Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Reflexiones sobre el Camino de Santiago

REFLEXIONES SOBRE EL CAMINO DE SANTIAGO:

Alejandro Garcia.

Albergue Alma do Camiño – Sarria

07/09/2014

Muchas veces me he preguntado qué tiene el Camino para que tanta gente, tan dispar, de tantos sitios, orígenes y circunstancias diferentes confluyan, experimenten y se vean imbuidos y en muchos casos, transformados por esta vivencia.

Cómo es posible que personas de estratos sociales, culturales, educativos, generacionales, etc tan diferentes sean capaces de vivir, compartir, sufrir y gozar de esta experiencia, cada uno a su manera, pero sin duda, todos por el mismo motivo que no es otro que el estar transitando por esta vía milenaria que es el Camino de Santiago y que los empuja a seguir y a volver a pesar de todas las dificultades, contratiempos, penurias, dolor, climatología…

Los motivos para iniciar el Camino pueden ser de lo más variado, turísticos, económicos, culturales, místicos, religiosos, conveniencia, convivencia, curiosidad, etc… pero lo que si he podido constatar es que, en una inmensa mayoría, esos motivos iniciales pasan a un plano secundario en cuanto se dejan seducir por la “magia” del Camino.

He visto personas que claramente venían buscando un tipo de turismo económico, que han acabado teniendo como una especie de revelación que ni ellos mismos sabían explicar, pero que les ha empujado a dar mucho más de sí mismos de lo que hubieran sido capaces ni siquiera de plantearse a priori.

Personas que han iniciado el Camino por simple curiosidad de experimentar por ellos mismos qué es eso del Camino de Santiago del que todo el mundo habla, y verse tan sumamente subyugados que repiten una y otra vez.

Otros que lo iniciaron en un plano muy místico, de camino interior, de autosuperación, de conocimiento y vivencia íntima y acabaron dependiendo de otras personas mucho menos “profundas” en teoría, para poder continuar.

Esta casuística, que parece interminable, me hace llegar a la conclusión de que el Camino de Santiago es la vía, es esa pauta para que cada uno haga su propio camino y escriba su propia historia del camino y de “su” camino, y que hay tantos caminos y maneras de hacerlo como personas transitándolo.

Fuera del Camino, en la vida cotidiana, prácticamente todo es caos, demasiadas cosas que no controlamos pero de las cuales dependen nuestras vidas, demasiadas cosas a las que nos tenemos que cerrar para que no nos afecten o nos lastimen, demasiados sentimientos que tenemos que reprimir para que no sean utilizados en nuestra contra o nos muestren vulnerables ante los demás, demasiada información que no podemos asimilar y que nos hace sentir desvalidos o en desventaja con respecto a otras personas, demasiada competitividad que nos tiene sumidos en una perpetua insatisfacción, en fin, demasiado de todo.

En el Camino todo fluye, los momentos, las emociones, los sentimientos, las sensaciones. Todo fluye en una dirección y con un fin: llegar al final. Una vez te has introducido y has formado parte de ese flujo, es prácticamente imposible inhibirte de él.

Tantos millones de almas lo han transitado durante siglos y siglos, tantos millones de sentimientos, tanto dolor, tanta esperanza, tanto gozo, tanta emoción en cada piedra, árbol, recodo, cuesta, pueblo, aldea…

Todo el Camino de Santiago tiene que estar, a la fuerza, impregnado de todas estas emociones y sentimientos y todos ellos fluyendo en una misma dirección, de este a oeste atravesando prácticamente toda nuestra geografía siguiendo ese sentido. No quiero pecar de excesivo esoterismo ni misticismo, pero si hubiera un instrumento capaz de medir y registrar ese tipo de energía acumulada durante siglos y siglos, seguro que el trazo sería claro y perfectamente definido: una inmensa arteria principal recorriendo el tercio norte de nuestra geografía, fluyendo de oriente a occidente y nutriéndose de ramificaciones a lo largo de todo su recorrido haciéndola a cada paso más fuerte, más potente y toda esa energía que va fluyendo, incrementándose con cada emoción, acaba desembocando en un punto, un punto en el que todos los que hemos estado allí, seguro que lo hemos sentido, ese punto donde desembocan y donde liberamos todas nuestras emociones y ese punto es el final del Camino, el final de “nuestro” camino.

El Camino de Santiago es un bien que excede los intereses personales y particulares, los intereses de colectivos, instituciones o estamentos. El Camino de Santiago es bien común, es un bien necesario para toda esa humanidad que busca, que desea encontrar un lugar donde poder ser humano, donde poder sentir como humano y donde poder expresarse como humano, con momentos buenos y malos, con dolor y con gozo, con alegría y con angustia. Con compañía o en soledad; por motivos religiosos o no; con objetivos, etapas y metas o sin ellos; con inquietudes espirituales o deportivas o ambas o una mezcla de todo; con momentos de plenitud y momentos de vacío. El Camino de Santiago es de todos y para todos los que lo quieran o lo necesiten.

Es un deber ineludible de todos aquellos que lo transitamos, que lo sufrimos, que lo disfrutamos y que nos nutrimos de su energía, el aportarle lo mejor de nosotros, el cuidarlo con nuestra actitud y el nutrirlo con nuestras propias emociones para que los que vengan después puedan sentir lo mismo y obtener de él y dejar en él lo mejor de ellos mismos y hacer que ese ciclo perdure en el tiempo…

ULTREIA ET SUSEIA, IN SAECULA SAECULORUM, AMEN!!!

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto