Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Mi experiencia en el camino de Santiago de Compostela

En el Trabadelo, pueblo que se encuentra en los bajos entre Triacastela y Ferreira, me alojé en el Hospital de los Peregrinos de Alicia. Alicia para mi es la cantante del camino, dos de sus huéspedes me contaron que uno de los lugares más poderosos que se encuentran en el camino es el de EUNATE-la de cien puertas. Por las misteriosas cabriolas que da el destino y hace caer ahí donde debe estar me tocó el ultimo día pasar por la famosa Capilla.

Cerca de Pamplona me doy cuenta que vamos a pasar a dos kilómetros de EUNATE. Decido desviarme un poco y visitarla. A diferencia de otros días, en que era de las primeras en salir, este día observé como los otros caminantes se alistaban para seguir su camino, siendo de las últimas en salir a las 8 am. A las 11:30 am llego a la capilla. Es pequeña, de 8 lados, sin ningún color. En la cúpula tiene 8 ventanas, 4 de ellas son octagonales, las otras 4 hexagonales, como dos triángulos unidos por un rectángulo. La ventana está cubierta con unas piedras rústicas, blancuzcas y transparentes.

Paso al lado de 3 señoras que estaban viendo una especie de anuncio. Doy una vuelta alrededor de la capilla y entro; cuatro bancas al lado derecho y otras cuatro al lado izquierdo. Al fondo una imagen rústica de madera de la Virgen con un niño. Me siento en la tercera banca del lado derecho, a mi lado dejo la mochila y mi capa. Inmediatamente tengo una sensación de que estaré ahí por mucho tiempo, al sentir esto me cubrí los hombros con mi capa llena de urgencia. En ese momento entraron las 3 señoras y se pararon justo al lado de la banca en que me encontraba. Dos de ellas empezaron a decir a la tercera que cantara, ella inició un canto gregoriano y me quedé dormida. No duré un solo minuto despierta, el lugar me arrulló.

Tengo un sueño, estoy dentro de la capilla y algo me jalaba de la trompa y la nariz alargándose en una especie de gelatina. Inmediatamente siento presión en las sienes y mi cabeza se extiende lentamente en una especie de plato delgado acuoso. Cuando termina de extenderse siento unos toques en mis hombros, me encojo lentamente como Alicia en el País de las Maravillas mientras la banca mantenía su tamaño original. En ese momento me despierto y veo entrar a Beatriz, una simpática chica que el día anterior me había compartido de sus macarrones en un albergue. Pienso que le tengo que pedir que me despierte y espero que no lo olvide al salir. Mis labios, mis manos, mis dedos se sienten gelatinosos, en eso recuerdo de esos dos seres que me contaron que uno de ellos se había perdido acá por 8 horas mientras el otro por 3, sin saber que hicieron durante este tiempo. Otra vez vuelvo a dormir, esta vez estoy encima de la puerta y me veo a mi misma sentada con mi capa gris echada al hombro, veo que estaba marcada con la forma de 6 lados como la ventana, el triángulo en la cabeza y el rectángulo en el cuerpo con una doble luz azul y verde. Vuelvo a entrar en mi misma, siento que me tocan la oreja y esta vez mi cabeza se extiende hacia los lados como un plato líquido y gelatinoso. Pacientemente termina de extenderse, al terminar escucho desde la altura de mi nariz, que la capilla estaba llena de oraciones, miles de oraciones, retumbaba. Me despierto. Veo dos señoras orando en la banca frente a mí y otras dos en la banca de la izquierda, gemelas mayores y regordetas, ambas con suéteres azul oscuro con rayas blancas. No logro despertarme, me consuelo a mi misma de que cuando terminen de orar despertaré. Vuelvo a dormir. Esta vez una espiral que parecía un huracán celeste en mi pecho, giraba sobre mi corazón, de repente, una mano me dio un trozo de chocolate a mi lado derecho, logré ver que estaba relleno de miel duro de la abeja reina y tenía una gota por caer. Veo y oigo más claro que nunca, sin voltear, un señor le dijo a otra señora: ?AGUR?. Agur es hasta luego, que le vaya bien, buena suerte en euskera. En la cúpula oigo el eco de Agur tres veces de izquierda a derecha. Percibo que estaba dirigido a mí, logro incorporarme como si tuviera un resorte, llego a la imagen, doy las gracias, me sale una lágrima, tomo mi mochila y salgo. Por ahí veo sentadas a aquellas dos señoras de sueteres de rayas, me observan. Me imagino que estaba como en cámara lenta y me siento cerca de ellas y no logro sentir mis pies. Pienso: ?Tengo que decirle a Loly que venga a recogerme acá y no en el Puente la Reina mañana. Si es que me encuentra.? En eso veo mi reloj, 12:05 y pienso: ?Que dicha, dormí 35 minutos, no perdí tiempo.? Llego a las 13 horas al Puente la Reina, me asignan una cama en un cuarto. Me quedé observando la pared medio dormida y medio despierta. A ratos se veía oscilando una estrella dorada. Me incorporo completamente hasta las 6 pm. Logro pasar el puente antiguo, la primera vez que caminé no lograba pasar por ese puente romano. Paseo por el pueblo, entro a la iglesia principal. Ahí estaba la magnífica estrella que oscilaba ante mi vista horas atrás. Este fue el último día de mi caminata a Santiago de Compostela.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto