ni para madres... como la mía. Aunque a decir verdad la dificultad y profundidad del tema adquiere dimensiones grandiosas si el albergue es para más de 20 peregrinos... pero sí porque nos da la gana, claro.

Y la compra y los dineros, ¿cómo equilibrar un presupuesto variable y bastante exiguo a las necesidades nutricionales de un peregrino que lleva muchos días haciendo una media de 25-30 kilómetros sin caer en la consabida pasta boloñesa o carbonara?, hay amigo, aquí solo con imaginación, algo de experiencia, buena voluntad, y toneladas de empatía con el peregrino... y con la cocina. Y también ideamos y cocinamos porque nos da la gana. Y gracias a los encargados de los albergues e incluso a los vecinos de los albergues, hacemos unos salmorejos de escándalo, aunque sin batidora?

Las cenas son un reto diario de imaginación. Hay factores a favor como el manual para hospitaleros torpes de Xoan Rompe y otros en contra, como que las recetas familiares las cocinas para tres y allí tienes que dar de cenar a 30; o cuando la tortilla se pega porque no hay ni un puñetero hospitalero que encuentre (y reto a cualquiera a demostrarlo) una buena sartén que no se pegue, y decides hacer pinchos de revuelto de tortilla desestructurada y quedas encima como Dios... porque nos da la gana.

Los responsables de los albergues cada uno es de su padre y de su madre, a veces es el párroco, otras una asociación de amigos del Camino o de otro tipo... a los que han viajado, se les nota en el carácter, más abierto, acogedor y simpático, pero todos, TODOS, nos hacen este tiempo de servicio más fácil y humano. Y sí colaboramos todos, porque nos da la gana.

El calor... y el frío, siempre vamos con un bañador y con un forro polar (nos toque donde nos toque)... y vamos así porque nos da la gana.

Dormir, dormimos bien a pesar de los ronquidos ?en estereo? e incluso como con el mejor cine en casa (con 5 altavoces), acabamos tan ?mataos? que el sueño llega siempre como una bendición, porque le da la gana.

En fin para mí esta pequeña experiencia anual de 15 días representa un oasis de FELICIDAD TOTAL sirviendo en el Camino, y además lo hago PORQUE ME DA LA GANAAAAAAA!

Nota: todos los "porque me da la gana" van en negrita, también todo lo que va en mayúsculas

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto