Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Yo También soy peregrino

La Fundación También se dedica a organizar actividades de deporte para discapacitados. Siempre que he podido me inscribo en sus convocatorias, sobre todo en las de senderismo porque el ambiente que en ella se vive es maravilloso y cumple mi máxima, según la cual discapacidad es capacidad diferente y superación. Es genial cómo se disfrutan los encuentros que allí se producen sin importar el tipo de personas que acudimos en plenitud y concordia.

Me acompañaría mi amigo Pedro Vicente, un veterano peregrino para el que esta ocasión resultaría toda una novedad.

Tras el desembarco y ocupación de las habitaciones, primera incursión en la ciudad compostelana. Cada uno eligiría destino. Yo tuve ocasión de recorrer, casi en solitario y con tranquilidad, la catedral con su Pórtico de la Gloria, su Puerta Santa, sus columnas, su suelo tantas veces hollado durante siglos y bajar a la cripta donde la tradición coloca los restos del apóstol. Pero también, la plaza del Obradoiro y de Platerías, el sonido de la gaita que me recibe y la puerta del Hostal de los Reyes católicos con sus relieves y su cadena. Fue mi primer contacto con la emoción del Camino. Recé por toda la gente que me ayuda a recorrer mi vida y por las ausencias.

Tras cena espléndida, cómo resistirme a la tarta de Santiago, nos acostamos con la ilusión puesta en el día siguiente.

Durante el sábado haríamos dos etapas, una por la mañana y otra por la tarde. Pronto, Vicente se integró y echó una mano mientras yo me agarraba al brazo de Mercedes, voluntaria de Orange.

Ella me fue pintando un entorno preñado de colores florales y olores a campo mientras nos contábamos aficiones de escritor. Los mojones se iban sucediendo con su punto kilométrico, su flecha amarilla y su concha en relieve, había que pasar un estrecho puente, ¿cómo hacerlo? Muy fácil: ?me pongo detrás de ti, cogido de tu mochila y con la contera del bastón, al filo de la pasarela, calculo el espacio para poner el pie?. Ya está, ¡genial!

Prueba superada, primera etapa finalizada, una manzana me espera y unas impresiones de satisfacción y alegría. ?Los pies no me duelen, qué guay? ¿Será el aloe vera? ¿Serán las zapatillas? ¿Será la magia? ¿Será...?

La etapa de la tarde va a ser distinta. Hace una temperatura espléndida, hay calma y el entorno es más arbóreo: Eucaliptos y robles vestidos de musgo nos saludan, una cabaña en lo alto de uno de éstos me recuerda a aquellas otras que yo hice en cierto chopo del río Manzano en mi pueblo. Y una seta me sonríe dejándose acariciar. Y los olores a lumbre, a hierba, a ortensias. Es una tarde mágica.

¿Y la noche? La noche, cena de fiesta en un pazo del siglo XV. Tras la fantasía y la energía recibida de la naturaleza, las risas, el buen yantar y mejor beber, el humor y la ironía.

Queda la etapa final, el Monte do Gozo, la entrada en Santiago y la Misa de Peregrinos. La emoción a flor de piel. Deseos de buen Camino a gentes ignotas que llegan de lejos, unión tejida por el hilo común del Camino.

El final de la Misa me estremece, con el órgano de la catedral sonando pleno y el botafumeiro que llena de incienso purificador el templo. Todos miran el prodigio pero yo no puedo, me arrodillo, siento que hay veces en que no basta con estar, hay que ver pero yo no puedo hacerlo. Es duro, es así.

¿Qué más queda? ¿Abrazar al santo? ¿Poner una vela de luz?

Para lo primero hay una cola tremenda y la hora se nos echa encima. Habrá que dejarlo para otra vez. No, no; Bruno y Miguel Ángel, dos muchachos especiales quieren hacerlo; sus padres se los cargan a su espalda, saltan la valla y suben la escalera hasta el trono. ¿Y yo? Pues claro, también la salto, que no se diga. Si encima de que no he podido ver lo de antes, no me voy a ir ahora sin tocar al santo. Nada, nada. Pa lante.

¿Y la vela de luz? Al final, no ha sido posible prenderla físicamente, pero sé que mi deseo se ha visto cumplido: la fe y el corazón lo hacen posible. Esa vela que he querido poner tiene nombre de sonrisa regalada a quienes conmigo están, de ejemplo de superación y de generosidad.

Qué importa que la vuelta sea pesada y que no sepamos si nos encontraremos con atascos para el regreso. Qué más da que al día siguiente haya que madrugar o que tardaremos en volver a reencontrarnos. Los recuerdos harán que nunca olvide este viaje que, ya para mí, siempre será especial.

No olvidaré a María, con la que compartí mesa, ella que no podía hablar y yo que soy cegato. ¿Os suena? ?No me chilles que no te veo?.

Ni a Raquel que me dice: ?Alberto, esto tienes que tocarlo? Era un roble gigante, precioso, alfombrado de terciopelo. Pedazo de abrazo que le doy. ¡Qué pasada!

Ni a Claudia con su alegría adolescente y su entusiasmo de chica guapa.

Ni a quienes me formulan la pregunta del millón: ¿cómo un ciego sabe cómo son los colores?

Ni cómo Javier me lleva la mano a un buey de mar para que toque su caparazón en el vivero del pazo.

Y claro, ni a Vicente que fue mi lazarillo ni a Miguel Ángel y Sonia, con sus chiquillos, ni...

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto