Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Las encaminadas peregrinas

Hace ya unos añitos, las mujeres de la familia decidimos dejar a todos los hombres en casa y pasar los días que todas teníamos libre juntas (unos cinco, más o menos). Y qué mejor forma de aprovechar ese tiempo que... ¡hacer una parte del Camino de Santiago para compartir esa vivencia tan inolvidable!.

Fuimos un poco a la aventura, a ver qué pasaba, porque aunque de vez en cuando sí que hacíamos algo de ejercicio, no estábamos acostumbradas a tales caminatas. Pero la verdad es que una se amolda rápido a la situación, ya que el extraordinario paisaje que recorrimos, la gente desconocida pero a la vez tan familiar que nos rodeaba y las ganas y la satisfacción de cumplir nuestras metas lo hacían todo más fácil.

Nosotras empezamos en Burguete e hicimos el camino hasta Lizarra. Cada día era diferente; un día tocaba atravesar monte, otro día subirlo, otro andar más en llano... pero por lo menos en esa zona, todos los paisajes que nos encontramos eran increíbles: valles verdes, ciudades inmensas a lo lejos, ríos caudalosos?

Además, como cada día dormíamos en un sitio diferente, nos daba tiempo a visitar un poco la zona y así poder relajarnos al final de la caminata con un kalimotxo o una pika fresquita en alguna terraza.

Pero no todo es tan bonito como parece, también tengo que destacar que aunque llevamos calzado que ya habíamos usado antes, a algunas de nosotras nos salieron ampollas en los dedos de los pies. De todas formas, aunque parezca mentira, he de confesar que tampoco fue tan malo, de hecho, yo lo considero como una aventura más de ese extraordinario viaje, ya que nunca me había pasado y al ver a mi prima como una cirujana con una aguja y un frontal quitarme las ampollas, me hizo muchísima gracia. Lo malo fue que no pude seguir con el camino, aunque menos mal que sólo era un día más el que íbamos a estar, así que tampoco me perdí tanto. Eso sí, después de la supuesta ?operación? de ampollas, al tenerlas en los dos dedos gordos, mis pies eran graciosísimos, tanto que? ¡hasta la gente de el albergue en el que estábamos se sacó fotos conmigo y mis pies!

Bueno, pues resumidamente, yo creo que eso es todo, espero que la gente al leerlo también se anime, porque al igual que nosotras hicimos, no es necesario llegar hasta Santiago, si no que se pueden aprovechar los pocos días libres que se tienen para hacer alguna etapa y conocer de cerca esta experiencia.

Por último, también he de decir, que nosotras queríamos haber continuado todos los años haciendo alguna etapa, pero por cuestiones de la vida, se nos ha hecho difícil volver a coincidir. Yo creo que por eso le doy tanta importancia a esa etapa de mi vida, donde pude hacer algo que quería con la gente que yo más quería. Aunque esto no acaba aquí, porque como he mencionado antes, siempre es buen momento para seguir con la aventura, así que no descarto que volvamos a repetirlo otro año y así poder volver a recordar lo vivido pero en otra fase de nuestras vidas, para poder comparar todas ellas y sacar lo mejor de cada una.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto