Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Santiago

Llegó el gran día. La llegada a Santiago, el final del Camino. Un acontecimiento que me había imaginado muchas veces: ¿Cómo será esa llegada?

Supongo que cada llegada es distinta y especial; En este caso mi llegada fue con la persona que el destino me tenía preparada y de la forma que tenía que ser: Cati y yo afrontamos los últimos kilómetros hacia Santiago llenos de emoción.

Y es que mi llegada con Cati ya estaba predestinada; Esta fue la "señal" definitiva: en el albergue de Samos cuando sacamos nuestras credenciales yo dije: ?mirad que sellos más bonitos que tengo; ¿a qué no lo tiene nadie? Y enseñé un sello que, muy cutre, ponía: ?Alimentación Piedad?, de Grañón. Cati esbozó una amplia sonrisa, me enseñó su credencial y dijo: ?Yo lo tengo?. Miré incrédulo y, tras confirmarlo, dije: ?Siempre había pensado cual sería el motivo para que yo tuviera este sello; ahora lo entiendo: estábamos predestinados.

Así que todo se había confabulado para que mi llegada fuera esta: tranquila, introspectiva y en la compañía que el destino me tenía reservada.

Pronto entramos en la ciudad y a cada calle, nos emocionábamos más y creíamos ver la plaza del Obradoiro. Poco antes de entrar en ella vimos una iglesia y decidimos entrar: nos sentamos unos minutos en silencio. Cerré los ojos y, en total calma y paz, volví a revivir los momentos de mi camino y las personas con las que lo había compartido. En aquel momento bien podría estar conmigo Lu, Jesús, Patri, Marina ?aunque de alguna forma estaban-. Me emocioné. Di gracias por todo lo que me había sucedido, por lo que había aprendido y sentido, por las maravillosas personas que había conocido.

Salimos de la iglesia y llegamos a la plaza del Obradoiro, frente a la catedral gótica; no hubo gritos, ni risas; lo que sí hubo fue un abrazo con Cati símbolo del abrazo que me hubiera gustado dar a todas las personas que en algún momento me han acompañado en este mi primer Camino de Santiago y, también, en el Camino de la vida. Emoción, alegría y tristeza.

Y la satisfacción de haberlo logrado. Vino a mi memoria una frase que leí y que puede venir muy bien como S.A.: ?El Camino más largo comienza siempre con un primer paso?. Todo se puede lograr cuando uno se lo propone: se trata de dar el primer paso, y después el siguiente y así, cuando menos te los esperas, has llegado muy lejos.

Desde allí nos fuimos a recoger la Compostelana. Ya había cola y, entre las personas que esperaban, comencé a ver a viejos conocidos. Emoción por el reconocimiento y alegría por llegar a la meta. Caras de ilusión, risas y llantos. Me dieron mi documento acreditativo a nombre de Dnum Caesarem. Datum compostellae die 26 mensis Augusti anno Dni 2005. Toma ya.

Y por allí aparecieron, en un regalo maravilloso, Jesús y Patricia. Abrazos sentidos y mucha emoción contenida. Patricia se marchaba ya mismo al aeropuerto para tomar su avión. Así que otro desgarrón más.

Les acompaño al albergue ?yo no me iba a quedar esa noche- en el que veo a otros amigos peregrinos. En el trayecto me topo con Ricarda: un gran abrazo y el deseo cumplido: hemos llegado juntos a Santiago. Por las calles nos vamos encontrando todos los que hemos compartido esos días el Camino: alegría, tristeza, abrazos, emoción. Es un día muy especial, donde todos los sentimientos están a flor de piel.

Nos vamos a la misa del peregrino. La catedral está abarrotada. Cumplimos todos los rituales alborozados. En un momento me giro y me encuentro con otra gran sorpresa: Esther, mi mujer, está allí. La veo por detrás y me quedo atónito. Me acerco y nos fundimos en un gran abrazo. Ha venido a buscarme.

Tras la misa y los rituales a comer la MARISCADA soñada y vislumbrada en los momentos malos. Uno de los rituales más placenteros. Una comida bonita y llena de cariño.

Y por la tarde, paseando por las calles de Santiago, la emoción del sitio y del encuentro con más peregrinos. Creo que me encuentro con todos. Solo echo en falta a Rosita y a Nicola. Hasta a los Estopa me los encuentro en un bar mientras cenamos. Menuda juega y cachondeo. Y, ya anocheciendo, cuando nos íbamos a despedir para irme a la pensión, otra sorpresa sorprendente y maravillosa: veo pasar a dos peregrinas y, sin saber por qué, me sale decir, ?ele esas peregrinas?, se vuelven y dicen: Césarrrr. Miro asombrado y, al verlas, grito: Rociooo guapa. Son Rocío y Silvia, las chicas malagueñas que, en un supremo esfuerzo, han llegado también ese día a Santiago. Las saludo cariñoso porque, a pesar del poco tiempo compartido, las tengo un cariño especial. Son muy buenas personas.

Y, era inevitable, llegó la despedida final: el abrazo sentido de peregrinos-los que han hecho el Camino me entenderán- a Jesús y a Cati y el esfuerzo para que la emoción que se te pone en el estómago no salga a borbotones por los ojos en forma de lágrimas. Friend Forever.

¿Y qué más puedo decir?. Solo esto que encontré en algún albergue escrito:

?Y no olvides que el Camino, este Camino, empieza cuando termina, porque es tanto lo que encierra que necesita vivirse; es tanto lo que imagina que necesita soñarse.?

Pues eso.

THE END

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto