Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

El Camino del perdón

Alcé la mirada y descubrí que aun quedaban algunos kilómetros para ascender hacia La Montaña del Perdón, había emprendido el Camino de Santiago desde Roncesvalles, y ya empezaba a sentir la magia y el poder que aquellos parajes regalaban a la mente y al cuerpo, en realidad no sabía que estaba buscando, ni cual sería el final de mi camino, lo que sÍ sabía, era que había iniciado el sendero con el alma vacía y el espíritu despedazado y que en este preciso momento tenía una ilusión, poder alcanzar la cima de aquella montaña. Volví a ponerme en marcha, quería llegar cuanto antes.

Durante el viaje vas encontrado muchas personas emblemáticas, algunas pasan desapercibidas y otras con apenas decir unas palabras, se quedan en tu vida para siempre, iba pensando en una aldeana que ayer se dirigió a mí diciendo: - Durante el camino, la mochila se vacía y se va llenando el corazón. ¡Y que verdad tan grande! Ahora me doy cuenta que esto no solo sucede en el camino del peregrino, si no que durante la vida, una va deshaciéndose de esas pequeñas o grandes cosas que molestan en la espalda y se impregna el corazón y la vida de personas y situaciones que te ayudan a seguir viviendo.

El zumbido de los molinos de viento, hizo que dejara mis pensamientos a un lado y me centrara en aquella maravilla, quedaba muy poco para alcanzar mi meta, pero ya podía ir descubriendo que era lo que allí arriba me esperaba, el aire azotaba fuerte mi cuerpo, pero seguí sin rendirme y llegué, llegué sonriendo y con el corazón a un ritmo descomunal, tuve que sentarme y recuperar fuerzas, justo en frente de mi una escultura con inmensas figuras de metal representando a persona y animales haciendo su camino, se alzaba airosa diciendo: ?Aquí, es donde se cruza el camino del viento con el de las estrellas?, miraba embelesada todo aquel paisaje tan asombroso cuando se acerco un hombre de unos 60 años, quizás más, no sé, era moreno y tenía un semblante muy tierno, me miró y dijo: - Aquí y ahora, es el momento de olvidar el dolor sufrido durante el pasaje, aquí es donde uno debe perdonar, perdonarse a uno mismo y perdonar al prójimo, perdonar cada error y cada culpa, porque la esencia de la vida es ir con el corazón repleto de amor y no de odio, y por esta razón hoy estas aquí. Se levanto y se marcho, y yo, lo seguí con la mirada hasta que desapareció sendero abajo. Me quedé pensando en sus palabras y me eche a llorar, era el momento de dejar ir, de dejar que ese mundo oscuro de mi interior emprendiera el vuelo, debía quedarme libre de dolor, de culpa, debía perdonar y así lo hice. Me levanté, mire una vez más aquel inmenso espectáculo de la naturaleza y seguí mi camino, ahora ya podía continuar, tenía el mundo a mis pies, el corazón lleno de amor y mucho por aprender.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto