Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

El que engloba otros caminos

\"Pero qué hago yo aquí?\"... Les presento a las palabras más repetidas por aquellos aventureros que se lanzan un verano, por el motivo que creen suficientemente importante, y cogen una mochila y unas zapatillas, algo de dinero, y se van al norte de España. Llovía, me encontraba en el aeropuerto de Valencia, y enfundaba mis bastones junto a la mochila. Un viaje en el que una mujer, joven, que viajaba junto a su bebé a pasar unas vacaciones con su hermana en Santiago, me hizo ver que hay mucho que escuchar. Que lo nuestro, que pensamos que es único e importante, es una historia más, que no somos más que una pieza más de este juego que el destino ha montado en su cuarto.

Ponferrada es una ciudad grande, pero muy distinta a mi tierra, conforme ando y consigo enlazar el Camino de Santiago, por esa pista que tenía unas flechas amarillas de rato en rato, el clima va acompañándome, el sol de justicia que baña Galicia me enseña los primeros encantos de este camino. Primeras conversaciones, y primeras sensaciones contradictorias. Parece que el camino, paso tras paso te va explicando que la vida no es lo que parece. La vida no es lo que crees que estás pensando que es. Conforme gano altura y me acerco a O Cebreiro voy viendo mi película más nítida. ¿Quiero realmente todo lo que tengo en mi vida? Sólo es el segundo día, y ya me doy cuenta de que hay una camiseta que no me voy a poner, de que no debía haber cogido el tercer pantalón, porque como lavo cada día la ropa, siempre tengo algo limpio que ponerme. Amanece el siguiente día y lo vuelvo a introducir todo en la mochila, y ahora me toca decidir: \"¿sigo con la gente que he conocido, ó mejor acelero el paso y duermo en otro destino que no es el establecido?\". Como es mi decisión, arranco rápido, y decido cambiar de ciudad, dormir donde me siento cansado y preparado para hacerlo, y conocer nueva gente. La libertad del camino cada día me permite decidir si compartir el día de mañana con la gente que conozco hoy, o si por el contrario no contar con ellos y emprender una nueva aventura en solitario, hasta encontrar alguien más a quien dirigir la palabra.

Penúltima jornada, me siento cansado, porque voy aprovechando las etapas dobles, para entrenar mi cuerpo y prepararlo para el deporte de montaña que realizo durante el resto del año amontonando kms rápidos en mis piernas. Termino la etapa y en el albergue de Arzúa me junto con un grupo de gente, con quienes lo paso muy bien, dejando de lado todos mis pensamientos vitales que me estaban obligando a preguntar el por qué de cada decisión. Ahora he llegado a un punto magnífico, simplemente tomo la decisión, porque ya he comprobado que lo que mi mente necesita es sentirse libre, sentirse dueña de mi destino. El siguiente día avanzo rápido, quiero llegar pronto, y disfrutar de esa sensación. Por eso al callejear Santiago de Compostela congelo el ritmo, observo, y pienso con rapidez en cada decisión tomada los días anteriores. Me he dedicado a mover mi cuerpo cada mañana para luego establecerme en un pueblo, dejar mis cosas y darme una vuelta, hablar con la gente, escuchar y proponer, y guardarme para siempre el contacto con quienes me han hecho sentir algo, para el día siguiente cambiar de lugar, de gente, y probablemente la rutina, a bañarme en un río si tenía calor, beber una cerveza si sentía que era eso lo que quería, o levantarme de la mesa para sentarme en un rincón tranquilo a escribir, a pensar.. Con ese pensamiento la magia del Obradoiro me ataca fuerte en el corazón, las lágrimas se sueltan y caen libre y abundantemente por mi cara, y el primer pensamiento para las personas que me han dado la vida y educación, aunque también me ha guiado quizá demasiado de cerca en la vida; la vida; ese otro camino, el camino más largo, el que engloba otros caminos.

Al regresar de Fisterra en autobús el día siguiente, salta en mi cabeza el botón que le da sentido al camino.. \"¿y si ahora me dedico a comparar el otro camino, el largo, el que engloba otros caminos, con este que he recorrido en escasos siete días?\". Y entonces lo hago, me releo mis anotaciones de cada etapa del camino, pero comparando dichas etapas, con las del otro camino, el más largo, el que engloba otros caminos. He conseguido escribir menos de mil palabras, pero cuando ustedes las vuelvan a leer, podrán convertirse en infinitas. Hermanos, \"¡BUEN CAMINO!\"

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto