Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Con un ala rota

Mi primer contacto con el Camino el año xacobeo de 2004, después ha habido más, sin preparación ninguna, a la aventura, fue desde León a Santiago, en un principio íbamos a ir un amigo de toda la vida y yo, después se nos unieron dos chicas más, el primer día pensamos que nos íbamos a comer el camino, llegamos a León por la mañana después de toda la noche en el tren y nos fuimos a buscar las credenciales, entre unas cosas y otras comenzamos andar a las 12 del mediodía con lo cual íbamos muy cansados ya, una de mis compañeras y yo nos quedamos atrás de lo otros dos, la idea era llegar hasta Villar de Mazarife, mi compañera tenía dos hernias discales y al final iba casi arrastras, cuando llegamos a una aldea pensamos que ya estábamos en el lugar, pero cuando nos dijeron que aún nos faltaban 3 kilómetros y la noche se nos echa a encima, se nos cayó el alma al suelo, mi compañera dijo que ella no seguía pero no había albergue para quedarnos así que teníamos que llegar sí o si a Villar, entonces ella empezó a pensar como llegar, decía, Dios mío dame una señal de que tengo que seguir en el camino, de golpe nos encontramos un taxi que estaba descansando para volver a León y él nos acercó hasta el albergue donde por fin descansamos. Al día siguiente ya estábamos recuperadas, el resto del camino estuvo lleno de muchas cosas buenas y experiencias hermosas.

Cuatro días antes de acabar este camino llovió todo del día, por lo que el camino estaba muy embarrado, yo caminaba sola, tropecé con una rama en el tramo de Palas de Rey, había quedado con los compañeros de llegar hasta Ponte Campaña, que me habían hablado muy bien del albergue casa Domingo, al caer sentí que se me rompía el codo, cuando me faltaban 500 metros para llegar, llamé a mis compañeros para decirles que me había lesionado, cuando llegue al albergue llamamos al 112 y me enviaron una ambulancia, en un principio me llevó a Palas de Rey donde me miraron la lesión y me enviaron al hospital de Lugo, donde me confirmaron que me había roto el codo y me enyesaron el brazo. El médico me dijo, aquí se acabó tu camino, le dije, tengo bien las piernas y me quedan tres jornadas para llegar a Santiago, mi meta, así que sigo adelante con mi ala rota, llegar a la plaza del Obradoiro fue la experiencia más gratificante y hermosa que se puede vivir, besé al Santo y le di las gracias por darme fuerzas para llegar, al día siguiente para casa de vuelta con mi ala rota y mi alma llena de emociones y vivencias únicas, el verdadero camino comienza cuando el camino se acaba, te cambian muchas cosas en el camino he repetido seis veces más, de momento

Gracias.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto