Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Un paseo hasta Santiago

Llegamos a Santiago mi hijo mayor y yo, nos esperaban mi marido y mi niño pequeño, al llegar nos dijo que el cuándo fuera grande iba a hacer el camino con su madre, pensaba que era un sueño y no le di importancia, cada año que pasaba me preguntaba ¿mama ya soy grande para hacer el camino? Su sueño era dar el paseo más hermoso, un paseo hasta Santiago y que su madre le acompañara.

Había leído que los peregrinos de los de antes, salían desde su casa y yo quería más autentica, comencé el camino desde mi casa 20 km antes de llegar a Madrid. Pasar Madrid era muy emocionante peregrinar por la ciudad que me vio nacer, mis paisanos me preguntaban y me animaron, no me lo podía creer me trataban igual que las gentes que rodean los caminos, con la misma esencia y entusiasmo.

En mi mochila llevaba muchas menos cosas, pero la llevaba llena de ilusión y encanto, tenía espacio suficiente para poder meter dentro nuevas experiencias, nuevas amistades, nuevos amaneceres y todo lo que me brindara el camino...

Antes de culminar la Fuenfria, un peregrino me ofreció agua, el camino empezaba a regalarme lo mejor de la vida, agradecí su gesto, no la necesitaba tenía mucha, pero era un día de mucho calor y los buenos peregrinos hacen eso, dan lo que tienen, es muy distinto de lo que te encuentras en la vida diaria...

La mochila pesa aunque lleves solo lo más necesario, pero al final se convierte en tu mejor amiga. Olga un día me dijo, me muero por saber que llevas dentro, la contesté; parece que está vacía, porque lo que necesito es muy liviano, llevo unos gramos de paciencia, otros gramos de solidaridad, un kilo de empatía, otro de alegría, otro de humildad, paz mucha paz, los bolsillos van llenos de sonrisas que voy dejando y dejo espacio para la felicidad y lo esencial para sobrevivir ¿Qué necesitas amiga? Me dijo un abrazo, a partir de ese momento la he llenado de los abrazos de los peregrinos, de esos que ayudas en el camino y te pagan con la más dulce de las sonrisas y el más tierno abrazo, que repiten cuando te cruzas otra vez con ellos.

He visto reflejado en los ojos de mis hijos el orgullo, cada vez que he ayudado a los compañer@s peregrin@s.

El camino te da lecciones que no se aprenden en el colegio, asignaturas que todos deberíamos tener en cuenta, porque la humildad, el compartir y el respeto, forman parte de la vida en el camino, es triste saber que por desgracia es una quimera en la vida.

Mis pasos lentos, me van llevando poco a poco. ¿Cuántos pasos? ¿Cuántos caminos? ¿Cuántos pueblos? ¿Cuántas montañas? ¿Cuántas carreteras? ¿Cuántos saludos? ¿Cuántos albergues? ¿Cuantos mojones? ¿Cuántas vieiras? ¿Cuántas flechas? ¿Cuántas capillas, iglesias, santuarios, ermitas, catedrales? ¿Cuántos ronquidos? ¿Cuántos peregrinos? ¿Cuántos bicigrinos? ¿Cuántas veces nos hemos tenido que apartar del camino? ¿Cuántas veces nos hemos creído perdidos? ¿Cuántos saludos? ¿Cuántos ánimos? ¿Cuántas veces nos han preguntado? ¿Cuántas ampollas hemos curado? ¿Cuántas veces nos hemos parado, porque la vista era maravillosa? ¿Cuántos abrazos? ¿Cuántas veces hemos dado las gracias? ¿Cuántos serán? Da igual saberlos, lo importante es haberlos andado, haberlos admirado, haberlos sentido.

El monte do Gozo y saber que ya llegas es la sensación más alegre y triste que puedes sentir, supongo que son contradictorias pero el que lo ha vivido sabe de lo que hablo. Al entrar en Santiago, mis ojos se llenaron de lágrimas, una emoción indescriptible se apodero de mi alma. Ver la catedral con nitidez es casi imposible, mis lágrimas no lo permitían.

Llegamos temprano a la oficina del peregrino, estábamos los terceros, al darnos la vuelta para bajar las escaleras, los peregrinos comenzaron a aplaudirnos y recuerdo que fue mucho más emocionante que llegar, gracias amigos, sé que un día volveré hacer el camino y pienso tomar ejemplo.

Al entrar en la catedral, Está prohibido poner la mano en la columna del parteluz del Pórtico de la Gloria dar las gracias o rezar y dar los tres croques, no sé qué ha pasado, supongo que solo el que llegara ahí con su Compostela debería de estar permitido hacerlo, andar todo el camino que la magia de la catedral esté prohibido fue muy duro. El abrazo a Santiago Apóstol recompenso y la misa del peregrino alivio todos los dolores del camino, pero volvimos a presenciar, que los grupos que han andado sin mochila y con vehículos de apoyo tenían mucho protagonismo, frente a los peregrinos que llevan la mochila a cuestas y han realizado todo un camino.

Mi hijo estaba ofendido cuando al llegar a Sarria vio que la gente iba sin mochilas y que el camino se convertía en una carrera por llegar al albergue y tener una cama, me dijo no es justo, que porque permitían eso.

Yo le conteste, cariño cada uno decide cómo hacer su camino, como en la vida, unos eligen el camino fácil, corto, cómodo e incluso hacer trampas. Otros eligen venir desde cualquier punto de Europa andando todo el tiempo con su mochila porque quieren hacerlo. Otros elegimos llevar muestra mochila andar disfrutando de todo lo que te ofrece el camino, sea como fuere no estamos aquí para juzgar a nadie, ni para que nos juzguen, cada uno es libre de elegir y eso es lo importa, que somos libres para poder tomar nuestras decisiones.

Con mis palabras quiero agradecer a todos los que de una forma u otra hacéis que el Camino sea posible.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto