Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

El Camino de Santiago relatado y contado

Soy una persona sedentaria, solamente he practicado Thai Chi y chií kung los últimos siete años, esta práctica me ha dado flexibilidad, ha sanado muchos dolores erráticos, me ha dado equilibrio mental y emocional y una mejor concentración, he realizado también caminatas diarias hace 2 años, así que esa soy yo; y ahora quiero dejar estas letras para más tarde recorrer las frases, los párrafos y recrear simple y sencillamente MI recorrido del Camino Francés a Santiago de Compostela.

Disfruté increíblemente los preparativos, el entrenamiento, largas horas y día tras día caminando siendo abandonada 2 veces por mis acompañantes, esto me preparó para los futuros abandonos.

Conocí personas extraordinarias de todas las edades que contribuyeron a aumentar mi motivación de vivir por 40 días en el Camino de Santiago, todo el universo confabulado para que yo realice esta magistral aventura.

Mi yo se liberó durante 40 días y pude ser una mujer segura, valiente, confiada, alegre, fuerte física, emocional y mentalmente, paciente, tolerante, perseverante y muy, muy saludable para experimentar lo que la naturaleza y el universo tenían para regalarme día a día y noche tras noche. En este entorno mi mente recreó recuerdos de la infancia, edad adulta, errores, traumas y deleites.

Caminé sola largos, trechos pero sabía que siempre había alguien, que nos encontraríamos para decirnos ?buen camino?. Jamás se cruzó por mi mente la idea de riesgo, enfermedad, accidente, en mi había solamente entrega para conseguir la meta, mi cuerpo físico funcionaba perfectamente bien.

Sentí además que todas mis cualidades positivas estaban a flor de piel por lo que cada día experimenté que la vida es un regalo y que esta aventura era el trofeo ganado por el caminar en el camino de mi vida.

Miré y sentí a los Pirineos en todo su esplendor, altivos pero acogedores, majestuosos pero humildes al recibir a cada peregrino y aún a los cazadores por igual, ellos quietos pero alegres, radiantes y misteriosos, el aire, el viento con un leve olor a tierra, follaje y vida se paseaban refrescándome, abrazándome, rodeándome entera. Sentí que no podía avanzar en las empinadas laderas llevaba además un pequeño peso, la mochila, sobre mi espalda, mis hombros, cintura, pero era lo que yo había escogido o decidido llevar, así que a cuestas con la decisión, avanzaba lento, finalmente llegué a la primera parada. Me encontré con personas de diferentes nacionalidades con las que compartíamos un mismo objetivo, llegar a Santiago de Compostela, las motivaciones eran tan diversas, razones religiosas, conseguir milagros, curar enfermedades, encontrarse a sí mismo, hacer deporte, por vacaciones, cambios importantes, desempleo, y muchas más pero ahí estábamos juntos, compartiendo, sintiéndonos cómplices y listos para ayudarnos.

Me desperté temprano en la mañana reiniciamos el camino, estaba emocionada, feliz, dispuesta a dar todo de mi para llegar a la próxima etapa. Roncesvalles. Fue bueno ser positiva pues llovía, estaba obscuro, después de recorrer unos 5km y en el ascenso, comenzó a llover fuerte, el viento era inclemente con los pocos peregrinos en marcha, las nubes comenzaron a vaciarse totalmente y en su apuro soltaron el agua en pedazos grandes, el cuerpo las recibía como si fueran enormes rocas, yo caminaba de lado, mis brazos trataban de proteger un poco mi cuerpo que estaba a merced del viento, caminaba por la mitad del camino para evitar ser lanzada pendiente a bajo, el equipo que llevé me protegía muy bien, no resbalé y pude hacer frente a la madre naturaleza, que probaba mi resistencia, creo, que pasé la prueba.

Después de subir las pendientes fue gratificante llegar al collado de Lepoeder a 1450 metros de altitud, mi primera satisfacción, el descenso caminé por una senda que me introducía en un bosque de majestuosos árboles de cientos de años testigos del suave caminar de los devotos peregrinos, ofreciendo una alfombra de hojas multicolores pintadas por el pasar de las estaciones y el tiempo, resbalé pendiente abajo, estaba feliz.

Fue emocionante cumplir la primera etapa y llegar al primero de los muchos albergues que compartiría en esta austera y maravillosa estadía.

Y al fin a descansar, tomé una refrescante ducha, en el baño común, usé mi saco de dormir por primera vez, me sentí cómoda, relajada, abrigada y me introduje rápidamente en un reparador y profundo sueño,... pasé una prueba importante. Bien por mí. Me esperaban 38 días más.

Al despertar me daba varios minutos para recrear en mi mente y en todo mi cuerpo una felicidad embriagante que me motivaba a realizar mi próxima etapa.

Me encontré con caminos de todo tipo, perfectamente señalados, subidas y bajadas, de piedras, de tierra, de lodo, dibujados en el corazón de las montañas, rectos, tortuosos, con sombra, descubiertos, al filo de la carretera, acompañados por ríos, llevándonos a descubrir lugares llenos de historia, de exquisita cultura, de maravillosos monumentos muestras del desarrollo de la humanidad, caminos escoltados por frondosos árboles, por viñedos, por olivares, por perfectos valles.

Cada etapa del recorrido con su particular encanto, sus desafíos y sus sorpresas me llevó a Santiago de Compostela y a Finisterre.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto