Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

¿Por qué haces el Camino?

En la penúltima etapa Melide Pedrouzo de mi primer Camino me pasaron una serie de sucesos que paso a relatar.

Mi llegada fue la mÁs dura que he tenido, 114 kmts en tres días, año Compostelano, centenares de peregrinos esperando albergue y los sucesos que me pasaron en los días anteriores, hicieron que mi cuerpo, después de enterarme que no había plazas, se viniera abajo física y moralmente.

Sentado en la acera con mis brazos sujetando mi cabeza, se deslizaron por mi cara unas lágrimas de impotencia.

- Sevillano ¿qué te pasa?, dijo un peregrino que conocí días antes.

- Derrotado y hundido, contesté.

- Al sevillano que no le falte de nada, respondió.

Inmediatamente, él, como los demás peregrinos que estaban cerca de mi en aquella cola empezaron a sacar frutas, galletas etc. Impactado empecé a comer lo que me ofrecieron. Me recompuse y nuevamente me pregunta.

- Bueno, ahora ¿qué hacemos?

- Hacer ¿que? respondí.

- Habrá que dormir en algún sitio, dijo.

Cansado pero con ganas de seguir me levante, salimos de la cola y buscando solución nos dijeron de acomodarnos debajo del graderío del campo de fútbol.

Ya notaba algo, desde el momento que me levanté, aquel día no iba a ser normal. En aquel albergue improvisado se estaba de maravilla, no hacía viento y la temperatura era excelente, un día para dormir al aire libre. Se acercaba la hora de la cena y decidí ir a por ella. Encontré una tienda. Mire si estaba abierta le quedaba un cuarto de hora para cerrar.

Cogí una cesta procedí a llenarla de todo lo que podría valer para cenar, yogures, zumos, fruta, en ese momento vi un hermoso chusco de pan de gran tamaño. Porque no rellenarlo y llevarlo como agradecimiento.

- Buenas tardes. Me dirigí al charcutero.

No me respondió, supuse que esta enfrascado en su trabajo y seguí.

- ¿Por favor me podría hacer un bocadillo con ese trozo de pan y me lo rellena de jamón? le pregunté.

- Yo no le hago un bocadillo ni a Dios. Fueron sus palabras.

No supe como reaccionar, con el cansancio que tenía acumulado y lo hundido que estabas horas antes, va y me sale este señor con esto.

Agache la cabeza y dirigiéndome a el por última vez le dije :

- Perdón sin en algo le he ofendido. Me di la vuelta para irme.

Pero sin darme tiempo , escucho su voz de nuevo, diciendo :

- Pero a usted se lo voy a hacer.

Me quedé perplejo, no sé si este señor se estaba quedando conmigo. Pensé que tuvo un mal día y sus palabras fuera de tono hicieron que rectificase rápidamente.

Ante mi asombro y mutismo cogió el Chusco, lo preparó, me lo dio en una bolsa, le di las gracias y fui a la caja.

Entonces vi que encima de la caja había un espejo y que la señora que estaba a cargo se había dado cuenta de lo sucedido.

- Buenas tardes, dije.

- Buenas tardes, respondió ella.

Pase todos los productos por la caja y se dirigió a mi.

- Es su primer Camino. Pregunto ella.

- Sí. Le dije.

me dio la vuelta y el ticket de la compra y me volvió a preguntar.

- Va usted a volver.

- ¿Dónde a la tienda ? dije.

- No. Con una sonrisa respondió.

- Me refiero ¿volverá usted a hacer el Camino ? Preguntó entusiasmada.

- No, con casi toda la seguridad, creo que no, esta siendo muy duro para mi y veo poco factible que lo repita. Contesté coaccionado con todo lo que me estaba sucediendo. Lo curioso es que el semblante de la señora se volvió mas dulce, no se si sería por ser testigo de lo anterior o porque vería en mi algo que le llevo a la siguiente conclusión.

- Volverá, tenga la seguridad que usted volverá. Contesto con una contundencia tal que parecía más una orden que un pronostico.

Pasando las puertas del recinto y dirigiéndome a la grada noté algo raro y me di cuenta enseguida de lo que era. La temperatura y el tiempo eran diferentes en el campo de fútbol que en el exterior. Fuera llovía suavemente, hacia viento y frío y dentro lo contrario, se estaba de maravilla, no llovía, no se movía una brizna de aire y la temperatura era excelente.

Una familla Argentina que estaba allí, me pregunto que me había pasado que había tardado tanto, excusa decir que expliqué lo sucedido.

Empezamos a hablar de nuestras vivencias en el Camino y siempre acabamos con la coletilla de que algo hay en el Camino.

Estábamos recogiendo la basura en bolsas y ordenando lo que sería nuestros catres esa noche, dije :

- Por favor, le dije a una chica Argentina, dame la bolsa grande que he traído porque la necesito.

Sabemos que cualquier bolsa, pinza, cuerda es esencial en el Camino ya que nos hace falta para el que hacer diario.

En el momento de dármela no se de donde surgió una brisa que se llevo la bolsa justamente al medio del campo de fútbol. Hice un comentario que no puedo reproducir y le dije a la chica que ya mañana buscaría alguna, cualquiera baja ahora todo el graderío a por una bolsa pensé.

Pues como no fui por la bolsa, la bolsa, ante la mirada atónita de todos los presentes levantó el vuelo y volvió a la grada a mis pies. La cogí y la metí en la mochila. Nos miramos todos y dijo la madre de esta familia .

-En el Camino pasan cosas, muchas cosas y raras, muy raras.

Rompimos a reir.

¿Por qué haces el Camino? habéis leído la respuesta

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto