Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Un día en el Camino

Te cargas a la espalda tu nueva mejor amiga e inicias la marcha con ?movil-linterna? en mano para vislumbrar esas míticas flechas amarillas que tanto están dirigiendo tu vida últimamente. No tienes claro qué día de la semana es pero llevas grabado a fuego el último mojón que viste con los kilómetros que te quedan para escuchar la ovación de la gaita que augurara la llegada a la plaza del Obradoiro. Deseas buen camino una y mil veces a cientos de compañeros de aventura. Unos van cantando, otros sufriendo las terribles bajadas que os regaló la subida de ayer.

Caminas y caminas hasta que te acabas perdiendo en ti mismo. Recuerdas quien eras. Te enfrentas a quien eres. Y, cuando te estás replanteando quien quieres ser, un paisaje de ensueño aparece ante tus ojos. Inmortalizas el momento y sigues caminando. Y caminas, caminas y caminas hasta que te percatas del asedio de músculos y heridas rebeldes que claman por un descanso. Entonces paras en cualquier bar que aparezca ante ti como un oasis o en cualquier recoveco del camino y, por trigésimo octava vez desde que te embarcaste en el viaje, revisas tus pies. No ves nada excesivamente preocupante así que reinicias la marcha, con los músculos fríos, cojeando.

Vas leyendo los mensajes que otros peregrinos dejaron por el camino. Cuando tu nueva mejor amiga comienza a hacerse notar más de la cuenta, recuerdas uno que leíste hace poco y piensas lo acertado que es eso de ?no pain, no gain?. Lo repites una y otra vez interiormente mientras buscas compulsivamente en el gps la distancia que te queda para llegar al albergue donde planificaste dormir. Hoy no te atrae especialmente la idea de dormir en el suelo o de añadir kilómetros a la etapa del día así que rezas para encontrar cama.

La encuentras, y sintiéndote la persona más feliz del mundo comienzas el ritual post camino, de ducharse, lavar la ropa, tenderla, comer, dormir una merecidísima siesta, descubrir la ciudad o aldea donde fuiste a parar, buscar provisiones para mañana, socializar un poco, y cenar. Al acabar el ritual, entras a lo ?walking dead? en la habitación del albergue y das gracias al cielo porque esta vez el olor a pies es tolerable. Buscas los tapones que tienes guardados como el santo grial, te metes en el saco como buenamente puedes y caes rendido antes de tener tiempo a plantearte si lo que hace temblar tu cama son druidas decididos a disturbar el sueño de los osados peregrinos que se arrastran por sus caminos, el chico de la litera de arriba buscando a Morfeo o un terremoto grado siete en la escala de Richter. Estás en tierras meigas ya, y como allí el mundo mágico parece tener cabida, si te lo hubieras planteado quizás hubieras optado por la opción de los druidas saltando entre carcajadas que no oyes gracias a tus benditos tapones, pero has caído en estado catatónico antes y cuando los despertadores comiencen a danzar por la habitación a las seis de la mañana, estarás demasiado maravillado al ver que todas tus pertenencias siguen en su sitio para pensar en nada más.

Llevas semanas inmerso en este ambiente de respeto, solidaridad y apoyo, pero sigue sorprendiéndote cada mañana y la perspectiva de regresar a la realidad de fuera del camino comienza a ser intimidante. Sabes que te estás acostumbrando a confiar en desconocidos, a recibir sonrisas y a esos vítores de ánimo que te dan fuerzas para seguir cuando creías que no podías dar un paso más. Y eso, es justo la antítesis de lo encontrarás cuando regreses. Pero aunque el entorno al que vuelvas sea el mismo tú ya no lo serás. Porque hiciste el camino. Un camino que sufriste y... que amaste.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto