Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Camino de Santiago ¡Solo Dios lo sabe!

Camino de Santiago ¡Solo Dios lo sabe!

Por fin este verano pude viajar a Galicia, para recorrer el camino de Santiago, con mis sesenta y siete años y tres tornillos en la cadera.

Fueron años planeándolo, pero siempre surgía algún impedimento; pero lo más grave fue una caída y la consiguiente fractura de cadera, esto fue lo peor, pensé que ya no volvería ha hacer una hazaña, como recorrer el camino.

Con el paso del tiempo comprobé, que mi miedo era infundado, a los dos años caminaba perfectamente, y me propuse que lo más importante era cerrar los ojos, y decir? ¡ Me voy a Galicia!

Llegamos al aeropuerto de Santiago mi marido y yo. Tomamos el autobús para Sarria, donde iniciaríamos el camino.

Ya en Sarria nos informaron de los pasos a seguir, las credenciales, el principio del camino, etc.

Dimos un paseo por el pueblo y en su iglesia, nos pusieron el primer sello, (estábamos felices como niños).

A la mañana siguiente emprendimos el camino en el Km. 100, era lo que teníamos planeado, ajustando el tiempo y el recorrido para la vuelta a Canarias. No teníamos prisa en devorar Km., queríamos hacerlo a paso ligero; pero, saboreando todo lo bueno del camino, su paisaje, su gastronomía, sus caseríos a pie del camino, con su pequeña ermita, y su cementerio tan cerca que se podía sentir la paz, de aquellos que allí descansan.

Todo era maravilloso, el tiempo nos acompañó en el trayecto, la señalización del camino era muy buena, todo eran tan perfecto, que no podía durar, y llegó el problema. Mi pierna empezó a dar señales de alerta, no dije nada y seguí andando, cada vez estaba peor, quedaban unos Km. para llegar a Portomarín, y creí que no podría llegar. Ya no sabia a quien pedir ayuda, a Dios, a Santa Rita, a Santiago Apóstol?. ?Para mis adentros?, decía por favor ?Santiaguiño?, déjame continuar, Señor no me hagas esto, quiero seguir caminado.

Así pensando y suplicando, llegamos al puente que nos separaba del pueblo. Ya daba por imposible seguir, me sentía bien, no estaba cansada, solo sentía que mi pierna tenia un problema, me dolía tanto, que no podía más.

Aquella tarde, y haciendo un pequeño esfuerzo, llegué a la iglesia. Me senté en un banco y pedí, rogué, imploré, al Santo patrón San Nicolás que me ayudara a seguir caminando.

A la mañana siguiente, me puse en pie y... ¡No lo podía creer!

Estaba bien, no me dolía nada, caminaba perfectamente, ¿Fue un milagro?, ¿fue cansancio? o ¿fueron mis ganas de seguir el camino? ¡Solo Dios lo sabe!

Anasqui.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto