Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Inmensa Castilla, Soledad Infinita

Yo soy reincidente, he hecho el camino tantas veces que me confundo. Porque cuando acabo el camino en Fisterra y la sal de la Costa da Morte se mete en mis huesos, pienso que empieza todo de nuevo o que nunca acabó nada. Que todo continúa porque el camino siempre está ahí y porque el camino nunca acaba. Siempre hay un peregrino en alguna parte...

Bajando la carretera que lleva a Finisterre desde el Faro, miro el cementerio de diseño que han construido frente al océano en medio de la vegetación salvaje, y pienso lo relacionado que está el Camino con la muerte. Seguramente tan relacionado como lo está con la vida.

Este año he llevado los pies fatal, pero he caminado tantas etapas solo, que me daba igual. Desde Roncesvalles partía solo, abierto a todas las experiencias del Camino. Pero el Camino me ha traído soledad. Soledad infinita de los campos de Castilla. Soledad recóndita de los hayedos navarros. Soledad punzante de las piedras del camino que me machacaban una y otra vez los pies. Soledad cálida de los albergues repletos de peregrinos que hablaban en lenguas extranjeras. Soledad amiga de los pueblos del Camino, que ven surgir albergues privados para el peregrino exhausto. Soledad de serpiente del Canal de Castilla.

Y pensaba, mientras caminaba pensaba. Y me gustaba madrugar a las cinco de la mañana. Levantarme sigiloso para no despertar a nadie y salir de noche y solo. Me encantaba.

Me alumbraba con una pequeña linterna y miraba al cielo estrellado buscando la Vía Láctea. Y caminaba siguiendo el trazado del "Camino de Santiago" aéreo. Coincidía con la dirección que yo llevaba hacia Castrojeriz. Casi sin darme cuenta estaba haciendo el Camino de Santiago que sólo se puede imaginar a esas horas del día.

Este año ha sido un tanto raro, porque estuve por dejar el Camino unas pocas de veces. No sé...iba a gusto, me sentía bien pero creo que tantos días andando solo hizo que empezara a sentir la necesidad de cambiar, de buscar otras opciones, de irme a la playa a mi tierra o de tirar para Madrid a visitar Museos que desconozco.

Pero decidí continuar, no sé porque. Tal vez por lo mismo que tantas veces nos hace que no cambiemos, que no arriesguemos. Tal vez porque en el fondo necesitaba continuar o, simplemente por inercia.

En algún punto del camino encontré gente con la que me reí mucho, con la que compartí tardes visitando iglesias y hablando de lo que íbamos a comprar para cenar. Encontré gente con la que me encontraba bien, con la que no me hubiera importado viajar hasta el infinito.

Pero una mañana, una cualquiera, volví a coger mi mochila y decidí seguir hacia delante. Dejé a los que fueron mis compañeros durante unos días, dejé a los compañeros con lo que me hubiera ido al infinito. Tomé esa decisión porque hay que tomar decisiones. Y reconozco que me sentí triste. Los eché de menos. Volvió la soledad.

Y pensé que a veces en la vida tomamos decisiones equivocadas, que pretendemos que la gente se adapte a lo que nosotros esperamos de ella. Este año en el Camino tal vez aprendí que la gente es como es, no como yo quiero que sea. Y que siendo como es, la gente es valiosa. También aprendí que el Camino te da cosas, pero te quita otras. Aprendí de la soledad de los caminos y de los caminantes y hago mía aquella frase de: ?Camina camina... no habrás llegado hasta que todo lo hayas perdido?.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto