Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Succede in arduum

Te abrazo por la espalda, como se abraza en un momento de pasión al ser amado, como se abraza solo a un ser amado, como se abraza a quien te ha estado abrazando día tras día y me siento reconfortado ahora que ya es el final de los finales, el punto y aparte, ahora que no vienen puntos sucesivos ni puntos seguidos, cargo el peso de mi alma sobre tus espaldas, sobre ti que eres el amigo de Aquél que es el Camino, la Verdad y la Vida, que eres el amigo de Éste quien alivia a los que están cansados y agobiados, cierro los ojos y empapo mis sentidos del tacto de tu espalda, del olor a los rescoldos del fuego que propagó el incienso por entre estos muros y de las voces que en decenas de idiomas forman el murmullo constante y apacible, que va y viene, empiezo a ver pasar delante de mí los días durante los que he caminado, con el sol y con la lluvia, con la luz y con las sombras, con los dolores y las incomodidades, con las risas, los momentos de relajación y las conversaciones inteligentes e infinitas, con momentos de alegría continuos... contemplo el sagrario en la mañana nueva que lava la lluvia fina y hace que las conchas reluzcan doradas y vivas en las calles sobre las que anduvieron otros antes, camino y camino entre bosques y vacas, entre caminantes que lo dejan todo para andar y llegar a una meta por mil motivos, camino hasta la extenuación y con el rumbo perdido hasta que aparece delante de mí un sitio donde descansar y unas personas que me reconfortan, camino junto a personas y con personas que a veces están rotas, que no encuentran su norte, personas que han conocido la libertad y saben que tiene un precio, ando y escalo en la vida dura, en este Camino a veces muy duro, caminamos y camino para recomponer el corazón, para aliviar el alma, para terminar con los pasos perdidos en las profundidades de la tierra y la piel desprendida y confundida con las hojas secas en los bosques, intento mirar en lo más oculto de sus almas y de sus corazones y me abro de par en par para que miren en mi alma y en mi corazón y los alivien... a quién queremos olvidar, de quién huimos, algunos van por ir pero los peregrinos vamos movidos por un fin último, por una razón simple pero que es el aldabonazo a una vida que ya quizás nos cansa, que no es una vida que queramos vivir de ese modo, esta vida de rutina y horarios dejó de interesarme, los que así vamos nos reconocemos, las almas rotas nos aliviamos andando juntos, sin mirar atrás, contando lo que dejamos atrás y echando de menos antes de que acaben estos días? te abrazo y te siento, no te veo la cara pero no lo necesito, te he visto en el rostro de los demás, te he visto en el rostro de las personas que esperaban a los peregrinos con ganas de aliviarle las heridas del alma, de las mujeres que le cantaban al otro peregrino que era médico divino, gente dispuestas a lavar las llagas de la vida rota, como ángeles de la guarda que guían mis pasos, te he visto cuando me has lavado con la lluvia cayendo a plomo y me has secado con sol pletórico, cuando una vieja desconocida espera para darnos una fruta fresca sin saber que se necesitaba, te he visto cuando me he perdido y no he precisado las flechas amarillas para seguir porque en lo más hondo de mi profundidad me has hablado y me has guiado... ahora que este viaje está consumado y culminado, con los ritos cumplidos, la liturgia finita, me entrego a ti y acepto las enseñanzas de esta etapa última y de este comienzo que me ofreces... la vida va en serio, la vida es dura, la verdad y la libertad, la libertad y la verdad, la una lleva a la otra y una no es sin la otra, el alto precio de ambas, el arrostrar como principio ante todo, la fragilidad de cada momento, lo fugaz del tiempo, lo frugal de algunos momentos, no queda otra opción más allá que vivir, no solo estar vivo sino de vivir, así es el Camino y así lo veo recostado a tus espaldas, el obsequio de los obsequios, el cierre del circulo, de un círculo, lo veo con los ojos cerrados mientras te abrazo por la espalda, como se abraza en un momento de pasión al ser amado, como se abraza solo a un ser amado, como se abraza a quien te ha estado abrazando día tras día y me siento reconfortado, ahora que todo es nuevo, ahora que mi vida puede ser mía?

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto