Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

De Santiago a Santiago

A mi padre CARATOBA

Ayer llegué de hacer El camino, y me parece mentira que ahora, cuando estoy aquí con mi familia, en la piscina del Círculo Militar de Caracas, es cuando recuerdo con nitidez las imágenes del Camino, como si hubiese sido un largo e intenso sueño. Dicen que el camino cambia a las personas, yo todavía no sé en qué he cambiado. Pero sí se, que en esta época tan difícil he logrado salir y hacerlo. ?En Frankfurt recibí como regalo de mi cuñado Nicolai, esta libreta de apuntes en forma de libro. Y decidí que sería mi diario de peregrino. Ha ocurrido un suceso, el día 05 murió mi padre, y hoy lo deben estar velando en Caracas. Mañana lo entierran. Y ahora tengo otro motivo para hacer El Camino, orar por él al llegar a la Catedral de Santiago de Compostela.?

Pude ver, caminar, sentir el sol, ver el amanecer, leer en un albergue, pasajes de mi Biblia, que fue lo único que no tuve el valor de sacar del morral y botar, cuando con cada paso, la mochila se hacía más y más pesada. Esta experiencia no puede compararse con nada en el mundo, es increíble la cantidad de imágenes que se agolpan en mi mente y que no sé cómo organizar. Cada persona que conocí, cada menú de peregrino, cada partido de fútbol de este año, en el que se conjugaron, el viaje a Frankfurt, cruzar parte de Alemania y toda Francia en autobús, hasta llegar a Burgos. Los 25 días del Camino, donde conocí a José Antonio y su hijo David, quienes fueron mis maestros, los primeros días, cuando pasamos por Tardajos, y pude ver al diablo, en Hornillos del Camino, la búsqueda desesperada de un albergue y una buena cerveza en Hontanas. Pasar al día siguiente, después de comenzar a sacar cosas de mi pesado morral, por el Convento de San Antón. Tuve la suerte de que José Antonio, estuviera muy bien informado sobre los lugares más emblemáticos de la Ruta. Seguir por Castrojériz y la fuerte pendiente de subida por el Alto de Mostelares. Llegar solo a Carrión de Los Condes, ir a la Oficina de Correos, quitarme las pesadas botas, cambiar de morral y junto al saco de dormir, meter todo en una caja y mandarlo a Frankfurt. Todo porque sabía que allí venía el largo tramo de 17 km sin pasar por ninguna población. Donde siempre me recomendaban llevar agua y algo de alimento. Como estaba caminado en verano, iba con la esperanza de encontrar un bar improvisado. La separación de mis amigos, antes de llegar a Terradillos de los Templarios. Quedarme solo por primera vez en San Nicolás del Real Camino. Estar escribiendo en una mesa, y conocer a la bella Carmen. En el Albergue La Laguna, y curarme las heridas de los pies. Usar mis viejos zapatos de caminar. Darme ánimos escuchando los conciertos de Supertramp. Ver cómo pasaban a mi lado señoras, que habían mandado sus mochilas por Jacotrans, y a los bicigrinos, quienes pasaban a mi lado a toda velocidad diciendo ?buen camino? y luego escucharlos hablar de sitios donde yo tardaría semanas en llegar. Detenerme en Santibáñez de Valdeiglesias en el albergue ?Camino Francés? solo porque vi a un peregrino disfrutar de una cerveza San Miguel. Ver el mundial de fútbol Brasil 2014, que dio a mis cansadas tardes, después de 15 o 20 km, un grato recuerdo, con aromas, sabores y conversaciones. No puedo en este apretado relato, dejar de nombrar la emocionante cadena de fotografías que llegaban a mi familia, y de la espera de las mismas, cada vez que llegaba a un sitio con wifi.

Admiro mi Credencial de Peregrino. Y lo importante que fue en el camino, además de mi pasaporte. Veo la gran cantidad de sellos. Recuerdo sitios, como La virgen del camino, donde llegué muy tarde luego de un partido de fútbol. La catedral de Astorga, donde vi a párrocos, religiosos/as, movimientos, asociaciones de Apostolado Seglar, cofradías y fieles laicos de la Ciudad de Astorga, participar en la Santa Misa del domingo 22 de junio, solemnidad del Corpus Christi. Recuerdo a mi amigo José ?bueno ninguno? del Convento de Foncebadón. Mi llegada a Cruz de Ferro. La bendición del templario Tomás en el Refugio de Manjarín. El vino enfriándose en un riachuelo cerca de Villafranca del Bierzo, donde compartí el vino con el Comandante, quien me bautizó como El Páter. Porque trataba de leer la Biblia antes de irme a dormir, y por mi fe en la bendición de la Virgen del Camino. La llegada al Alto do Poio, y la suerte de conocer a la Señora Remedios, quien nos trató como hijos. El buen pulpo con vino tinto en Arzúa. La última etapa, donde nos separamos mi amigo y yo, desde el Monte del Gozo hasta llegar a Santiago. Nos encontramos de nuevo y celebramos con una cerveza. Buscamos alojamiento en el Seminario Menor. Donde pudimos dormir como Dios manda. Además de la búsqueda de la Compostela, y la imposibilidad de conseguirnos de nuevo con Cati y su hijo Joan, y con Manolo y su esposa. La cena en Santiago, la visita a la Catedral al día siguiente. El desayuno gratuito junto a un grupo de adolescentes, en el Hotel Hostal de los Reyes Católicos. Nuestra despedida en el terminal de autobuses, y mi largo regreso a Frankfurt.

Una mañana lluviosa en Santiago de León de Caracas, mi amigo Serruya y yo, fuimos a enviar por correo, un libro para cada uno de mis amigos del Camino. Me hace mucha ilusión imaginar sus rostros cuando reciban el paquete, y lean las dedicatorias.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto